• La Pelopony ha decidido irse a vivir a Miami y en los 15 minutos que lleva allí le cambia el acento, se vuelve experta en geopolítica y demografía, se olvida de a quién le debe lo que tiene y dice que votaría a Trump.

  • Tanta paz lleves como descanso dejas, Yolanda.


Si llevas muchos años leyendo esta web sabrás que, en cierta manera, nosotros descubrimos a La Pelopony. Bueno, no la descubrimos evidentemente porque ya existía cuando vimos el vídeo de Sentir por primera vez, pero sí fuimos una de las primeras webs que hizo campaña para convertirla en icono LGTB+ y no paramos hasta conseguirlo.

Sí, podéis empezar a denunciarnos.

La magia de tu ilusión se fue al traste cuando a Yolanda empezaron a llamarla de la tele, se plantó en Sálvame y se olvidó completamente de nosotros. Tal vez no fuimos los primeros en hablar de ella, pero sí fuimos los primeros en contratarla para actuar en una fiesta (una Estoy Bailando The Party de aquellas que hacíamos cuando éramos jóvenes y teníamos ganas de vivir). Pero a ella lo que de verdad le hacía ilusión era que la llamaran del ¡Que Trabaje Rita! y una vez lo consiguió, le vino la amnesia y agradeció en directo al Rita que le dieran su primera oportunidad.

Elegante.

Lo gracioso (y lo sabe) es que La Pelopony no habría pisado su primer Rita si no llega a ser porque al promotor de Barcelona (el mismo que le había dicho que era imposible contratarla ese mes porque no había presupuesto) le crecieron los euros en la terraza de forma milagrosa cuando vio el póster de nuestra fiesta*.

Pero esta noticia no va sobre mí: va sobre La Pelopony.

 

Hace mucho que dejamos de seguirle la pista tanto personal como artísticamente. Personal porque, sinceramente, creo que nunca nos caímos demasiado bien así en general. Y artísticamente porque llegó un momento que nos estresaba encontrarnos un single nuevo cada vez que nos levantábamos para ir al baño.

Por lo visto Yolanda, que hace unos meses retransmitió por primera vez en la historia una telenovela venezolana en Instagram Stories, se ha ido a vivir a Estados Unidos. A Miami. Cosa que nos parece fenomenal. Tanto para ella, porque allí seguro que gana un Grammy, como para… ella. Porque a nosotros nos da igual donde viva.

Y ¿qué ha hecho nada más llegar al país de los Big Macs? Abrirse una cuenta en un banco que acepta euros y… volverse votante de Trump.

Y sí, no es un fake:

Y es gracioso, Yolanda. Porque tú que tanto “defiendes” al colectivo LGTB+ deberías saber que Trump cuida de los suyos… Pero no de los tuyos, chata. El 90% de tus fans, amigos, amigas y colaboradores habituales están discriminados bajo la administración Trump. Pero a ti qué coño te importará eso, si estás viviendo en Miami.

Evidentemente la gente la está poniendo a parir porque hay que ser MUY atrevida y MUY ignorante para defender a Trump, aunque solo sea por las mil barrabasadas que él y su vicepresidente han llevado a cabo contra el colectivo LGTB+.

El vicepresidente de Trump, por cierto, se llama Mike Pence. Era gobernador de Indiana cuando se instauró la ley que prohibía a las personas trans utilizar el baño del género con el que se identifican. Te digo esto, Yolanda, porque no sé tú pero yo nunca he estado en Indiana y sin embargo eso lo sé. Es lo que tiene leer, que no hace falta ir a los sitios para saber algo de esos sitios. Yo fui hace tiempo a Moscú ¿sabes? Y no me pegaron por ser gay. Ni vi a nadie pegar a nadie por ser gay. No percibí nada de homofobia. Pero no tengo los santos cojones de decir que la sociedad rusa no es homófoba.

Que aunque la cateta viaje más que Carmen Sandiego, cateta se queda.

¿Quieres que te cuente más datos sobre Trump y Pence? Pues mira. Nada más llegar a la Casa Blanca Trump y Pence dieron orden al Departamento de Justicia de derogar la directriz que impuso Obama para obligar a todos los organismos públicos a respetar la identidad de género de las personas y permitirles usar el baño del género con el que se identifican. Ahora, gracias a Trump (ése que tanto se preocupa por los suyos), una mujer trans tiene que ir a mear al baño de los hombres. No sabemos cómo llamarán a eso en tu barrio, pero en los míos (he vivido en varios) se llama transfobia.

Pero a ti qué más te dará, que tú eres La Pelopony y meas dólares.

Igual que es transfobia prohibir que las personas trans formen parte del ejército aduciendo unos gastos médicos inexistentes… Espera, lo simplifico porque a lo mejor no lo entiendes: que Trump dice que tener personas trans en el ejército es muy caro porque hay que pagarles las operaciones de reafirmación de género. Y resultó que era mentira, que todo forma parte de una estrategia para que la extrema derecha dentro de los republicanos le aprueben los presupuestos del muro con México.

Y hablando del muro. Trump se preocupará mucho de los suyos, Yolanda, pero si hubieras sido una mujer mexicana que entra en el país de forma irregular con su hijo, te habrías quedado sin hijo porque Trump ha decidido empezar a deportar a las madres mientras los niños se quedan retenidos en centros de internamiento estadounidenses.

Pero a ti qué más te dará eso, si tú eres La Pelopony y has grabado 300 vídeos con Salva Musté (que, si fuera por Trump, no tendría derecho a quejarse si alguien se niega a alquilarle una casa por ser gay). Uy, espera. No sé si Salva Musté ha hablado públicamente sobre su orientación sexual. No quiero ser yo el que saque del armario de la orientación o la identidad a alguien que nunca ha dicho públicamente algo que todo el mundo sabe. 

Pero a quién le importa eso cuando hay un 4% de paro. Dato que, por cierto, Trump le debe a Obama. A ver si te crees que en un año de presidencia el señorito ha hecho tanto por los suyos.

Te pongo la gráfica, para que veas que fue a partir de finales de 2010 cuando empezó a descender el paro (que ya era muy bajo antes de 2008). Que Trump llegó a la presidencia hace muy poquito ¿eh?

Lo poco que te gusta que te mientan los del PP y PSOE y lo bien que se te da hacerlo a ti. ¡Qué cosas!

Vamos a hacer un trato: yo dejo de dejarte en evidencia como la bocachancla que eres y tú te lees todo lo que en esta web hemos publicado sobre Trump. Y luego ya, si eso, vienes a decirnos que Trump es el mejor porque se preocupa por los suyos.

Por desgracia lo peor de todo no es tu falta de empatía hacia el colectivo LGTB+ al que eres tan cercana y del que llevas años beneficiándote económicamente, que a ver si te crees que alguien que no sea maricón sabe qué coño es Androgénico. Lo peor de todo es que los fans que te están dorando la píldora en Twitter son igual de ignorantes que tú. O tal vez incluso más.

Porque resulta que gracias a Trump se creó Google:

Alguien va a tener que ponerle Fox News un rato al bueno de Rubén, a ver si realmente cree que en EEUU las cosas les van mejor (a los blancos heterosexuales, claro) porque no se critican unos a otros las 24 horas del día.

En definitiva:

Qué poca vergüenza.

 

P.D.: Ojalá te inviten, Yolanda, a actuar a la Casa Blanca. Estoy deseando ver la cara de Trump y Pence cuando te presentes con tu look “super travesti” y “super putona”.

P.D.2: Esto no es para ti, tranquila. Travesti no es lo mismo que transexual. Gracias, medios de comunicación generalistas, estáis haciendo un trabajo de mierda.

*Otro día os cuento lo divertida que fue esa tarde de llamadas telefónicas hacia un lado y hacia otro alegrándome por ella (porque mira que llegué a ser gilipollas), negociando con el promotor de nuestra fiesta, volviendo a negociar con ella, con el otro… Y todo eso mientras yo iba de camino a follar con un vecino que me había aparecido en Grindr y ella se agenciaba más dinero tanto de una fiesta como de otra. Diría que he hecho yo más por tu economía que tu adorado Trump. De nada.

Deja tu comentario