Marcha del Orgullo LGTB 2016 en Lima. (Foto: David Ramos / ACI Prensa)
  • Once distritos de la ciudad de Lima llevan en su Plan de Seguridad la “detección y erradicación” de “lugares donde pululan las meretrices y homosexuales.”
  • Desde uno de los distritos aclaran que se trata de un error de redacción y lo que buscan es erradicar la “prostitución de homosexuales”, lo que sigue siendo discriminatorio.

En el Plan Regional de Seguridad Ciudadana de Lima Metropolitana se engloban las políticas para controlar la criminalidad de los 43 distritos de la ciudad. Dentro de esos planes hay al menos 11 distritos que incluyen como acción para prevenir delitos la “detección y erradicación” de los “lugares donde pululan las meretrices y homosexuales. Por si no eres tan fina y tan educada: las putas y los maricones.

Eso es lo que denunció hace unos días el diario peruano El Comercio, que también señaló que la mayoría de los documentos legales que utilizan en esos distritos relacionan directamente la prostitución con la orientación sexual o la identidad de género. Así, por ejemplo, las estadísticas del Cercado de Lima muestran que se detectaron 14.873 casos de “prostitución masculina (homosexuales y fleteros)” entre 2014 y 2016. Y en el caso del distrito de La Victoria hubo 2.637 actuaciones dentro de la erradicación de los homosexuales. En el distrito de Independencia se cuenta “el meretricio y/o homosexualidad” como una “falta” que va contra la convivencia pacífica en el distrito.

Percy Castillo, de la Defensoría del Pueblo

Desde la oficina del defensor del pueblo, el adjunto para los Derechos Humanos y Personas con Discapacidad, Percy Castillo, ha afeado a esos distritos que utilicen ese tipo de lenguaje en los documentos oficiales. Primero porque se trata de términos discriminatorios que atentan contra los derechos fundamentales de las personas, segundo porque estigmatiza a la población LGTBI y tercero porque al usar esas palabras ponen en riesgo al colectivo al insinuar que por el simple hecho de que alguien sea homosexual ya tiene que ser vigilado para que no perturbe la paz.

Te in-Teresa
Agreden a una pareja gay en Valladolid al grito de "maricones, sidosos y pederastas"

La noticia saltó a la palestra cuando el regidor Augusto Rey publicó en su Twitter la información de que en el distrito de San Martín de Porres se habían reportado 33 casos de “erradicación de homosexuales” durante el año pasado. Desde el propio distrito han explicado, eso sí, que eso de la “erradicación de homosexuales” se trata de un “error de redacción” y que a lo que se refieren realmente -y fue lo que debieron escribir- es a la “erradicación de prostitución de homosexuales en la vía pública.” 

Pero la explicación sigue mostrando, como señalan desde El Comercio, un claro sesgo LGTBfóbico a la hora de redactar y aplicar las leyes. Y lo explican así de bien:

Esta explicación es igualmente discriminatoria a la política original. Una cosa es ejercer la prostitución en la vía pública, y otra es ser homosexual. Imponer una infracción por la prostitución homosexual es equivalente a aplicar una infracción por ser comerciante informal homosexual. Una infracción por informalidad no tiene nada que ver con la orientación sexual.

Es decir: que si se va a aplicar una infracción por ejercer la prostitución en la vía pública la orientación sexual es totalmente indiferente. Así que aunque se trate de un “error de redacción” en realidad se sigue perpetuando la idea de que hay una relación entre ser homosexual y ejercer la prostitución.

Fuente | El Comercio

Deja tu comentario