• Jack Dorsey, CEO de Twitter, la lió el otro día al promocionar (en pleno mes del Orgullo) una cadena de restaurantes conocida por sus valores conservadores y LGTBfóbicos.


Lo que le gusta a las empresas plantar banderas del Orgullo en junio aunque luego se pasen los derechos LGTB+ por el forro, ¿verdad, amiga? Nosotros hace un tiempo publicamos este TOP de sitios en los que se pueden ahorrar la bandera, pero vamos a tener que actualizarlo para añadir un sitio más: Twitter.

Te pongo en antecedentes.

Corría el año 2012 cuando se descubrió que Chick-Fil-A, la segunda cadena de restaurantes de pollo frito más grande de Estados Unidos, llevaba años donando millonadas ingentes de dólares a organizaciones LGTBfóbicas y ultraconservadoras como el Family Research Council, Exodus International (que se dedicaba a ofrecer “terapias de conversión”) y Focus on the Family.

El público en general no se tomó muy bien la noticia y, aunque Chick-Fil-A no se ha arruinado después de un boicot de los defensores de los derechos humanos (ejem), el CEO de la cadena hostelera, Dan Cathy, tuvo que salir a dar explicaciones. Y las explicaciones fueron aún peor: Cathy confirmó que la empresa estaba en contra del matrimonio igualitario y de los derechos de las personas LGTB+. Insistió en que no son homófobos, que no tienen una agenda en contra de nadie, que simplemente valoran y defienden los valores tradicionales.

Por algo siempre hemos sido más de Kentucky Fried Chicken:

Ahora hacemos un fast-forward. Cambiamos de año, 2018, y de CEO: Jack Dorsey, de Twitter. Dorsey es también propietario de la aplicación Square, que permite hacer pagos desde el móvil en diferentes establecimientos. Y para demostrar lo útil que es, Dorsey publicó este tweet:

“Boost” (Impulso) es una característica de Square que te permite ahorrar dinero cuando haces un pago a través de la aplicación. Pero no a todo el mundo le ha sentado bien que el jefazo de Twitter se ponga a promocionar una cadena de restaurantes abiertamente LGTBfóbica, y menos aún en el mes del Pride. Así se lo hicieron saber muchos usuarios que recomendaban a Dorsey que borrara el tweet o se preparara para “la cantidad de publicidad gratuita que le estás haciendo a la GLAAD” o que impulsara su cabeza para “sacarla amablemente de tu culo“.

Soledad O’Brien, ex-presentadora de la CNN, citó a Dorsey señalando que ofrecer un “impulso” a Chick-Fil-A en pleno mes del Orgullo era una elección “interesante“:

A lo que Dorsey, que se acababa de levantar después de caerse del guindo, contestó con un: “Había olvidado completamente su pasado“.

Que no es tan pasado, Jack, que siguen siendo la misma empresa con los mismos valores LGTBfóbicos de mierda.

¿De verdad alguien cree que Dorsey no se dio cuenta? Pues sí, hay gente que sí. Porque en cuanto Dorsey publicó eso empezaron a quejarse los que no se habían quejado antes: los homófobos que se quejan del acoso contra los cristianos.

Pero las quejas de los homófobos nos importan una mierda.

Así que lo vamos a dejar aquí y vamos a reflexionar sobre lo que dijo Elton John de boicotear las redes sociales hasta que espabilen y empiecen a plantar cara al discurso de odio.

Algo que pueden empezar a hacer evitando publicitar empresas que fomentan ese discurso.

Fuente | Pink News

Deja tu comentario