• En este artículo no hablamos de política. Se iba a titular “QUÉ BUENO ESTÁ ROGER TORRENT POR FAVOR ME MUERO”, pero hemos decidido tirar por un título más apropiado que mantenga el SEO y las buenas prácticPOR FAVOR ES QUE ESTÁ TREMENDO.

La actualidad política en Catalunya manda. Pero gran parte de nuestra redacción o no la entiende o prefiere no entenderla. Así que por eso nosotros de política, política… no solemos hablar salvo que toque los derechos LGTB+.

Porque con la política nos pasa como con el fútbol: no nos gusta el fútbol, nos gustan los futbolistas. Pues de vez en cuando hay políticos que nos hacen soltar un suspiro de amor. Y visto lo visto en Twitter hoy y lo arriba que os habéis venido, está claro que no somos los únicos que suspiramos (princesa) por Roger Torrent, el nuevo presidente de la mesa del Parlament de Catalunya.

Roger, observando melancólicamente a sus fans desde la ventana de tu corazón.

Sí, ya sé lo que me vais a decir. ¡Ya está la Hidroboy haciendo cosas de independentistas! Pero dejad las tonterías a un lado. Además da igual lo que diga, algunos os vais a cabrear igual. Pero esto no va para vosotros, amargaosYo no he venido aquí a hablar de Catalunya, he venido aquí a hablar de mi marido libro. Olvídate de dramas, olvídate de a quién vota cada uno, olvídate siquiera de que estás leyendo esto y sumérgete de lleno en la mirada de Roger:

Roger Torrent i Ramió nació el 19 de julio de 1979 en Sarrià de Ter, Girona. Y Roger ha hecho muchas cosas en política. Muchísimas. Fue alcalde y todo. No sé si de los que ponían casas, pero fue alcalde. Y diputado. Y no sé qué más. ¡Y me da igual!

Te in-Teresa
Gaticos y buenorros: cuando los gatos imitan a los chulazos

Porque sin duda lo más importante que ha hecho Roger Torrent i Ramió ha sido lo mismo que ha hecho el 90% de la población masculina: ABRAZAR LA BARBA.

Porque la barba de Roger es la barba que todos queremos. Tener. Y tocar. Porque pocas barbas hemos visto que queden tan bien.

Da igual si la lleva recortadita:

O si se la deja crecer un poco más:

Lo que deberían prohibirle es que ponga mirada seductora y se muerda un labio porque no hay programa electoral que supere ESTO:

Porque tú ves esa foto y te dan ganas de ir y susurrarle al oído (en catalán):

“Debajo de la mesa tiene la mano María”

Y es que Roger está muy bueno. Y lo sabe. Y mi madre también lo sabe. No sabe cómo se llama, pero sabe que está bueno. Que hoy me ha dicho: “Hay un presidente nuevo en el Parlament. No sé quién es, pero está muy bueno.

Te lo he dicho, hasta mi madre sabe que está bueno.

Pero…

¡CUIDADO!

Al contrario de lo que pueda parecer, Roger no siempre ha tenido barba. No nació con ella. Hoy en día parece que todos llegamos al mundo con una barba bien frondosa (o un intento de ella) pero no. Roger tuvo una época en la que era joven e inconsciente. En la que llevaba gafas en lugar de lentillas. Era la época en la que la metrosexualidad dictaba que el pelo era algo malo y los hombres respetables tenían que ir afeitados. Y depilados.

Te in-Teresa
#FF #FOLLAONFRIDAY - 20 de Septiembre de 2013

Y no sabemos cómo de depilado iba Roger, si es que le hace falta depilarse (que ojalá, mucho). Pero sí sabemos que afeitado… afeitado iba un rato.

 

 

A ver, no era para tanto. Aún sin barba tenía un buen meneo.

Pero fíjate cómo es la cosa que me estoy planteando militar en un partido político para proponer como único punto de mi programa que la barba de Roger Torrent sea declarada bien de interés público.

 

¡Cuéntale más! ¡LE INTERESA! ¡Y al de al lado también!

Porque antes de dejarse la barba Roger era mono:

Pero era mono en plan el novio de tu prima.

Ahora Roger está en un punto en el que puede presidirte todo lo que quiera. Que te presida la mesa. Las sillas. Las lámparas. LA CAMA.

QUE ME LO PRESIDA TODO.

QUE ME PRESIDA VIVA.

Es por ello que yo, Hidroboy, por el nulo poder que me confiere ser el dueño de cortijo de Estoybailando.com, proclamo a Roger como…

EL PRESIDENTE DE TABÀRBIA

Que no sé qué territorio ocupa ni nada de nada, solo sé que en Tabàrbia se hace lo que la barba de Roger quiere que se haga.

Y punto.

Deja tu comentario