• El Arzobispo de Canterbury le dice a los padres tránsfobos del otro día que maduren un poquito y en lugar de aplicar los prejuicios sobre una niña trans aprendan de la situación y sean un poquito empáticos.

El otro día te explicábamos que hay un matrimonio cristiano en Reino Unido, los Rowe, que habían sacado a su hijo del colegio (y querían demandar al centro) por permitir que una alumna trans comenzara a llevar el uniforme de chica. Los Rowe aparecieron en televisión en un par de intervenciones que no sentaron bien a los colectivos LGTB porque se les ofreció un altavoz para sus prejuicios y mentiras sin que fueran rebatidos (y porque detrás de los Rowe hay una organización tránsfoba cristiana).

Eso lo solucionaron en el programa This Morning de la ITV al invitar a la madre de un niño trans de seis años que explicó que su hijo no ha elegido nada, que él es un niño y punto, y que además es un niño con más madurez emocional que los Rowe; que decían estar sufriendo mucho porque su hijo no entendía que ahora los niños pudieran vestir con ropa de niña.

Pues más confusos estarán ahora que el Arzobispo de Canterbury, el anglicano Justin Welby, en una entrevista con la radio LBC ha pedido a los Rowe que se eduquen un poquito y solucionen el problema aplicando la comprensión y no los prejuicios sobre un niño vestido de niña:

Les diría que no creo que eso sea un problema. La otra familia está poniendo orden en sus pensamientos. El otro niño está poniendo orden en sus pensamientos. Hablad con vuestro hijo. Ayudadle a entenderlo. Ayudadle a ver lo que está ocurriendo y a ser fiel a sus propias convicciones.

El Arzobispo, por cierto, también le ha dicho a los Rowe que se dejen de tonterías de demandas al colegio:

Les diría que cuando ocurre algo así no veo el sentido en acudir a la ley. Creo que debemos intentar solucionar estas cosas sin involucrar la legalidad, con las personas sentándose alrededor de una mesa, con un mediador, que les ayude a llegar a una conclusión.

Para el Arzobispo cuando una persona religiosa se encuentra en una situación así lo que tiene que hacer es ayudar a que sus hijos entiendan sus valores religiosos en lugar de intentar inculcarlos por la fuerza a otra familia. Hablando su propia familia (Welby está casado y tiene seis hijos) explicó que:

Nuestros hijos acudieron a centros públicos durante toda su escolarización. Había cosas que nos gustaban y cosas que no nos gustaban, pero es en casa donde educas y enseñas a las personas a seguir la fe.

No, yo tampoco doy crédito.

Te in-Teresa
El Club Pulse no se venderá a la ciudad de Orlando

Fuente | Pink News

Deja tu comentario