• Ignorando totalmente el papel que jugaron los católicos en la campaña del NO, Douglas Turnbull dice ahora que el alto porcentaje de votos homófobos en la encuesta sobre el matrimonio igualitario es culpa de los inmigrantes musulmanes.

Cuando hace unos días te explicábamos que la encuesta postal celebrada en Australia para que el gobierno supiera si los australianos querían legalizar o no el matrimonio igualitario se cerró con una victoria del SÍ también te dijimos que había un dato muy preocupante: un 38,40% de los participantes habían votado que NO.

Ese porcentaje demuestra lo que siempre te hemos dicho de que la mayoría nunca ha de votar sobre los derechos de la minoría. Si los heterosexuales que estaban a favor de la igualdad de derechos no hubieran votado porque es un tema que no les afecta el NO se habría impuesto porque la comunidad LGTB+ no supone más del 38,40% de la población.

Ahora que ya han pasado algunos días se conocen datos más concretos sobre la encuesta y se ha sabido que el SÍ se impuso en 133 de los 150 distritos electorales. Entre los 17 distritos en los que ganó el NO hay 12 en la zona oeste de Sydney, tres en Queensland y dos en Victoria. ¿Y qué significa eso? Pues, según el Primer Ministro Malcolm Turnbull, que los que votaron que no fueron los inmigrantes. Especialmente los musulmanes.

Los números hablan por si solos” ha dicho Turnbull en una entrevista al medio 3AW, “Y pueden ver que el mayor número de votos al NO fue en distritos electorales con una gran población inmigrante, y en particular con una gran población musulmana, como en muchos de los distritos al oeste de Sydney y en Melbourne.” Turnbull añadió, además, que esas grandes comunidades musulmanas son “muy conservadoras” en temas como el matrimonio igualitario y muestran “muy poco apoyo” a la comunidad LGTB+.

Te in-Teresa
Trump promete que los homófobos no volverán a ser "silenciados"

Es tremendamente irónico que Turnbull acuse ahora a los inmigrantes musulmanes de mostrar poco apoyo a la comunidad LGTB+ cuando es él el que se negó a llevar la ley directamente al parlamento y pasó primero por un intento de referéndum y luego por el voto postal. Y es aún más irónico cuando precisamente el voto postal dio alas a los homófobos para hacer una campaña tremendamente sucia. Pero es que si un grupo ha destacado por su oposición y mensajes de odio ha sido el de los cristianos que, junto a neonazis y demás, se han dedicado a llenar Australia de pósters ofensivos y LGTBfóbicos e incluso la Iglesia Católica llegó a amenazar con despedir a cualquier empleado que votara por el SÍ o expresara su apoyo al matrimonio igualitario. Si hay un grupo que ha estado radicalmente en contra y se ha gastado una pasta indecente en pedir el voto homófobo ha sido, justamente, el de los católicos de la Coalition for Marriage.

De hecho han sido los ministros del propio partido de Turnbull (conservador y católico) los que más han hablado en contra de la ley del matrimonio igualitario. El Ministro de Inmigración dijo, por ejemplo, pidió que Macklemore no cantara Same Love en un partido de fútbol (o que, al menos, se pusiera otra canción que fuera contra los derechos LGTB+).

Fahad Ali, musulmán y activista en favor del matrimonio igualitario, tiene otra explicación a por qué la comunidad musulmana votó que no: la campaña del SÍ “no lo hizo muy bien en el oeste de Sydney; no construyeron un discurso entre las diversas comunidades de la zona y la consecuencia es que votaron que NO.” Teoría en la que coincide Andrew Jakubowicz, profesor de sociología, que ha explicado que la oposición al matrimonio igualitario en esas comunidades se debe a un bajo nivel educativo, un conocimiento limitado del inglés y a que la mayoría de información que reciben es a través de instituciones religiosas.

Te in-Teresa
Pues sí, Eurovisión nos vuelve un poquito (bastante) hipócritas

Pero en ningún caso el alto porcentaje de votantes del NO podría achacarse únicamente al voto inmigrante, lo que demostraría que Turnbull además de homófobo es un poquito xenófobo.

Fuente | Pink News

Deja tu comentario