• Una edil del PP de Paiporta (Valencia) llama “cosa con bigote” a la tuitera Cassandra y luego se disculpa diciendo que ella no es “homófoba”. 
  • Le damos un aplauso y dejamos que se vaya.

La condena a la tuitera Cassandra por sus chistes sobre Carrero Blanco ha levantado muchísima polémica en España porque raro es que no te indigne. Y si no te indigna, es que eres un facha. Y mira sí, te lo digo así de claro: defender que a una persona se la pueda condenar por hacer unos chistes en Twitter sobre un asesinado cuyos verdugos fueron amnistiados y que en este país llevamos décadas haciendo es de ser facha.

Otra cosa es, evidentemente, que Cassandra utilizara su cuenta de Twitter durante mucho tiempo (concretamente desde que era menor de edad) para lanzar mensajes ofensivos y muy fuera de lugar. Pero hay que tenerlos cuadrados, Cristina Cifuentes, para utilizar tu posición política para atacar a una chica que escribió una serie de burradas cuando era una cría; cuando tienes a los cachorros de tu partido día sí, día también atacando a los podemitas, a los maricones, a las trans y a todo lo que se menee. Tienes que tenerlos bien gordos, Cristinita, para intentar desviar la atención de una condena claramente fascista sacando a relucir las cagadas que alguien escribió con 16 años. Pero eh, luego tú eres muy moderna. Tú y tu partido, el PP de Madrid, que utilizó su cuenta de Twitter exactamente para lo mismo.

Sois igual de modernos que Eduardo Inda, que ha dedicado sendos artículos a desgranar toda la cuenta de Twitter de Cassandra para señalarla y vilipendiarla porque para vosotros es mejor eso que reconocer el fascismo inherente a la condena a Cassandra. Y claro, como sois tan modernos, era de esperar que más pronto que tarde alguien del PP utilizara un artículo de Inda para sacar la transfobia a pasear e insultar a Cassandra.

Te in-Teresa
#CARIMUFUERTE ¿Vuelve el Orgullo de Madrid a la Gran Vía?
Amparo Císcar, edil del PP.

La elegida de hoy (porque hay unos cuantos, pero nos quedamos con ésta) es Amparo Císcar, edil del Partido Popular en Paiporta (Valencia), que publicó uno de los artículos de Inda acompañado de la frase: “Pero esta cosa con bigote de donde ha salido…? Que hartazgo por Dios!

Dejando a un lado que me preocupa soberanamente que una edil de un Ayuntamiento le dé tremendas patadas al diccionario, está claro que Amparo Císcar (que, para más INRI, forma parte del Consell de la Dona de Paiporta) es una tránsfoba de cuidado. De esas que dicen que el #putobus de HazteOrín era “libertad de expresión. De hecho cuando varios usuarios le recriminaron el insulto en los comentarios, ella respondió justamente eso: que estaba haciendo uso de su libertad de expresión porque “no sé qué hay de despectivo llamando Ramón a un señor que se llama Ramón. Su DNI da fe de ello? Y decir que tiene bigote, si lo tiene…

Querida Amparo: tal vez si fuera usted un poquito más inteligente y su partido no tocara tanto los cojones al colectivo trans, sabrías dos cosas. La primera es que lo que aparece en el DNI de Cassandra no tiene por qué ser ni su verdadero nombre ni su verdadera identidad de género. Cuando Cassandra nació se la identificó como varón y se le llamó Ramón, pero como el género es una construcción social resultó que ni era varón ni se llamaba Ramón, es una mujer y se llama Cassandra. Si tu partido tuviera un poquito de vergüenza habría solucionado de una puñetera vez las leyes para favorecer que las personas trans puedan acceder al cambio en el registro sin tener que remover cielo y tierra, presentar informes psicológicos, psiquiátricos, sacrificar a su primogénito, beber la sangre de un Unicornio y resucitar a Carrero Blanco.

Te in-Teresa
Un grupo de padres se manifiesta contra una alumna trans en México

Fíjate lo que te digo, Amparo, que hasta hace una semana en la Comunitat Valenciana no se había aprobado la Ley Trans que regula justamente eso y a la que, oh sorpresa, tu partido se opuso.

Así que ya que defendéis la transfobia, Amparo, al menos ten un poquito de decencia y guárdatelo para ti. Que la transfobia no conjunta bien con las perlas.

Decencia que, por cierto, te exigió el portavoz local del Partido Popular, Vicente Ibor, que te hizo pedir perdón. Probablemente no porque considere que has ofendido a Cassandra y a todo el colectivo trans, sino porque te han hecho darte cuenta de que la transfobia no es tolerable en España. Así que fuiste corriendo a publicar otro mensaje que podríamos reproducir pero me da pereza y lo vamos a resumir en un “no soy homófoba, el que me conoce sabe que soy muy respetuosa y además tengo muchos amigos gays“.

Lástima, Amparo, que seas tan ignorante que ni siquiera te des cuenta de que lo tuyo no es homofobia. Lo tuyo es transfobia. Y da mucho asquito.

Por cierto:

Pues teniendo en cuenta que aún estamos esperando que la Policía y la Fiscalía y los Jueces investiguen y condenen a los tuiteros de derechas que no paran de insultar y amenazar a homosexuales, transexuales, mujeres y personas de izquierda… Yo diría que más bien es al revés, querida Amparo.

Fuente: Levante EMV