• Pedro Sánchez anunció ayer por la tarde que dos hombres abiertamente gais, Fernando Grande-Marlaska y Màxim Huerta, serán los nuevos ministros de Interior y Cultura y Deporte.

  • Los nombramientos han encantado al colectivo gay, aunque hay algunos datos sobre ambos que no acaban de convencer a algunos sectores.

  • Y luego está el sector de los que no se leen esta web pero no pueden dejar de hablar de esta web, que están enfadados porque ni siquiera hemos “felicitado el gesto”.


Maricones, España tiene dos ministros gais. Ya lo sabéis porque lo habéis leído hasta en los subtítulos de la serie que viste anoche, que en lugar de “Anuncie aquí su producto – OpenSubtitles.org” ponía “Grande-Marlaska y Màxim Huerta nuevos ministros de Pedro Sánchez“. Cuando saltó la noticia ayer por la tarde yo ya estaba de retiro espiritual y LittleBab se ofreció a escribir algo rápido pero acabó quedándose frito. Porque, oh sorpresa, tenemos una vida fuera de la página y a veces dormimos y todo.

Lo cierto es que la noticia tampoco tiene mucho misterio, pero La Gente (TM) está enfadada porque aún no hemos publicado nada salvo un tweet en el que éramos cautelosos con la alegría descontrolada que había en redes:

Pues a Juan Carlos le pareció fatal:

¡Que ni siquiera hemos “felicitado el gesto”!

¡PERO CÓMO SE NOS OCURRE SER MARICONES Y SEGUIR VIVIENDO SIN HABER FELICITADO A LOS MARICONES QUE AHORA SON MINISTROS!

Para que conste: nosotros nunca nos hemos considerado un medio LGTB+ de referencia. Eso creemos que deben decidirlo otras personas y seguro que ninguna de ellas es Juan Carlos. Ni Marc. Marc tampoco cree que seamos un medio de referencia aunque tiene problemas para decidir si nos lee o no nos lee; primero ha dicho que no lee la web pero los artículos son una mierda, luego ha borrado ese tweet y ha publicado éste en el que dice que dejó de leernos porque parece que somos El Mundo Today y no tenemos “contenido de verdad“:

Y luego está éste, que simplemente es feliz cuando le hacen un poquito de caso:

Ahora te estarás preguntando: Hidroboy ¿por qué le das tanta cancha a esta gente y no nos hablas de lo importante, que es que tenemos dos ministros abiertamente homosexuales? (Inserto un gif de Drag Race para que Marc sea feliz)

Pues hay dos razones muy sencillas de entender.

La primera es que realmente la noticia sobre los ministros tampoco tiene mucho misterio. Grande-Marlaska será ministro de Interior y Màxim Huerta será ministro de Cultura y Deporte. Podríamos haber publicado eso sin más y quedarnos más anchos que largos. Al fin y al cabo somos una web LGTB+ y si os hemos ofrecido contenido “irreal” explicando, por ejemplo, quién es Ana Brnábic es lógico que hagamos lo mismo con los ministros españoles. Aunque solo sea porque nos pillan muchísimo más cerca.

Pero como aquí (aunque a alguno parece que le jode un poco) el que manda soy yo pensé que era mejor no lanzarse a lo loco a publicar y darle una vuelta al artículo para explicar lo que otros medios LGTB+ no te van a explicar porque están demasiado ocupados celebrando el hecho de que tenemos dos ministros gais en lugar de preguntarse quiénes son esos ministros y qué podemos esperar de ellos. Y no deja de ser una reacción tremendamente curiosa: si Mariano Rajoy hubiera hecho ministro a Javier Maroto nadie le aplaudiría únicamente por ser gay.

Así que vamos a hablar un poco sobre Fernando Grande-Marlaska y Màxim Huerta.

Huerta es periodista y escritor y le conocemos de sobra tanto por sus trabajos en televisión (como presentador de informativos en Telecinco o como colaborador en el programa de Ana Rosa) como por sus obras literarias. Algunos también le conocéis de sobra porque es amigo vuestro (y vais a estar insoportables ahora que tenéis un amigo ministro). El nombramiento de Huerta como ministro de Cultura es sorprendente pero es una elección tremendamente acertada porque, al igual que con el resto de su nuevo gabinete, Pedro Sánchez ha sabido poner al frente de cada ministerio a personas que conocen la materia sobre la que van a trabajar.

Bueno, Màxim no tiene ni idea de fútbol y el deporte en general le da pereza. Pero eso le pasa a cualquier ministro y hoy en día en España si algo necesita ser cuidado es la cultura y no tanto el deporte (el de primer nivel, ése ya tiene bastante, pensemos en el otro deporte mejor). Como hasta que no empiece a trabajar como ministro es absurdo juzgarle por ello que sepáis que cada uno de los tweets criticándole por no ser tricampeón olímpico responden a dos cosas muy sencillas: la homofobia y el clasismo. Porque uno puede ser heterosexual y no haber tocado un balón en su vida que ya verás lo bien que trata a la Roja; pero como seas maricón y hayas salido trabajado en televisión ¡ni se te ocurra ser ministro!

Hay otro tema polémico respecto a Màxim y es que entre sus tweets antiguos se están cogiendo cosas y sacándolas de contexto para atacarle. Lo cual es absurdo porque si le quieres criticar hay tweets perfectamente criticables sin necesidad de buscarle los tres pies al gato.

Por ejemplo:

Seamos sinceros: si eso lo escribe un hombre hetero lo ponemos a parir hasta que pase el siguiente machista por nuestro timeline. Porque sí, son tweets machistas y sexistas. En nuestro contexto mariconcil los percibimos como bromas inocuas, pero son lo que son y no hacemos ningún favor a nadie excusándolos. Ojo que no estoy diciendo que Màxim sea ni machista ni sexista, pero yo tampoco soy serófobo ni tránsfobo y alguna vez he soltado alguna burrada (incluso en esta web) que lo era. También es cierto que en 2010 o 2012 Màxim no tenía ni idea de que acabaría siendo ministro de Cultura (pero chico, has tenido tiempo de repasarte tu propio timeline).

Y ya que estoy, os voy a decir que sí: evidentemente al independentismo catalán no le hacen mucha gracia algunos de los mensajes que Huerta ha publicado durante los últimos años. No tanto ése en el que llama a Jimmy Jump “puto independentista” como éste en el que sostiene la idea de que el referéndum del 1 de Octubre en Catalunya fue una estrategia para conseguir “suficientes fotos“:

¡Oh! ¡Ya está Hidroboy criticando a Màxim Huerta por no ser independentista! ¡Es un sectario! ¡Seguro que me censura los mensajes y los tweets!“, oigo por ahí.

Mira cariño, a mí a estas alturas de la vida lo que opinéis o dejéis de opinar sobre el 1 de Octubre no puede importarme menos. Yo solo os estoy diciendo que a Màxim le están criticando mucho por esos tweets. Si quiero criticarle esa postura (y quiero, obviamente) lo haré en mis redes sociales personales y no en esta web, porque no ha lugar.

Por cierto, una cosa que a lo mejor se os está olvidando. Sí, son gais. Sí, hay más ministras que ministros. Sí, un astronauta. Sí, todo lo que queráis. Pero recordad: es un gobierno del PSOE. Lo digo porque hay que tenerlos cuadrados para haberte pasado tanto tiempo hablando del “PPSOE” para ahora soltar cosas como “Pedro Sánchez, nuestro Obama“.

Hay que reconocer, eso sí, que la jugada de Pedro Sánchez ha sido magistral. Al soltar los nombres de Huerta y Marlaska a la vez ha conseguido que no se hable del problemón que supone poner a Grande-Marlaska como ministro de Interior. El que está hablando bien de los nombramientos lo hace porque son gais (y hay muchas ministras, sobre las que también se puede cortar mucha tela); y el que está hablando mal lo hace porque son gais o porque Huerta salía en la tele.

¿Y por qué es un problemón que Marlaska sea ministro de Interior?

Porque aquí donde le ves:

Marlaska es gay, sí. Pero un poquito de derechas. (Y eso no es malo, que os veo venir, solo es un dato).

No nos vamos a poner ahora a desgranar toda la carrera judicial de Marlaska porque podríamos estar aquí hasta mañana y porque otros lo hacen muchísimo mejor que para eso cobran. Marlaska, que hasta ahora era vocal del Consejo General del Poder Judicial gracias al Partido Popular, fue el juez que pasó olímpicamente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (ése que tanto nos gusta cuando dice que la ley anti “propaganda” gay rusa es injusta y discriminatoria) cuando éste condenó a España por considerar que el juez de una causa contra 40 jóvenes acusados de pertenecer a Segi no hizo lo posible por evitar que los detenidos fueran torturados, lo que hizo que se anularan sus testimonios y los 40 jóvenes fueron absueltos. Curiosamente en 2013 excarceló a nueve etarras sin esperar el fallo del TEDH sobre la doctrina Parot; algo que él mismo dijo que le había supuesto un “desgarro emocional”.

Marlaska también fue el juez que investigó el caso del Yak-42, pero a pesar de imputar a cinco altos mandos del ejército por los 62 homicidios acabó archivando la causa. Marlaska también dijo en su momento que el gallego es “un dialecto (por suerte es ministro de Interior y no de Cultura). Y fue el juez que aseguró que en los CIEs no se vulneran los derechos humanos. Y fue el juez que secuestró la polémica portada de El Jueves porque ofendía a la Casa Real.

Pero eh, es gay. Y como somos una web gay tenemos que felicitar no sabemos muy bien a quién por su nombramiento.

Querido Juan Carlos: la felicitación que estás esperando tardará un poquito en llegar. Algo nos dice que la de Huerta es bastante más probable que acabe cayendo, porque seguro que es un gran ministro de Cultura. A Marlaska… Felicítale tú, si eso.

Si fuéramos una web gay como muchas otras nos habríamos quedado con el nombramiento de dos hombres cis-gay como ministros e incluso con el hecho de que hay más ministras que ministros en el nuevo ejecutivo. Destacaríamos el compromiso que Grande-Marlaska tiene respecto a los derechos del colectivo LGTB+ y lo que eso puede suponer tanto para poner en marcha de una vez la muy necesaria Ley Estatal LGTBI que proteja al colectivo frente a la discriminación LGTBfóbica como para garantizar los derechos de la comunidad trans.

Pero resulta que una de las cosas que implica lo del “mariconeo inteligente” que tenemos puesto debajo del logo de la web es, precisamente, que antes de publicar algo intentamos conocer bien las historias y los protagonistas de esas historias. Nos encantaría ser una web LGTB+ que aplaude cualquier gesto por parte de cualquier partido político hacia el colectivo. Si hiciéramos eso ayer por la tarde habríamos escrito una noticia chupi-guay sobre esto; y hoy tendríamos que explicar por qué en una web como ésta aplaudimos a un señor como Marlaska. Si hiciéramos eso, además, habríamos tenido que apaludir al PP por la relevancia que tiene Javier Maroto en su organización. Y haríamos lo mismo con Ciudadanos porque ponen una carroza en el Orgullo y son súper LGTBfriendly (aunque en realidad lo único en lo que realmente parecen destacar es en su defensa de los vientres de alquiler).

Pero mira, para eso están otros medios LGTB+.

No nos hace falta quitarnos ninguna careta porque nunca hemos llevado careta. Por suerte para nosotros y para vosotros en esta web nadie tiene que simular ser lo que no es. A estas alturas de la vida nadie os va a dar un Pulitzer por descubrir que yo, Jordi García, soy independentista. Tampoco os lo van a dar por descubrir que Juanra Fernández no lo es. O que Mafia Rosa firman con pseudónimo pero son dos chicos gallegos. El Pulitzer os lo darán si sois capaces de encontrar un solo artículo en el que usemos la causa LGTB+ para hacer proselitismo político. Lo sentimos profundamente, pero creemos que sería tremendamente hipócrita criticar el uso de la causa LGTB+ con fines comerciales para hacer lo mismo con fines políticos.

Que es, un poquito, lo que está pasando con los nombramientos de Huerta y Marlaska. Sobre todo con el de Marlaska, que menudo es.

Y por eso aquí no hay caretas que valgan, porque o somos transparentes en cuanto a nuestras intenciones y nuestro trabajo o lo que hacemos no sirve para nada. Y lo que hacemos lo hacemos como podemos, porque aunque no lo parezca somos una web pequeñita y no siempre tenemos el tiempo, los medios o la capacidad de publicar todo lo que nos gustaría publicar cuando nos gustaría publicarlo.

Evidentemente no podemos gustar a todo el mundo pero tampoco es algo que nos importe demasiado; de eso ya se encargan los que dicen que no nos leen. La Gente (TM).

Deja tu comentario