Hay refranes que son palabras vacuas, como ese que dice “la primavera la sangre altera”. ¡Mentira! La realidad es otra bien distinta, la verdad es “Raúl Tejón, ¡la sangre me alteras!“. Menos mal que los posts los tecleamos y no los escribimos a mano porque os juro que en esta entrevista mi caligrafía hubiera resultado muy nerviosa y el cartucho  de la pluma hubiera explotado, la tinta se hubiera corrido por el papel y lo hubiera dejado todo perdido.

A Raúl ya le conocéis muchos por la tele, he ahí El caso donde ahora lo está dando en todos los sentidos. Al teatro vuelve en breve, el día 12 le tenemos de nuevo en La Pensión de las Pulgas con MBIG. En el cine le veremos en este año vestido de Legionario joder, de uniforme. Tejón no para, y lo que ha hecho y conseguido hasta ahora no es más que una pequeña muestra de lo que está por venir. Listo, guapo y gran actor, además de tío sencillo y simpático, con los pies en la tierra y las ideas claras.

Estás en pleno momento televisivo encarnando al militar Manuel Cabrera en la serie El caso, un tipo un poco contradictorio en cuestiones de moral, ¿qué le dirías en la vida real a un personaje como él?

Yo ya no le digo nada a nadie, bastante tengo con lo mío. Le diría que lo hiciera lo mejor que pudiese y que sobre todo intentase ser feliz haciendo el menor daño posible. Si fuese un muchacho de hoy en día le recomendaría un terapeuta y que tratase de entender quién es. Pero es que la cosa en 1966 no era tan fácil. Existía la ley de vagos y maleantes que se aplicaba por amar a alguien de tu mismo sexo. Hubo tanta gente que se vio obligada a negar lo que era. Hoy en día nos parece un error y en aquel entones también hubo gente que prefirió ir a la cárcel por decir quién era y ocupar su lugar en el mundo. Pero héroes hay pocos, tanto entonces como ahora.

En El Caso sales con bigote, cosa que en estoybailando.com nos encanta. En Kika, la película de Almodóvar, Rossy de Palma decía que “los hombres con bigotes, o fachas o maricones, o las dos cosas a la vez”. ¿En qué grupo estás tú?

Pues evidentemente en el tercero, capitán del ejército de tierra, con bigote y amando a un diplomático. Facha y maricón, o como decía Bibiana Fernández en Sé infiel y no mires con quién del personaje de Guillermo Montesinos , decorador estilista y maricón.

RaulTejon_PipoFernandez©001 (1)
A mí no me mires así Raúl, que se me abren las carnes. (Fotografía de Pipo Fernández)

Siguiendo con lo castrense, tu último papel en el cine es en Legionario. ¿Para cuándo el estreno? ¿Tienes fijación con lo militar? ¿Qué tal lo de verte con uniforme?

A mí un uniforme me queda muy bien. Y me gusta, y mis chicas de vestuario me han puesto unos abrigos y unas guerreras estupendas, hay que felicitar a Montse Sancho y todo su equipo por el vestuario de El Caso. Lo militar en general, no es que sea mi fijación, si bien no niego que tener un ejército puede ser útil, la disciplina castrense me parece de otro siglo, no va conmigo. Y Legionario, si todo va bien, se estrenará este año. Aprovecho para recordárselo a los productores porque al paso que vamos va a ser como la peli de Manolete y tengo muchas ganas de ver el resultado final. Estoy muy contento con esta película.

¿Cómo va la producción de la adaptación al cine de Sebastián en la laguna? La novela de José Luis nos gustó mucho y su descripción literaria del cabrón del personaje de Wences promete…

Pues ahí anda, en proceso de adaptación y esperando a conseguir financiación. José Luis es un pedazo de escritor y Javi Giner, que tiene los derechos de la novela, un pedazo de director, o sea, que solo pueden salir cosas buenas de ahí. En cuanto a Wences, el personaje de la novela, no es un cabrón, es un pobre hombre tipo Cabrera al que todo el mundo usa, pero nadie le ama. Que no es una carmelita descalza del santo cotonificio, es evidente, pero poooooooobre.

En el teatro nos has hecho sufrir de lo lindo en Ivan-Off, en Héroes, en MBIG, ¿cuándo nos harás reír? ¿Cuándo y con qué obra te volvemos a ver sobre los escenarios?

Pues eso digo yo, que cuándo una comedia, pero de momento dramas. A partir del 12 de mayo vuelvo a La pensión de las pulgas con MBIG y luego tengo un proyecto con mis hermanitos, Nacho Fresneda y Carles Francino, del que todavía no puedo hablar, pero que espero que empiece pronto.

RaulTejon_IvanOff_EB
¡Ay Raúl! No llores así, que si no me echaré yo a llorar también!

Volvamos al pasado, ¿por qué te dio por estudiar en su día Derecho y ADE? ¿Por qué lo dejaste?

Porque en mi mente no cabía la posibilidad de vivir del teatro, porque no tenía ni idea de que yo no sabía hacer otra cosa en mi vida más que interpretar y ni mucho menos que contar historias fuese una necesidad vital. Así que hice dos licenciaturas, Derecho y Administración de empresas y tal como las terminé me subí a un escenario haciendo Romeo y nunca más me baje. Y hasta hoy.

¿Cómo es un día normal en la vida de Raúl Tejón?

Depende si trabajo, si lo hago en cine o en tele, donde se madruga bastante, o me toca teatro o las dos cosas. Por lo general llevo una vida tranquila, desayuno con mi madre, mi tía y mi hermana, voy al gym y salgo a correr con Roke, mi perro. Una película o serie por la tarde o un poquito de ver teatro, muy tranquilo, vamos que no me suelo estresar.

RaulTejon_Roke_EB
¡Ay Roke, con lo que me gustan a mí los perros grandes como tú!

¿Qué hay que hacer para conquistarte? ¿Regalarte flores? ¿Invitarte a comer? ¿Llevarte a París? ¿Bailarte una sardana?

Soy de comer, es de las cosas que más me gusta. París sí, pero hay sitios mejores y un buen baile regional pues puede tener su punto. Vamos que soy vacilón, jajajajaja.

La gente se vuelve loca con el pause para sacar fotos de tu torso desnudo en “El caso”, ¿para cuándo un papel en el que nos recreemos la vista, y más, con tu cuerpo serrano?

Pues no sé, pero cuando menos te lo esperes. He hecho unos cuantos desnudos integrales en teatro desde ese Romeo que te decía. Hice un micro con Elena Corredera donde salimos desnuditos y haciendo porquerías españolas y ella jugaba con mis partes pudendas. O sea que pudor al desnudo no tengo. Y la secuencia de la toalla de El Caso creo que ha sido la más repetida en los avances y resúmenes, así que cuando menos te lo esperas estoy en canicas en la tele.

RaulTejon_Ducha_EB
Raúl, ¿y si nos volvemos a la ducha? Ya me agacho yo a por el gel.

Dicen que tienes pinta de empotrador, ¿es así? ¿Tú te ves como empotrador? ¿Cómo empotrado? ¿Cómo ambos?

Yo soy de empotrar, qué le vamos a hacer, ¡así me lo enseñaron! Mi padre era ebanista y desde pequeño él era muy de armario empotrado. Lo que vi en casa.

Somos un poco banales a veces, ¿te estamos haciendo sentir hombre objeto?

Creo que detrás de la banalidad escondéis mucho humor, mucha inteligencia y sois capaces de hacer preguntas y afirmar cosas, que siendo categóricos, no podríais. Así que de banales lo que yo de cura. Y en cuanto a ser objeto, pues no, no me he sentido así. Como soy rubita, jajaja.

¿Eres consciente de que hay quien te acusa en Madrid del calentamiento global de Chueca?

Pues no, la verdad, no soy consciente y como ahora con esto de la tele la gente te mira y te para y te dice no sabes si cuando te miran te quieren pedir un empotramiento o están pensando “este es el gilipollas del bigote de la novela de La 1”. Así que lo mejor es seguir como si nada, y entonces es cuando dicen “Ahhhh si es el gilipollas, no ves qué aires.”

300Xerxes_EB
¿Xerxes? ¿Tejón? ¿Raúl en el remake de “300”? ¿Una carroza gay?

Dicen que hay un crowdfunding para que una de las carrozas del orgullo la lleves tú como el malo de 300, Xerxes, ¿qué hay de cierto en esto?

Me veo más encima de un elefante en plan guerrero de El señor de los anillos, no como Barbara Rey en su época circense. Pero una buena carroza en el orgullo siempre es divertida. Es más desde aquí lanzo un grito una llamada, “¡Por Dios! ¡Que alguien me invite este año a una carroza!” Qué envidia desde abajo. Ves a la gente riendo, tirando cosas, bebiendo, bailando y té con tu pobre botella abajo sudando como los pollos y pensando en lo feliz que serías en una de esas carrozas, ya no como Xerxes, ¡sino como un chavalillo de Getafe! No se juega con estas cosas, ¡ahora sois responsables de subirme a una carroza!

Ante un hombre que se expresa así de natural y con este porte, y esa mirada, ¡esa mirada, por Dios! que me pone perra perra perra, yo le digo en vuestro nombre mentira, solo en el mío, ¡largo de aquí todas! eso de “he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu voluntad”.  Un segundo, una última pregunta, Raúl, como dicen en los clubs de carretera elegantes, ¿cuándo encendemos el neón rojo? Esa respuesta ya no la transcribimos…