• La ciudad de Copenhague se llena de carteles con futbolistas nacionales denunciando la homofobia en el deporte.
  • En España varias organizaciones LGBT denuncian que algunos clubs son muy propensos a colgarse medallas pero muy pocos se implican realmente en la lucha del colectivo.

#FodboldForAlle (Fútbol para todos) es la nueva campaña que ha aparecido en varias marquesinas de la ciudad de Copenhague con la que el ayuntamiento de la ciudad, la Asociación Danesa de Fútbol, Amnistía Internacional, la Asociación de Futbolistas Daneses y la asociación de futboleros danseses Fair Fans quieren luchar contra la homofobia… pues en el fútbol, claro.

El pasado 6 de junio la selección danesa jugó un amistoso contra la selección alemana, partido durante el cual las banderas de córner y los brazaletes de los capitanes fueron arcoíris y. Ese detalle se repitió el 1 de julio, cuando la selección femenina jugó un amistoso contra Inglaterra. En ambos partidos se aprovechó para hacer a varios jugadores y jugadoras nacionales las fotos con la bandera LGBT pintada en la cara, que son las que ahora ilustran esta campaña que invita a los aficionados a “expulsar la homofobia del campo“.

Nuestros hijos nunca deben sentir que no pueden ser ellos mismos. Y eso se aplica a todas las facetas de la vida, también en un partido de fútbol“, ha explicado Anna Mee Allerslev, concejala de Juventud y Tiempo Libre Empleo e Integración de la ciudad; “Desafortunadamente la homosexualidad sigue siendo un tabú en el deporte. Por eso es genial que jugadores de las selecciones nacionales den un paso al frente.

Te in-Teresa
#DRAMA: Hay OTRO primer árbitro gay español (y ha venido a reclamar lo que es suyo)

Copenhague no es la primera ciudad o país que decide tomar partido en la batalla contra la homofobia en el mundo del deporte, especialmente en el mundo del fútbol. Desde la propia FELGTB llevan algunos años trabajando en la Liga Arcoíris, que ofrece a los jugadores cordones con la bandera LGBT para mostrar su rechazo a la homofobia. Por desgracia son pocos (por no decir UNO, el Rayo Vallecano) los clubs de Primera División que se adhirieron a la campaña; y en categorías inferiores la cosa no fue mucho mejor.

El Rayo Vallecano dando ejemplo contra la homofobia con algo más visible que unos cordones

Precisamente esa falta de implicación por parte de los grandes clubs como el Real Madrid o el Barcelona provoca mucho malestar en algunas asociaciones LGBT españolas; no sólo porque no se mojen en el tema sino porque luego no dudan en colgarse la medallita aún no habiendo hecho absolutamente nada. Hace un par de años, por ejemplo, desde el Barça lanzaron una campaña llamada “El Barça contra la homofobia” en la que diferentes futbolistas y famosos catalanes realizaron un vídeo en el que invitaban a “celebrar el respeto“. Además de eso el club celebró una mesa redonda presentada por Manel Fuentes en la que participaron el fiscal coordinador del Servicio de Odio y Discriminación de la Fiscalía de Barcelona, un inspector de los Mossos, el presidente de Panteres Grogues y el vicepresidente del club. Y de esa mesa redonda surgieron varios compromisos que todos los participantes acordaron cumplir para trabajar algo tan necesario.

Pero ese acuerdo no llevó a absolutamente nada. El F.C. Barcelona nunca envió a ninguno de los participantes el documento con el acuerdo alcanzado, algo que desde Panteres Grogues han reclamado insistentemente. El Barça, además, dejó pasar la oportunidad de seguir mostrando su implicación en la lucha contra la homofobia en el deporte participando de alguna forma en el PRIDE BCN, que en 2017 eligió como tema central justamente ése.

Pride 2017: contra la LGBTIfobi deportiva. El F.C.Barcelona podría haber sido más valiente y no cerrarnos las puertas, otros equipos NO tienen MIEDO.

Te in-Teresa
Los hijos de parejas homosexuales están igual de bien que el resto

A pesar de haber mantenido una reunión con representantes del club y de haber intercambiado varias llamadas, desde PRIDE BCN denuncian que finalmente el club pasó olímpicamente de participar en el Orgullo.

Así que mucha campaña, mucho vídeo y mucha reunión con Jesús Tomillero para mostrarle apoyo… Pero a la hora de la verdad te puedes morir esperando que realmente hagan algo. Parece que el mundo del fútbol español tiene mucho que aprender y, sobre todo, dejar de colgarse medallitas que no se han ganado.

Porque eso, queridas amigas, se llama pink-washing. Y a estas alturas de la vida NO CUELA.

Fuente | Gay Star News

Deja tu comentario