El otro día te contábamos que en Reino Unido hay un ligero (no es tan ligero) cabreo en la comunidad LGTB por la aparición en un programa de la BBC y en uno de la ITV de un matrimonio que sacó a sus hijos del colegio (y amenazan con denunciar al centro) por permitir que una alumna trans llevara falda.

El cabreo vino, básicamente, porque Nigel y Sally Rowe tuvieron un altavoz estupendo para soltar muchas chorradas tránsfobas (como que lo siguiente será aceptar que los niños crean que son animales) sin que ningún experto les rebatiera y sin que se hiciera mención al hecho de que el matrimonio tiene detrás a una organización cristiana anti-LGTB.

Cuando el matrimonio fue entrevistado en el programa This Morning de la ITV los presentadores no daban crédito a lo que decían y acabaron dejándoles claro que el problema no es de los niños, sino de esos dos especímenes humanos adultos. Y para acabar de arreglar el tema ahora han invitado a Mienna Jones, una mujer que nada más empezar la entrevista dejó claro que Dexter, su hijo trans de seis años, es más inteligente y maduro que ese par de energúmenos:

No iba a discutir a Sally y a Nigel pero Dexter es bastante más maduro emocionalmente que ellos. Dexter es totalmente consciente de quién es. Es su elección, no algo que le hayamos inculcado en casa. Cuando te tumbas junto a él por la mañana y te pregunta ‘mami, ¿por qué nací mal? ¿cuándo van a curarme? ¿cuando vaya al médico me pondrán un pito?’; eso no es algo que ninguno de nosotros le haya dicho jamás, es algo que él siente.

Mienna aprovechó también para dejar claro que el transgenerismo no es algo que se elija. Uno de los argumentos que los Rowe repitieron incesantemente (y que es el mismo argumento que utilizan todos los de la “ideología de género”, como los paletos de Hazte Oír) era que al enseñar a los niños sobre diversidad sexual y la aceptación de la misma se empujaba a los niños a sentirse así:

Y la otra cosa que no paraban de decir… Me dio la impresión de que pensaba que ser transgénero está mal. “No está bien”, dijo él. Y dejó caer que era una elección. No es una elección, es como ser gay. Y tu hijo es tu hijo.

Mienna explicó también cómo fue el momento en que su hija, Talia, le dijo que en realidad era Dexter; momento que esta madre explica llenó a su hijo de felicidad y todos sintieron que les habían quitado “un peso de encima“:

Con cuatro años vino corriendo a mí desde el jardín y me dijo ‘Mami, ya lo tengo, soy Dexter’. Y yo le dije, ‘vale’. Y él me dijo: ‘Soy Dexter. Ése soy yo. Ése es quién soy. Y le dije: ‘Es fantástico. Es un nombre precioso, me encanta ese nombre.’ Entonces dijo que quería que todo el mundo le llamara Dexter y que era un chico.

Deja tu comentario