Foto: Facebook Colectivo No Te Prives
  • Tras una denuncia del Foro de la Familia, el gobierno regional del PP en Murcia decide cancelar las charlas sobre diversidad sexual que iban a recibir 1.300 alumnos por no contar con el consentimiento de los padres.

  • Las charlas, impartidas por voluntarios de No Te Prives, se llevan realizando desde 2010 y el contenido de las mismas está recogido en la LOMCE.


A la consejera de Educación de Murcia, Adela Martínez-Cachá (del ¡oh, sorpresa! Partido Popular), le parece bien que los alumnos de los institutos de Murcia no conozcan la diversidad sexual. Ni cómo luchar contra el bullying. Ni consejos sobre salud sexual. Adela Martínez-Cachá quiere que los estudiantes murcianos sepan solo lo que sus padres quieren que sepan… Siempre que esos padres sean ultracatólicos.

Adela Martínez-Cachá

Eso es lo que se entiende de su decisión de cancelar las charlas formativas en materia LGTB (que voluntarios del colectivo No Te Prives llevan impartiendo desde 2010) por las quejas del Foro de la Familia, que considera que esas charlas no son apropiadas porque no cuentan con la autorización de los padres. A sus hijos enséñales lo que quieras sobre historia, matemáticas o lengua; pero ni se te ocurra explicarles que hay personas no heterosexuales que merecen respeto, por mucho que el contenido de las charlas (como explican desde No Te Prives) estén recogidos dentro de la LOMCE.

Alfonso Galdón, presidente del Foro de la Familia (por si no sabes quiénes son: ultracatólicos), ha celebrado que Adela Martínez-Cachá cancele las charlas de educación afectivo sexual que se iban a impartir a 1.300 alumnos porque dice que así se cumple “lo que recoge nuestra carta magna sobre el derecho a la Educación“. A Galdón le preocupa muchísimo que los colegios e institutos públicos formen a los alumnos en materias como ésa. Galdón explica, además, que Adela Martínez-Cachá (viva el SEO) ha reconocido que “no se requirió el consentimiento expreso a los padres en ningún momento, lo que vulnera sus derechos constitucionales” y además la consejera se ha comprometido a utilizar un documento presentado por el mismo Foro de la Familiapara requerir el consentimiento expreso de los padres para recibir formación de este tipo, de modo que sea obligatorio que los padres conozcan con detalle el contenido de las charlas o actividades en las que participarán sus hijos“.

Te in-Teresa
Rajoy se reafirma en el recurso contra la ley del matrimonio igualitario
Alfonso Galdón

Y ahora tú pensarás que oye, tampoco es tan raro que los padres sepan lo que se les va a enseñar a sus hijos y autoricen o no que reciban esa formación. Y ahora es cuando yo te pregunto ¿qué pensarías de un padre que pide que se le consulte si autoriza o no que su hijo reciba formación para luchar contra el racismo? ¿O contra el machismo? 

¿Te parecería normal que un padre pudiera negarse a que su hijo reciba educación en valores tan básicos como el respeto y la convivencia, que ya le enseñará él si tiene que respetar a los negros o no?

¿Sabes por qué? Porque la libertad sexual es un derecho humano. Poder expresar libremente tu sexualidad es un derecho humano. La información sobre salud sexual es un derecho humano. Y LOS DERECHOS HUMANOS SE ENSEÑAN Y SE RESPETAN, POR MUCHO QUE A TU PADRE EL LEGIONARIO DE CRISTO LE PAREZCA MAL. 

Galdón se llena la boca asegurando que el Foro de la Familia no ha actuado contra ningún colectivo sino en defensa de “los derechos constitucionales y libertades fundamentales de los padres, en concreto el de educar en libertad y conciencia a sus hijos“. Pero protestan solo cuando esa educación atañe a la libertad, salud y seguridad (derechos humanos, ejem) del colectivo LGTB. Algo en lo que, según parece, el Foro de la Familia y el gobierno del PP de Murcia creen que es mejor que los chavales no aprendan si sus padres no lo autorizan. ¿Quién va a querer que a su hijo lo eduquen en la prevención del acoso y el bullying, o en el respeto y la tolerancia ante la diversidad sexual?

Pues Adela. Ella lucha contra la discriminación, el acoso y el bullying como solo una Consejera de Educación puede hacerlo: yendo a un concierto.

Porque todos sabemos que la mejor forma de luchar contra el acoso es organizar un festival y no educando a los chavales y chavalas. ¡Hombre ya! ¿Pediste autorización a todos los padres de los menores que estaban en ese concierto para que asistieran, Adela, o crees que la lucha contra el acoso escolar es algo básico que se ha de enseñar a los alumnos? No me queda claro, Adela. NO ME QUEDA CLARO.

Luego tenemos que aguantar a gente como Javier Maroto y los que le compran la moto (que son los que luego vienen a comentar en nuestro Facebook) diciendo que el PP no es un partido homófobo. Pues para no ser homófobos lo disimulan fatal. Especialmente en Murcia, lugar en el que el mismo PP consideró apropiado permitir una manifestación neonazi el mismo día de la manifestación del Orgullo LGTB+, lo que acabó con los ultras persiguiendo y agrediendo a los participantes del Orgullo mientras la policía les protegía. A los neonazis, obviamente.

Que digo yo, Maroto, que si quieres que dejemos de pensar que tu partido es homófobo a lo mejor podrías (aunque fuera solo por una vez) tener un poquito de dignidad y decencia y no seguirle el juego a los ultras que provocan estas polémicas inventándose mierdas como ésta:

Te in-Teresa
Torremolinos Horror Story: El Ayuntamiento responde a las travestis
Captura de la web Religión en Libertad

 

Lo digo, queridísimo Javier, porque tu partido (y tú) le dais legitimidad a personas que llaman “lobby” a organizaciones que luchan por tus derechos y por tu igualdad; a personas que voluntariamente ofrecen su tiempo y esfuerzo para que los jóvenes LGTB (recuerda, tú fuiste uno de ellos -joven, me refiero-) tengan toda la información que necesitan para no sufrir acoso y poder expresarse en libertad.

Y tú, y Adela, y tu partido aceptáis de buen grado que organizaciones que llaman “doctrina” al cortometraje In A Heartbeat decidan que nuestra seguridad y nuestro conocimiento no tiene cabida en las aulas:

Qué vergüenza me das, Javier Maroto. Qué vergüenza me das, Adela. Qué asco me das, Partido Popular. Y qué pena me dais los que defendéis esto.

Fuente | La Crónica del Pajarito

Deja tu comentario