Portugal aprueba la autodeterminación de género a partir de los 16 años

  • El Parlamento portugués reconoce el derecho a la autodeterminación de género a partir de los 16 años sin necesidad de informes médicos.

  • También se aprobaron mayores protecciones para las personas intersexuales.


El Parlamento portugués acaba de aprobar, con 109 votos a favor y 106 en contra, una propuesta de ley sobre el derecho a la autodeterminación de la identidad de género y la expresión de género y el derecho a la protección de las características sexuales de cada persona.

La nueva ley reconoce el derecho a la autodeterminación de género de las personas trans, que a partir de ahora podrán cambiar legalmente su nombre y género en el registro legal con un simple trámite administrativo y sin necesidad de informes médicos. Además también se  baja la edad mínima para hacer el cambio de documentos de los 18 a los 16 años.

De esta forma Portugal se acaba de convertir en el sexto país de Europa (los otros son Noruega, Dinamarca, Bélgica, Irlanda y Malta) que, como explican en ILGA, separa el ámbito clínico del legal y evita a las personas trans tener que atravesar una gran barrera burocrática (la necesidad de presentar documentos médicos) asociada a prejuicios.

La medida fue aprobada por los partidos de izquierdas y ecologistas, y rechazada por los de derechas CDS y PSD. Poca sorpresita aquí, salvo tal vez la abstención del Partido Comunista y que una de las diputadas del PSD (de centro-derecha), no sabemos si por despiste o porque es un poquito más decente que sus compañeros de partido, también votó a favor de la reforma. Tampoco es para que se nos desencaje la mandíbula de la perplejidad que los diputados que votaron en contra dijeran las tonterías habituales sobre el “radicalismo ideológico” y criticaran la ausencia de un seguimiento médico.

Además de esta modificación, el Parlamento también ha votado hoy una mayor protección de las personas intersexuales, de forma que queda prohibida la mutilación genital en caso de ambigüedad en el momento del parto, a no ser que la intervención sea estrictamente necesaria para su supervivencia.

Rosa Monteiro, la Secretaria de Estado para Ciudadanía e Igualdad, explicó que el objetivo de esta reforma es aliviar el sufrimiento y mejorar la calidad de vida de estos portugueses.

Por su parte, los activistas de ILGA Portugal se sienten muy satisfechos con el resultado de esta votación, aunque consideran que aun quedan cosas por hacer en cuanto a la atención de  los menores de 16 años o las personas emigrantes y refugiadas. Según explica Daniela Bento, coordinadora del grupo GRIT de personas trans de esta asociación, “con la aprobación de esta ley, el Estado está finalmente diciendo que está del lado de las personas trans y que las reconoce en plenitud, dando señales a la sociedad de que merecen toda la dignidad en su vida diaria“.  También recordó que las personas intersexuales “tienen derecho a una experiencia vital de sus cuerpos íntegra, sin mutilaciones, sin decisiones no consentidas o sin su expresa voluntad”.

Fuente | Diário de Noticias

Deja tu comentario