Es probablemente una de las frases más repetidas estos días por parte del “colectivo LGTB” desmarcándose así de la pluma, “las locas” y por supuesto, de la reivindicación. Una actitud que a nosotros nos parece un insulto.

gay-pride
Un insulto porque quienes protagonizaron los disturbios de Stonewall no fueron precisamente gays con camisas y vaqueros, sino que fueron las travestis, las dragqueens y las transexuales quienes tuvieron las narices de enfrentarse al acoso policial.

Y hoy, a esas reinas del descaro a quien le debemos todos los avances en materia LGTB, son despreciadas por parte de grupos de homosexuales que, desde una posición privilegiada, se han adueñado de los derechos que otros han conseguido para luego tirar a la basura a sus conseguidores.

En el Orgullo se recuerda de forma festiva aquellos disturbios. En Stonewall la policía entraba y si no llevabas tres prendas de ropa “acorde a tu sexo” te podían detener por invertido. Hoy se trata de celebrar, entre otras muchas cosas, que puedes ponerte la ropa que te de la gana sin que termines en la cárcel. Claro, en la cárcel hoy no terminas pero ¿sabes el riesgo de agresión que tiene un travesti o una persona trans? ¿Sabes a qué vida les condena la sociedad actual? Y ahora vienes tú, querido homosexual, a decirles que a ti no te representan. 

Deja tu comentario