• El pasado mes de abril el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que dicha práctica “atenta contra los derechos humanos de las personas trans”.
  • El gobierno de Finlandia no ha dado ninguna razón para no atender las sugerencias del Consejo de Derechos Humanos.
  • Sakris Kupila, activista trans de Amnistía Internacional, ha liderado una campaña para que las autoridades cambien la ley que ha conseguido 16.000 firmas.

El pasado 25 de agosto el gobierno finlandés decidió no atender las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que les invitaba a modificar su “ley trans”, una ley que exige un proceso de esterilización para conseguir el reconocimiento del género sentido, lo que implica un proceso largo y doloroso para aquellas personas que quieran someterse a un proceso de reasignación.

Sakris Kupila. Foto: Amnistía Internacional.

El órgano de Naciones Unidas sugería principalmente dos modificaciones: por un lado, eliminar la esterilización, procedimientos médicos y el diagnóstico de salud mental como requisitos para el reconocimiento de género, y por otro, desarrollar un procedimiento rápido, basado en la autodeterminación y disponible independientemente de la edad y de la condición médica o financiera.

Actualmente, en Finlandia el género se asigna en la documentación al nacer y para poder modificarlo, además de la esterilización, se debe presentar un certificado médico que garantice que se desea vivir con otro género de forma permanente, y que actualmente realiza su día a día bajo dicho género. El proceso entero lleva más de tres años y no es accesible para menores de dieciocho años.

Según Transgender Europe, actualmente hay veinte países europeos donde se requiere un proceso de esterilización para que se reconozca el nuevo género.

Te in-Teresa
Le expulsan de la Universidad por protestar contra el matrimonio igualitario

mapa-trans-europa

Tras la denuncia de tres mujeres trans, el pasado mes de abril el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que exigir la esterilización atenta contra los derechos de las personas trans. Ahora, los países miembros deben adaptar sus leyes en esta línea.

Fuente | Amnistía Internacional

Deja tu comentario