• Hazte Oír denuncia que un “radical proLGTB” le ha partido la pizarra de un bar al representante de la organización en Cádiz, pocas horas antes de que organicen unas charlas LGTBfóbicas en el hotel Bahía Sur de San Fernando.


Si alguien tiene a mano un ibuprofeno, que se lo mande a Pedro Mejías, delegado de Hazte Oír en Cádiz al que, según parece, le han partido la pizarra de un bar en la cabeza esta mañana.

Pedro Mejías, el señor contra el que, supuestamente, se ha chocado una pizarra. Vete tú a saber por qué, oye.

Seguramente ya sabrás que la organización ultracatólica y ultraLGTBfóbica Hazte Oír ha organizado hoy 3 de mayo un “Encuentro Familia, Vida y Libertad” en el Hotel Bahía Sur de San Fernando (ya sabes a qué hotel no ir jamás) con unas charlas llamadas “Género y sexo: leyes que amordazan“. En la charla participarán Alicia Rubio, la portavoz de HO Teresa García-Noblejas y el catedrático de la Universidad de Sevilla Francisco José Contreras.

¿Y de qué va la charla? Pues de la misma mierda de siempre: señores y señoras con serios problemas de convivencia con el resto de la sociedad que no aguantan que tú puedas ser libre de ser y sentir como seas y sientes y se reúnen para decirse unos a otros lo amenazadísima que está su libertad de expresión. Porque aún no han entendido (y no lo entenderán jamás, así que no te esfuerces en explicárselo) que el discurso de odio no es libertad de expresión.

Desde hace días son varias las asociaciones LGTB+ que han protestado por la celebración de este encuentro y han pedido al alcalde de la ciudad, Jose María González “Kichi”, que hicieran lo posible por anularla.

También se pronunció en contra de esas charlas Francisco González, portavoz del grupo socialista en Cádiz:

Y, como suele pasar cuando la derecha más rancia en general ve una oportunidad así, los medios afines a los cristofrikis de Hazte Oír no perdieron el tiempo en victimizarse. Hoy mismo en Actuall.net dicen, por ejemplo, que el tweet de Kichi era una “amenaza” y que el de Fran González era una “censura” a la libertad de expresión.

No te rías tanto, porque en otros temas en los que prefiero no meterme ahora mismo algunos os habéis tragado (y lo seguís haciendo) esa retórica victimista.

A lo que iba.

Esta mañana Alicia Rubio y Teresa García-Noblejas iban a leer junto al monumento a la Constitución Española de 1812 una declaración pública “Por la comprensión, el respeto y la libertad. Que es muy gracioso porque eso te lo van a leer los que se niegan a comprender la realidad LGTB+, los que nos faltan al respeto constantemente con sus mierdas LGTBfóbicas y los que preferirían que tú no tuvieras la libertad que tienes. De hecho pueden ponerle el nombre que quieran a esa declaración, pero lo que realmente iban a hacer era quejarse por la Ley LGTBI que Podemos registró en el Congreso y que según nuestras previsiones se aprobará en algún momento entre hoy el año 2348.

Te in-Teresa
Trump quiere proteger al personal sanitario que se niegue a tratar a personas trans
Nosotras, esperando a que se apruebe la ley

Pero los discriminados son ellos, pobres cis-heteros, cuya única preocupación es que el PP se mantenga en el poder para poder seguir desgravando gracias a la Utilidad Pública que el gobierno de Rajoy se niega a retirarles.

Pues ahí estaban unos cuantos de Hazte Oír reunidos en el Bar Central de la calle Ramón de Carranza cuando, según cuentan ellos mismos, fueron reconocidos por “un grupo de radicales” y uno de esos terroristasradicales” cogió supuestamente la pizarra del bar (en la que se anunciaban las tapas del día) y cuando el grupo de fans de Jesucristo salía del bar supuestamente le ha arreado a Pedro Mejías en la cabeza, supuestamente partiendo la supuesta pizarra por la supuesta mitad.

Os avisamos de que la imagen que vais a ver a continuación es extremadamente gráfica y desgarradora y puede herir la sensibilidad de los seres humanos de la sensibilidad:

Gracias, Actuall, por la foto.

Pobre pizarra.

Desde la Asociación Lambda La Isla han emitido un comunicado de prensa desmarcándose del drama de la pizarra y dando por exitosa la concentración que ha tenido lugar esta mañana a las 12:00 en la Plaza de España de Cádiz, que han definido como “una jornada de confraternización y serenidad“. Las asociaciones LGTBI, feministas y en defensa de los derechos humanos aseguran rechazar el uso de la violencia porque “luchamos para que nuestras y nuestros menores no sufran la violencia que Hazte Oír propaga con su discurso. Por ello sólo hacemos uso de actitudes pacíficas y de resistencia sin violencia.” Lambda La Isla y el resto de asociaciones lamentan “un acto que ha sucedido, según nos cuentan, a varias calles de distancia de donde nos encontrábamos.

A todo esto la pizarra debe estar ya en la basura y Pedro Mejías ha ido al hospital donde, según Actuall, ha sido “necesiroi” (imaginamos que queiren decir necesario, pero con los nervios se les ha ido el dedo) realizar radiografías del cráneo y de la mano izquierda. A pesar de la aparente gravedad de la lesión, Pedro Mejías no ha perdido la oportunidad de grabar un vídeo desde el propio hospital para subirlo al Facebook de Hazte Oír y lamentarse amargamente. Además Mejías (que hoy tiene tiempo para todo) ya ha puesto una denuncia en la Policía Nacional, que por lo visto tiene experiencia en eso de los golpes en la cabeza, para que investiguen lo ocurrido.

El vídeo no te lo pienso poner aquí porque no me apetece aguantar a un señor acusar a Podemos de mandarle a “los radicales“. Podría inventarme un motivo de más peso, pero es que no me sale de los cojones darle cancha a esta panda así que os dejo con una de mis canciones favoritas de Britney:

Quien también ha condenado la agresión (si es que ha ocurrido) es el alcalde de Cádiz, Kichi:

Pero ¿no representa al colectivo LGTBI? Kichi, tengo una cosa que decirte a ti, a las asociaciones LGTBI y a todos vosotros:

Te in-Teresa
Rusia prohibe conducir a los transexuales

STONEWALL

No estamos en el Nueva York de finales de los 60 y obviamente la situación actual del colectivo no es la misma que en aquella época. Pero no nos olvidemos de que fue gracias a lo que empezó ese 28 de junio que hoy estamos como estamos (y tampoco olvidemos todo lo que nos queda por hacer, que es muchísimo). Evidentemente no te voy a decir que me parece fenomenal que la gente vaya partiendo pizarras de bares en las cabezas de los demás. No creo que sea necesario. Pero también te voy a decir que la justicia se encargará del que haya sido… Y no voy a ser yo el que le condene y le eche en cara lo que ha hecho.

Partir una pizarra (pobrecita, de verdad) en la cabeza de una persona adulta es un acto que no podemos condonar. Es violencia, sí. Pero es muchísimo más violento que esa persona adulta defienda a una organización que día sí y día también señala, ridiculiza, insulta, humilla y pone en riesgo el bienestar de los menores LGTB.

Comprenderás que si me solidarizo con alguna víctima de violencia lo hago con las de verdad, con los menores a los que ataca Hazte Oír.

Stonewall no fue un picnic, fue un disturbio. Un disturbio nacido de la injusticia y la discriminación. Que en España en pleno 2018 haya personas que pueden pasear un autobús tránsfobo, una avioneta LGTBfóbica, organizar charlas en las que constantemente nos humillan y desprecian es una injusticia y es discriminación. Y dado que hoy por hoy no tenemos leyes que nos defiendan de esta panda de degenerados que no tienen otra cosa que hacer que joder a los demás cuando lo que hagan los demás no les afecta en absoluto; y dado que el actual Gobierno de España parece sentirse cómodo llevando una pancarta contra nuestros derechos, para después llevar una a favor de nuestros derechos mientras se niega a condenar a los que vulneran nuestros derechos y les ofrecen ventajas fiscales…

No sé tú, pero yo empiezo a estar un poco cansadito de tener que aguantar constantemente los ataques y las vulneraciones de mis derechos. Y estoy mucho más cansadito de que, con la connivencia del PP (ese partido nada LGTBfóbico en el que algunos están encantados de formar parte), esta panda de privilegiados carguen de manera furibunda, injusta y despreciable contra los menores LGTBI.

Cuando el próximo menor LGTBI se suicide porque no aguanta más las trabas burocráticas, la LGTBfobia, el acoso, los insultos y toda la mierda que tenemos que aguantar fomentada por energúmenos intolerantes y radicales (pero de verdad) como éstos… Hablamos.

Así que, lo dicho: pobre pizarra.

P.D.: Por si queda alguna duda, que os veo venir. Desde Estoybailando.com condenamos todo tipo de violencia y creemos que la agresión, si ha existido, es intolerable y no representa al colectivo LGTBI+.

 

Y si el agresor nos está leyendo, escríbenos que te invitamos a una caña.

Deja tu comentario