Hace unos días te contábamos cómo el video de Samantha Hudson había provocado muchas reacciones en la derecha de este país, pero por si acaso no te has enterado, te ponemos en antecedentes. Samantha Hudson es el nombre artístico de un chaval de dieciséis años que ha grabado una canción llamada Maricón con su correspondiente videoclip. A raíz de eso han sucedido muchas cosas, pero te hacemos una selección de las más interesantes:

  • HazteOir realiza una recogida de firmas para que se tomen medidas disciplinarias contra la profesora
  • Una diputada de Ciudadanos en Balares se luce pronunciando esta frase: “es inadmisible que dentro de un sistema educativo se permitan hacer trabajos escolares violentos y groseros que faltan al respeto a los creyentes de una religión y al colectivo homosexual”
  • El Conseller de Educación de Baleares, Martí Mach, hace el ridículo pidiendo perdón al obispo y asegurándole que lo siente mucho y que no volverá a ocurrir
  • La asociación “por la libertad religiosa” Más Libres Baleares reclama la presencia de Mach en el Parlament balear
  • El conseller ha solicitado un informe a la Inspección de Educación
  • El Instituto de Política Familiar de Baleares solicita abrir un expediente disciplinario a la profesora y al centro educativo
  • La oficina del Defensor del Menor abre un expediente

Y con todo este circo montado, ¿dónde están los colectivos LGTB?

bola+de+paja+gif

Exacto: Nadie los ha visto y parece ser, que ni se les espera. Ben Amics, el colectivo LGTB de Baleares no ha dicho nada al respecto ni hay referencia alguna a lo sucedido en su página web. La FELGTB tampoco ha abierto la boca. Y luego, hemos tenido un momento tonto y hemos pasado por la web de Crishom, colectivo de cristianos LGTB que también ha optado por el silencio. Y claro, a nosotros esto nos cabrea. Mucho. Porque mucha visibilidad, mucho activismo y mucha lucha pero cuando necesitamos que se defienda a un chaval de semejante presión mediática metéis la cabeza en el suelo cual avestruz y os ponéis a debatir si hay que cambiar las vocales por las “x”, sin duda alguno mucho más importante.

alfabeto
Recreación: un colectivo LGTB haciendo cosas importantes

Entendemos perfectamente que es un caso delicado al tratarse de un menor y que debemos ir con pies de plomo, pero una cosa es eso y otra callaros como putas desaparecer. Es posible que internamente hayáis hecho alguna gestión que desconozcamos, es posible que Samantha os haya pedido que no hagáis nada… pero ¿qué mínimo que un comunicado? UNA MISERABLE NOTA DE PRENSA que intente poner un poco de cordura en este follón y no dejarnos pisar el aluvión de titulares que hay en la prensa estos días. Luego, eso sí, venís a llorar diciendo que la gente no se saca el carnet.

Y como FELGTB y Ben Amics parecen estar demasiado ocupados para decir algunas cosas, vamos a decirlas nosotros:

Desde EstoyBailando.com queremos trasladar nuestro asombro por la polémica provocada a raíz de un video que ha sido calificado de homófobo por la derecha más radical de nuestro país. Hace unos días se conocía la noticia de que HazteOir, conocida plataforma “de defensa de los valores familiares” realizaba una recogida de firmas solicitando medidas contra la profesora que había aprobado el videoclip con un sobresaliente. Sin embargo, dicha plataforma, centra sus críticas en el contenido “blasfemo” y “ofensivo” del mismo. Entendemos entonces que no tienen nada que objetar al criterio técnico con el que la profesora ha valorado el trabajo del joven.

Con esta misma excusa, la prensa se ha lanzado contra la canción sin pararse a pensar que en el mismo centro educativo donde estudia el joven, hay un señor que da clases de religión. De una religión que rechaza la gente como él. Que en el mismo colegio donde estudia se enseña que él es bueno, que Dios le ama pero que no ama lo que él hace, porque su amor, es pecado. Y el pecado es el infierno. Desde nuestro punto de vista, la respuesta de Samantha Hudson no se merece un sobresaliente, sino un monumento.

Asimismo, queremos destacar que la reacción de nuestros políticos no ha estado a la altura. Por un lado, desde Ciudadanos critican el silencio del gobierno sobre este asunto, al tiempo que afirman que no deben hacerse estos trabajos, a los que califica de “violentos y groseros”. Desde aquí queremos reseñar que la violencia se ejerce cuando un profesor llega a clase y te dice que vas a ir al infierno por maricón. ¿O eso no es violencia? Y por supuesto, que el Conseller de Educación Martí Mach pida perdón a un obispo por “blafesmar” no nos merece comentario alguno al describirse por sí mismo. Sin embargo, esperamos que esa “inspección de educación” realice un estudio en profundidad sobre lgtbfobia en los centros escolares, porque queremos suponer que ese es el motivo por el que se ha solicitado

El derecho a la libertad de expresión está recogido en nuestra Constitución, pero nuestro ordenamiento jurídico también prohibe la discriminación, y especialmente tipifica los delitos de odio. El video de Samantha no atenta contra la libertad de nadie. Si la Iglesia Católica puede salir a la calle en Semana Santa con sus particulares disfraces y aprovechar su poder para difundir su mensaje homófobo, no vemos el problema en que un joven salga en pantalón corto, riéndose de aquellos que le insultan y proclamando su homosexualidad. Porque por encima de todos los derechos, está el de ser uno mismo.

Vale, el final nos ha quedado un poco como La Agrado en Todo sobre mi madre, pero de verdad, queridos colectivos LGTB no tenéis vergüenza ¿tanto cuesta? ¿Qué tenéis que hacer que estáis tan ocupados que no podéis dedicarle 15 minutos a este asunto? Por si no os habéis enterado, os lo explicamos de nuevo: ACUSAN A UN MENOR DE BLASFEMIA EN UN DESCARADO ATAQUE HOMÓFOBO. Ahora, pregutamos: ¿váis a hacer algo al respecto? Es por saber si tenemos que estar pendientes o algo…

La-Agrado
Recreación: Nosotras

Pero no queremos terminar, sin dedicarle unas palabras a Olga Ballester de Ciudadanos: Ha querido ser la abanderada del movimiento LGTB y ha quedado como la más homófoba del lugar con su frase “es inadmisible que dentro de un sistema educativo se permitan hacer trabajos escolares violentos y groseros que faltan al respeto a los creyentes de una religión y al colectivo homosexual” ¿Sabe una cosa? Nosotros somos homosexuales. Mucho. Mogollón de homosexuales, y no vemos la ofensa al colectivo por ningún lado. Probablemente usted sí la vea porque Samantha no se ajusta a la norma del homosexual que les gusta en su partido: repeinado y con corbata. Y mire, hay maricones que las corbatas sólo nos gustan en los videos de menatplay.

Deja tu comentario