• Una pareja gay denuncia en Facebook que el camarero de un restaurante romántico de Washington no les dejó compartir un helado porque dos hombres compartiendo postre “no va con el ambiente del local”
  • Desde el restaurante aseguran que no entienden lo ocurrido, que no toleran la homofobia y que puede que el camarero se expresara mal porque el inglés no es su lengua materna.

Viajamos a Washington, Estados Unidos, para conocer a Ron Gage y Henry McKinnon. Esta pareja gay, de 55 y 58 años, estaba cenando el otro día tranquilamente en el restaurante The Prime Rib, considerado como uno de los cinco restaurantes más románticos de Estados Unidos.

The Primer Rib, uno de los cinco restaurantes más románticos de EE.UU. Y el más hortera del universo.

Sabemos que tu concepto de “cena romántica” es otro, pero hay gente con dinero en el mundo, Steve.

Ron y Harry Henry habían terminado de cenar cuando llegó la hora de pedir el postre y los dos decidieron compartir un helado; así que pidieron un sundae y dos cucharas. Pero el camarero les dijo que no, que no les iba a dar dos cucharas porque la imagen de dos hombres comiendo del mismo recipiente “no va con el ambiente del restaurante“.

La cena había sido maravillosa y la pareja explica que incluso habían estado ligando bromeando con el camarero, pero que cuando llegó el postre se les atragantó toda la cena: “El camarero nos dijo que nos lo traería en dos platos separados. Dijo que ‘no se vería bien que dos caballeros comieran del mismo sundae. No va con el ambiente del restaurante.’ Nos quedamos sin habla, negamos con la cabeza. No nos los esperábamos.

La pareja se quedó tan en shock que decidieron terminar la conversación con el camarero en voz baja, pagaron la cuenta (dejándole al camarero un 15% de propina en lugar del 20% que dejan habitualmente) y se fueron sin hablar con el encargado: “Me da un poco de vergüenza decir que no hicimos nada. De algún modo nos llevó a un lugar muy vergonzoso para nosotros.“, ha explicado Henry.

Pero al día siguiente les vino el cabreo del siglo (lógico) y fueron a cagarse en todo lo cagable en el Facebook del restaurante (lógico) y en Yelp (más lógico). La gente comenzó a apoyar a la pareja y a poner a parir el restaurante, con muchos usuarios diciendo que no volverían jamás al restaurante porque es increíble que en Washington, en pleno 2017, aún pasen estas cosas.

A todo esto el encargado del restaurante, James MacLeod, ha hablado con el Washington Post y ha explicado que aún no había podido hablar con el camarero y que seguía intentando descubrir qué había pasado: “El camarero en cuestión es búlgaro y habla cuatro idiomas. No sé si se confundió sobre lo que estaba diciendo o cómo lo estaba diciendo.” Vamos, que sólo faltaba que el camarero hablara en catalán.

MacLeod insiste en que el inglés no es la primera lengua del camarero y que tal vez se hiciera un lío al intentar decirles algo que ni él mismo acaba de entender: “No me puedo creer que un camarero dijera algo así. Es imposible que aceptáramos nada remotamente parecido a esto.

Es posible que el camarero no viera apropiado que los dos hombres compartieran el helado desde el mismo recipiente no porque fueran una pareja gay sino porque es un restaurante muy finolis y a una pareja hetero les hubieran dicho lo mismo. Hasta que el camarero búlgaro se explique pues no se sabe (Nota: si eres el camarero búlgaro y lees esto, ahora no uses mi interpretación como excusa, listo).

Lo que sí está claro es que aunque el restaurante se disculpe, Harry Henry y Ron y Hermione no tienen pensado volver al restaurante: “Fue muy humillante. Lo que nos hizo sentir fue increíble.

Fuente | The Independent

Deja tu comentario