• Los censores rusos eliminan una web de información para hombres gais VIH+ bajo la excusa de que incumple la ley contra la “propaganda” homosexual.

  • Malasia ha comenzado a bloquear páginas LGTB+, incluido el portal Utopia-Asia que es la principal fuente de información para viajeros gais en la región.


La persecución al colectivo LGTB+ y sus libertades en países tan profundamente homófobos como Rusia o Malasia no se limita únicamente a una cuestión de igualdad de derechos o de inseguridad en las calles: internet también sufre lo suyo.

Rusia ya tiene bastante experiencia en la clausura tanto de páginas webs como de grupos de VKontakte (el Facebook ruso) con la excusa de que incumplen la ley contra la “propaganda” gay. Hace unas semanas censuraban la red social Telegram, hace unos meses se cargaron la web Gay.ru y lo mismo pasó con un grupo de apoyo a menores LGTB: Children 404. La última web en caer ha sido Parni Plus (Chicos Plus), un portal LGTB+ sobre salud sexual para personas VIH+ que el Servicio Federal de Supervisión de Comunicaciones (conocido como el Roskomnadzor) decidió tumbar porque “promueve relaciones sexuales no convencionales“.

Desde el Roskomnadzor enviaron una notificación a la página anunciando que violaban la ley de 2013 porque “contiene información que desafía los valores familiares y promueven relaciones sexuales no convencionales“. La web ahora tiene posibilidad de apelar la decisión pero, como hemos visto en otros casos, las apelaciones no suelen servir para nada y es bastante probable que no se consiga salvar la página.

Dos notas curiosas. Por un lado a los activistas LGTB+ se les ha ocurrido marcar en Google Maps el edificio del Roskomnadzor como un bar gay que lleva tiempo cerrado, como forma de protesta por la censura. Por otro lado, una web que invita a los ciudadanos rusos a denunciar y torturar a las personas LGTB+ del país ha aparecido por primera vez como un dominio abierto (este tipo de webs son habituales en la Deep Web) para conseguir que cada día de mayo sea una “vuelta a Chechenia”, en referencia a la purga que se cree costó la vida a más de 200 personas LGTB+ el año pasado. Obviamente, nadie ha censurado esa página.

Te in-Teresa
Una de las fraternidades más antiguas de EE.UU. aceptará a hombres trans

Pero Rusia no es el único país que está atacando la libertad de expresión del colectivo. En Malasia, otro país institucional y socialmente homófobo, las autoridades han bloqueado el acceso a la web Utopia-Asia.com, una página de Bangkok que sirve como portal de viajes especializado en personas LGTB+ y personas con VIH.

Varios usuarios acudieron hace unos días a las redes sociales para protestar porque, una vez aterrizados en el aeropuerto de Kuala Lumpur, descubrieron que la web no era accesible ni a través del wifi del aeropuerto ni a través del wifi de varios establecimientos. Así lo denunció el Sinar Project, un colectivo que vigila la libertad de expresión de internet en el país, que descubrió que la empresa TMNet estaba redireccionando la página a un mensaje falso que avisaba de que la página había sido eliminada.

Malasia tiene un largo historial de censura LGTB+ en medios audiovisuales (recordamos, especilamente, el circo que montaron alrededor de la nueva versión de La Bella y la Bestia), pero ésta es la primera vez que atacan una página web. “Lo que dice esto es que Malasia, en lugar de cerrar páginas de sexo hardcore, decide acosar a una página comunitaria LGTB que ha sido recomendada durante años por la revista Time, el New York Times y Lonely Planet“, ha explicado el fundador de Utopia Asia, John Goss, en una entrevista; “Este movimiento es especialmente escandaloso porque Utopia -que es un recurso gratuito y no pornográfico- está diseñada para ayudar a mejorar las vidas de las personas. Malasia debería preocuparse por la corrosión de los derechos humanos y el auge de la intolerancia religiosa en lugar de qué proveedores de servicios sanitarios, hoteles o restaurantes acogen a los gais. De lo contrario están implicados en el crecimiento de una crisis humanitaria en su propio jardín, y eso va a hacer daño a los dólares de su turismo.

Te in-Teresa
El Reto del Celibato: ¿Puedes estar un año sin follar?

Fuente | Gay Star News

 

Deja tu comentario