Tal y como preveíamos hace apenas tres semanas Los nombres del fuego está siendo uno de las novedades editoriales que más se está leyendo en estos momentos. Tras ella está un joven autor (sí, 38 es ser joven) que tiene un curriculum de lo más completo: profesor, escritor, dramaturgo, director teatral… Hablamos de Fernando J. López, con quien nos hemos sentado a charlar un rato sobre lo divino y lo humano, sus novelas y su visión del activismo, de travestis, de música, de bañadores… 

FernandoJLopez_EB
Confieso, soy Fernando J. López y se lo he contado todo a estoybailando.com

¿De dónde surge el ambientar una de las dos historias en el México azteca al que llegan los conquistadores españoles a principios del s. XVI?
Por un lado, de mi pasión por México y la cultura mexicana. Por otro, de mi deseo de ambientar la novela en dos espacios y tiempos aparentemente muy distintos entre sí y donde, bajo esas diferencias, las dos historias buscan numerosos puntos en común. Además, toda la novela se basa en un concepto muy particular del espacio y del tiempo que guarda una relación muy íntima con la visión temporal de la mitología azteca.

Esta es una novela transmedia, no es solo el papel, sigue en las redes sociales, en su blog,…, ¿por qué darle esta dimensión? ¿Cómo es el proceso de creación de un proyecto así?
El hecho de convertirla en transmedia tiene que ver con la valentía de mis editores de Loqueleo, que fueron quienes vieron esa opción en esta historia mucho antes que yo. Como se trata de una historia donde se ponen en duda los límites del tiempo y del espacio a través de las dos historias que la constituyen, pensamos que sería posible estirar aún más esos límites a través del universo virtual y, sobre todo, hacer hincapié en la dimensión social de la novela a través de espacios como el blog de Nico, donde se ponen de relieve algunos de los temas más comprometidos del libro vinculándolos, continuamente, con noticias reales. Lo mejor de este proceso ha sido el trabajo en equipo con un grupo de profesionales magníficos sin los que esto no habría sido posible.

ILoveToRead

Sigues indagando en la realidad de los adolescentes, ¿qué ha cambiado en su relación con la sociedad en el tiempo que llevas trabajando con ellos como profesor y escritor?
Han cambiado las formas, pero no el fondo. La adolescencia sigue atravesando las mismas crisis, los mismos grandes problemas que hemos vivido todos a esa edad. Es la época en la que se plantean un interrogante tan esencial como el de su identidad, así que todo lo que rodea a esa pregunta se vuelve contextual, ya sea en el caso de quienes vivimos en tiempos analógicos o quienes forman parte de la generación digital.

Escritor, autor teatral, director…

El tuyo es un trabajo sujeto a la opinión del público, ¿cómo se convive con esa presión? ¿qué efecto tienen sobre ti las críticas?
Intento encajar todas las críticas con la misma actitud, una cierta distancia que me impide tanto deleitarme con las buenas opiniones como hundirme con las malas. El arte siempre tiene una verdad subjetiva y eso, en realidad, es lo que me parece más atractivo del trabajo creativo, así que resulta imposible contentar a todo el mundo. Además, en los últimos años, se vive una sobreexposición a la opinión ajena a través de blogs, cuentas de Twitter, revistas digitales,…, donde no siempre se sabe quién opina o qué formación tiene para ello. En mi caso, las críticas que realmente me afectan e interesan son las de los lectores que, gracias a esta sociedad 2.0, cada vez se comunican más directamente con los autores. No hay e-mail o tuit que me mande un lector o un espectador que no responda. O, al menos, lo intento.

Te in-Teresa
Abel Zamora: "Caigo bien a las madres"
criticanegativa_EB
Mira Fernando, en estoybailando.com respondemos así a las críticas negativas, ¿qué te parece?

Activismo LGTBI

Eres un activista declarado, ¿cómo es el activismo que practicas?
En mi caso el activismo consiste, sobre todo, en la defensa de la visibilidad. Creo que el activismo debe ser cotidiano, diario y ha de estar presente en todas las facetas de nuestra vida, más allá de lo que hagamos con asociaciones o causas puntuales. En mi caso, a través de mi faceta profesional encuentro cauces desde los que defender ciertas cuestiones y criticar otras, ya sea a través de mis textos o de mi labor como educador.

Más de 30 agresiones homófobas en lo que llevamos de año solo en Madrid, ¿qué está pasando?
La normalidad de la mayoría ha traído consigo la radicalización de la minoría. La homofobia sigue estando ahí, aunque nuestro marco legal se halle por delante de nuestra sociedad, pero en el colectivo LGTBI hemos caído en una cierta complacencia que no nos ha hecho ningún bien en estos años. Es necesario educar, visibilizar, concienciar y no creer que el hecho de que el Orgullo sea un éxito como fiesta anual significa que la sociedad española haya superado todos sus prejuicios homófobos. Por desgracia, falta mucho por hacer. Y el hecho de que la LGTBIfobia no sea un contenido curricular –como tantos otros que siguen ausentes en nuestras aulas- no ayuda a que la violencia disminuya sino, al revés, alienta los impulsos más retrógrados que, por desgracia, siguen latentes.

Nos felicitamos por los casi doce años ya de la aprobación del matrimonio igualitario, pero, ¿qué aspectos no conseguidos han quedado tapados por este avance? ¿Qué le queda a la sociedad y a nuestros políticos respecto a los derechos de la comunidad LGTBI?
Queda mucho por hacer. Desde una política clara hacia la realidad transexual, que sigue siendo demasiado invisible y con muchos menos recursos y medios de los que debería, pasando por la visibilización en ciertos sectores profesionales, donde todavía se oye eso de fui con mi pareja”, hasta una educación mucho más cohesionada y vehicular contra el odio, la discriminación y la segregación. Incluso temas como el VIH vuelven a dar titulares polémicos cuando es un asunto sobre el que todo deberíamos estar más que informados y reaccionar con absoluta naturalidad. La ley ha sido un gran avance, pero hemos pasado demasiado tiempo felicitándonos por ella en vez de conquistar las zonas grises que aún quedan hacia la igualdad real.

Te in-Teresa
Chos: "Espero tener buen sexo hasta los cien años"
GayPride_EB
Así que ya estáis moviendo el culo y saliendo a defender lo que es de todos.

Vuelvo a los adolescentes, ¿qué efecto ha tenido este marco jurídico sobre los adolescentes que ya se han criado con él vigente?
Varía según las zonas. Es cierto que queremos creer que todos son una generación mucho más abierta y que vive su primer amor con más libertad sea cual sea su orientación, pero esto solo es cierto en parte. En mis charlas como autor he visto realidades muy diversas y a través de mi web, a raíz de La edad de la ira y Los nombres del fuego, recibo muchos emails de chicas y chicos LGTBI que tienen problemas graves a la hora de definirse y empezar a vivir su realidad. Por otro lado, la adolescencia constituye un problema identitario siempre, más allá de la orientación, así que el marco jurídico no ayuda en esa lucha del yo contra sus propios fantasmas. Decidir quiénes somos siempre duele.

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad

¿Qué te sugieren las siguientes citas? 
El romanticismo es atreverse a ver lo que el otro nos esconde, lo que no podemos desvelar a nadie que no esté dispuesto a compartir el lado menos amable de nuestra vida.. No entiendo el amor como la visión edulcorada de la realidad, sino como un acto de valentía que supone afrontar la parte más oscura del otro.

Siempre necesitamos regresar a los lugares donde nos rompemos… No se puede caminar hacia delante sin atreverse a mirar de frente el pasado.

La persona que vive en tu casa no puede madurar si le cambias la verdad por una sarta de mentiras… Nos acostumbran a que mentir es positivo en ciertas ocasiones, pero infantilizarnos nunca ayuda. Solo nos vuelve desconfiados y cínicos.

¿Te ves como travesti? Me habría encantado ser Miguel Bosé en Tacones lejanos.

MiguelBoseTaconesLejanos_EB
Fernando, me temo que los dos queremos el mismo papel.

Tu canción es Breathe me, de Sia. No sé si por la canción o porque tengo grabados a fuegos los minutos finales en que suena en la serie Six feet under.
¿Un musical? Next to normal o Fun home. No hay un musical con el que me identifique ni que me emocione más que con ellos dos.
La diva que te gustaría ser es Meryl Streep, para ensayar una expresión distinta cuando no me den el enésimo Óscar cada año.
¿Personaje literario? Peter Pan. Yo también me niego a crecer.
¿Y personaje de la gran pantalla? Cualquiera de The good wife, aunque con un final menos trágico que Will Gardner.
¿Vestido de noche? Negro, sin duda.
¿Tipo de bañador? Corto y ajustado. Las piernas son mi punto fuerte.
¿Club nocturno? Cualquiera donde la música sea lo bastante petarda como para aguantar hasta el amanecer.

¡Fin! Nosotros nos vamos a bailar con Fernando, a lo mejor mañana os contamos como hemos amanecido.