• El Ministerio de Exteriores ruso actualiza su guía de consejos para turistas rusos y les “avisa” de los riesgos que corren si muestran su homofobia mientras visitan otros países.

Si vas a Rusia de vacaciones con tu novio (Mariconsejo: no vayas) puede que te metas en un problema como te dé por cogerle de la mano, darle un beso en público o hablar de tu homosexualidad. Ya sabes que gracias a la ley contra la “propaganda” homosexual en el país de Putin no se puede hablar del tema. Y no sólo eso, sino que gracias a esa ley la violencia contra el colectivo LGTB está desatada y, ¡oh sorpresa!, nadie hace nada por pararla.

Pero los rusos tontos no son y saben que su homofobia no está muy bien vista en gran parte de Europa e incluso Estados Unidos, y aunque les importa un pepino que vayamos o no a visitarles a ellos sí que les gusta salir del país y venir a los nuestros a gastarse su dinero. Los que lo tienen, claro.

El Ministerio de Exteriores ruso ha actualizado su guía de consejos para viajeros y les ha dicho a los rusos que tengan cuidado cuando viajen a algunos países de Europa o América porque puede que se encuentren con “gente con orientaciones sexuales no tradicionales.

RECREACIÓN: Lo que un ruso cree que se va a encontrar en las Ramblas de Barcelona

Si van a Francia, por ejemplo, les aconsejan “no hablar o actuar de forma abusiva a los miembros de la comunidad LGTB“; en Dinamarca o Austria tres cuartos de lo mismo y si vienen a España les avisan de que “Las expresiones públicas de actitudes negativas hacia personas con diferentes orientaciones sexuales no son vistas de forma comprensiva por otros, así que deberías abstenerte de realizarlas.” Eso es porque no han visto a los heavys de la Gran Vía hablar sobre el personaje gay de La Bella y la Bestia.

El país que recibe el consejo más exhaustivo es Canadá, que el Ministerio de Exteriores ruso describe como el país con “mayor fijación por la igualdad sexual“.

RECREACIÓN: La “igualdad sexual” hablando con Canadá

Según ellos, en Canadá, “que legalizó el matrimonio homosexual hace mucho tiempo” tienen que tener mucho cuidado con la mancha de chorizo que avanza por los pasillos sus comentarios porque “además de la condena pública, en zonas urbanas en las que hay varias minorías sexuales (particularmente Vancouver, Toronto y Montreal) se corre el riesgo de ser castigado en forma de multas o ser acusado de ‘crímenes de odio’“.

Desde Estoybailando.com mandamos un cariñoso saludo a la comunidad LGTB rusa e instamos al Ministerio de Exteriores ruso a volver a actualizar su guía para decirle a los homófobos que se queden en su casa, que es más fácil.

Fuente: Pink News