Ramzan Kadirov, primer ministro de Chechenia
  • Un nuevo reportaje del Novaya Gazeta, periódico que destapó la persecución a hombres gays en Chechenia, asegura que se ha creado un campo de concentración en el que están retenidos y son torturados sistemáticamente.

La semana pasada nos hacíamos eco de la investigación publicada por el periódico ruso Novaya Gazeta que señalaba al gobierno de Chechenia como responsable de una purga de hombres gays en la región. Aunque las autoridades lo negaron basándose en que “no se puede perseguir lo que no existe en la república“, varios organismos internacionales le dieron veracidad a la información por la cantidad ingente de testimonios e informes que estaban recibiendo de personas en el terreno.

Ahora el mismo periódico publica que, según sus informaciones, el gobierno checheno ha habilitado una antigua base militar en el pueblo de Argun como campo de concentración en el que se está reteniendo a cientos de hombres gays y bisexuales (sólo se ha confirmado esto, no se sabe si hay también mujeres lesbianas o personas trans). Los detenidos son víctimas de abusos y torturas y de violentos interrogatorios en los que se les obliga a confesar los nombres y localizaciones de otros hombres gays.

Lugar en el que, según el Novaya Gazeta, se ha creado el campo de concentración para gays en Argún

La semana pasada un hombre que había sido detenido aseguraba que le habían atado a una rudimentaria silla eléctrica y fueron soltándole descargas para que delatara a otros hombres.

Según el Novaya Gazeta el propio Portavoz del Parlamento de Chechenia habría visitado la instalación, en la que se está sometiendo a los hombres gays a descargas eléctricas y palizas; e incluso parece que se utiliza a alguno de ellos para extorsionar a sus familias y sacarles dinero en forma de rescate.

Te in-Teresa
Multaza a la pastelera de Oregón por daños y perjuicios a la pareja de lesbianas

El Parlamento Europeo, el Departamento de Estado Norteamericano y las autoridades británicas han condenado la LGTBfobia del gobierno checheno, dirigido por Ramzan Kadyrov, y han exigido al Kremlin que realice una investigación para saber con certeza qué está ocurriendo y quién es el responsable. Desde el Kremlin se comprometieron a llevar a cabo esa investigación, aunque no parece que esté sirviendo de mucho.

Ramzan Kadirov, presidente de Chechenia

Tanya Lokshina, de la Human Rights Watch, ha emitido un comunicado en el que da veracidad a los informes y testimonios y denuncia los secuestros, palizas y torturas a los que se está sometiendo a los hombres gays. Además añade que “estos días, muy poca gente en Chechenia se atreve a hablar con los vigilantes de los derechos humanos o con periodistas, incluso anónimamente, porque el clima de terror es abrumador y se ha intimidado a la población para que guarden silencio. Presentar una queja formal contra las autoridades locales es extremadamente peligroso, pues las represalias son prácticamente inevitables. Es difícil exagerar lo vulnerable que es la población LGTB en Chechenia, donde la homofobia es intensa y está muy extendida. Las personas LGTB están en riesgo no sólo de ser perseguidas por las autoridades sino también de ser víctimas de un “asesinato por honor” a manos de sus propias familias por haber manchado el honor familiar.

Fuente | Pink News

Deja tu comentario