Por un lado el México azteca el de verdad, no tu último carnaval de principios del s. XVI al que llegan los españoles, encabezados por Hernán Cortés, dispuestos a su conquista. Del otro, la España actual en la que el progreso y el desarrollo tecnológico que nos rodean, sirven también para camuflar la incomprensión y la incomunicación en la que viven muchos adolescentes respecto a sus padres. En el ayer, Xalaquia se niega a aceptar que las mujeres sean ciudadanos de segunda fila, negadas a tener sus propias ideas y  planes en la vida. En el hoy, Abril, una joven que sufre las consecuencias del divorcio de sus padres, la sobreprotección de su madre y los kilómetros que su padre ha puesto de por medio al irse a vivir a París. Quinientos años separan a Xalaquia de Abril. Pero no están tan lejos como parece. La primera es capaz de conseguir cosas con su mente que desde fuera podrían parecer magia. La segunda recibe misteriosos whatsapps sin remitente, ve en el espejo heridas que su cuerpo no tiene y escucha en su ipod canciones que ella no ha cargado. ¿Qué ocurre aquí?

FernandoJLopez_EB
Fernando J. López, el autor de esta historia.

Los nombres del fuego es una novela que juega con lo cerca que podemos estar aunque creamos que nos separan los años o los kilómetros, que no todo es lineal como habitualmente aceptamos y que tenemos mucho más poder del que nos creemos para intervenir sobre lo que sucede a nuestro alrededor. Como hilo conductor una serie de jóvenes que se rigen por las reglas que los adultos les imponen. Hace cinco siglos eran los guerreros que debían defender a su ciudad, obedecer a sus padres para mantener el honor familiar y casarse con quien se les dijera para prorrogar la tradición. En la actualidad los adolescentes deben fingir como tú con ese chico al que no sabes cómo dejar que siguen siendo niños que cumplen las reglas de sus padres y comenzar a vivir su inicio como adultos a espaldas de sus mayores.

Te in-Teresa
"Heroína" : ¿Qué se oculta tras el brillo del antifaz?

GrownWoman_EB

Fernando J. López es el creador de esta historia que atrapa desde su primera página por lo bien escrita que está. En primer lugar por lo bien planteada que están las tramas de acción y misterio que viven Xalaquia y Abril y como a medida que avanzamos se convierten en una única de una manera totalmente lógica y verosímil. En segundo lugar, hay que destacar algo aún más grande ¡borra esa sonrisa golfa!, y son los personajes tan ricos que transitan por esta historia no solo por lo que dicen y hacen, sino por cómo y qué piensan.

MujerEB
Bueno, en algún momento a alguien se le va la cabeza un poco.

Buena parte de Los nombres del fuego es el relato subjetivo de lo que viven y sienten sus dos protagonistas y ahí Fernando da en el clavo. Estas chicas son auténticas, ni son héroes ni son personajes vacuos contemplados con distancia y desdén desde la posición de un adulto. No, este escritor las respeta y trata como lo que son, personas de verdad, con sus certezas interiores no como tú que estás descentrada y su deseo de desenvolverse de manera independiente en un mundo que de continuo levanta barreras defensivas contra todo aquello que no se atiene a su dictado, tal y como le sucede a los adolescentes. Además, Fernando incluye otros muchos aspectos que hacen que lo que ha escrito resulte profundamente real: la aceptación de la homosexualidad, las posibilidades -buenas y no tan buenas- de las redes sociales, las diferencias entre hombres y mujeres, la necesidad de sentirnos aceptados, deseados y amados,… No dejéis de leer este título, apostamos a que va a ser uno de los más sonados de esta temporada.

LosNombresDelFuego_EB

  • Puedes comprar Los nombres del fuego de Fernando J. López aquí.

Deja tu comentario