• Después de censurar el contenido LGTB+ y después de poner en riesgo los ingresos de youtubers del colectivo, ahora Youtube planta anuncios de organizaciones anti-LGTB delante de los vídeos con esa temática.


Si estás pensando ir a Youtube a ver los últimos vídeos de tus youtubers LGTB+ favoritos y justo antes de empezar te salta un anuncio en el que te dicen que los maricones somos pecadores que iremos al infierno y vamos a destruir la sociedad… tranquilo, es normal. Estás en Youtube.

Desde hace unos días varios creadores de contenidos que pertenecen a la comunidad LGTB+ están denunciando que la plataforma de vídeo en streaming está colocando anuncios de organizaciones anti LGTB+ antes de sus vídeos. El martes de la semana pasada era la youtuber bisexual Gaby Dunn (del canal Just Between Us) la que preguntaba en Twitter si sus seguidores se estaban encontrando con esa mierda antes de ver sus vídeos:

“Si eres fan de JBU, ¿has estado viendo anuncios anti-gay antes de nuestros vídeos? Algunos seguidores me acaban de avisar de esto y otros youtubers están teniendo el mismo problema.”

A raíz de esa pregunta muchos seguidores del canal explicaron que, efectivamente, se habían tragado un anuncio antiLGTB justo antes de ver un vídeo de JBU:

Parecía quedar claro que el problema de los anuncios LGTBfóbicos en los vídeos LGTB+ no era algo que ocurriera únicamente con JBU. Varios youtubers LGTB denunciaban exactamente lo mismo:

Chase Ross, además bromeaba con el hecho de que “técnicamente eso significa que estas organizaciones anti-LGTB están, literalmente, dando su dinero a creadores LGTB. LOL“. Pero en una de las respuestas un usuario mostraba la respuesta que desde Youtube le habían dado al preguntar sobre el tema y era… bastante curiosa:

Para los heteros que no saben inglés, la respuesta de Youtube dice así:

Tu captura de pantalla es bastante útil.
– Primero, los vídeos obviamente no están siendo censurados. Siguen ahí.
– Segundo, no ha sido desmonetizados completamente; simplemente no sacan beneficio de TODOS los anunciantes.
– Tercero, una vez que el creador de contenido comienza a añadir palabras clave como “trans”, “bi” o “lesbiana”, están basando ampliamente sus vídeos en su sexualidad. Me interesaría ver qué pasaría si pusiera “Celos heterosexuales” como título. Sospecho que eso también limitaría tu monetización. No todos los anunciantes quieren que sus vídeos aparezcan en vídeos que hablan sobre todo de sexualidad. Sugiero que tú o Chase Ross hagáis este experimento: subid un vídeo con ‘heterosexual’ en el título, la descripción y los tags. Tal vez me equivocque, pero creo que descubriréis que eso también tiene la monetización limitada.

Lo de la monetización es otro drama al que los creadores LGTB+ en Youtube llevan tiempo enfrentándose. Después de que el nuevo Al-Gore-Rythm algoritmo de Youtube ocultara contenido LGTB+ por la patilla hace unos meses, en Youtube cambiaron las normas de monetización de los vídeos y ahora los de contenido LGTB+ (aunque no sean explícitamente sexuales) reciben menos ingresos.

Pero volviendo a los anuncios anti-LGTB en vídeos LGTB parece que el problema está extendido por muchísimos canales del colectivo. Doddleoddle, una youtuber bisexual inglesa con más de millón y medio de suscriptores, se preguntaba qué cojones estaba pasando en Youtube:

¿Cómo cojones está etiquetando automáticamente Youtube el contenido LGTBQ+ que no es apto para publicidad, y aún así permiten anuncios anti-gay (¡¡¿ANTI-GAY?!! ¿qué es esto? ¿los años 40?) en nuestros vídeos?

Quiero decir, eso es simple y llana homofobia ¿no? ¿La plataforma que utilizamos es homófoba?

Y luego hay youtubers que se plantean por qué un anunciante puede elegir en qué vídeos no aparecer pero los creadores no pueden elegir qué publicidad no quieren en sus creaciones:

Y todo esto en pleno mes del PRIDE LGTB.

Desde Youtube no han aclarado nada. En un comunicado a la web británica Pink News un portavoz de la plataforma asegura que “no tenemos una lista de palabras LGTBQ+ que activen la desmonetización, y continuamente evaluamos nuestros sistemas para asegurarnos de que se refuerzan nuestras políticas sin ningún prejuicio“. En el comunicado añaden además que “usamos aprendizaje electrónico para evaluar el contenido respecto a las normas de anunciantes. A veces nuestros sistemas se equivocan, por lo que animamos a los creadores a apelar. Las apelaciones exitosas aseguran que nuestros sistemas siguen mejorando.

Por si te has liado un poco con esa explicación, básicamente significa esto:

Desde la misma web han hablado con una youtuber queer, Rowan Ellis, que cree que el problema es, básicamente, que el algoritmo de Youtube está mal hecho. Y punto: “Creo que uno de los problemas con esto, y otros problemas LGTBQ+ que hemos visto en el pasado, es el hecho de que… no sabemos nada. Podemos adivinar y sospechar… pero al final desde “fuera” no sabemos cómo se toman esas decisiones o quién las toma. Sospecho que la aprobación de anuncios y la distribución de los mismos en los vídeos se hace mayormente sin interacción humana, a través de programaciones y aprendizaje electrónico. Eso significa que puede que ninguna persona haya apretado el botón para aprobar esos anuncios; pero el sistema de Youtube, sea cual sea, está fundamentalmente equivocado en primer lugar por permitir esos anuncios y después por ponerlos delante de contenidos cuya audiencia es a menudo gente joven y vulnerable buscando representación“.

Ellis además recuerda que cada youtuber LGTB+ que conoce ha recibido decenas de mensajes de personas explicándoles que sus vídeos les han ayudado a saber quiénes son, salir del armario o atravesar momentos duros de su vida: “Y entonces, en lugar de ver esos vídeos que quieren y necesitan ver, ¿se encuentran con estos anuncios? Es imposible medir la devastación de ese impacto“.

La mayoría de anuncios anti-LGTB que están apareciendo antes de los vídeos de estos creadores están pagados por la Alliance Defending Freedom, un grupo cristiano ultra-conservador del que (por desgracia) hemos hablado varias veces en esta web y que está considerado oficialmente por el Southern Poverty Law Center como un grupo de odio contra el colectivo LGTB+.

En algunos se da publicidad a personas que han sido denunciadas por discriminar a personas LGTB+ en sus negocios y a los que la ADF está defendiendo en los tribunales, o directamente se da voz a charlatanes y predicadores antiLGTB que citan pasajes de la Biblia para explicar que la homosexualidad es un “deseo pecaminoso” y que, básicamente, vamos a ir todos al infierno después de destruir la humanidad.

Porque ya sabéis cómo somos: si vamos a hacer algo lo hacemos bien.

Fuente | Pink News

Deja tu comentario