• La ACLU llega a un acuerdo con un distrito escolar de Oregón para despedir al director y un trabajador de un instituto que discriminaban a los alumnos LGTB+ de forma abierta.

  • Una alumna denunció que, como castigo por cualquier cosa, la obligaban a leer pasajes antiLGTB de la Biblia.


Es tremendamente curiosa la apropiación de que la ultraderecha suele hacer de las palabras para denunciar lo que ellos hacen sin que nadie preste atención a lo que están haciendo. Así, por ejemplo, los medios ultras suelen llevar en sus nombres la palabra “libertad”, aunque su intención última siempre ha sido limitar las libertades de aquellos que no encajan en lo que ellos han decidido que es normal.

Y otra palabra que les encanta usar es “adoctrinamiento”. Que una persona explique a los alumnos cuál es la realidad de la diversidad afectivo sexual es, para ellos, adoctrinamiento. Pero no les verás quejarse de lo mismo en un caso como éste.

El Instituto North Bend, en Oregón, ha despedido a su director, Bill Lucero, y al oficial de recursos escolares, Jason Griggs, tras llegar a un acuerdo con la American Civil Liberties Union (ACLU) después de saberse que el centro discriminaba de forma sistemática a alumnos LGTB, castigándoles en ocasiones a leer la Biblia.

El pasado 6 de marzo el Departamento de Educación de Oregón envió una carta al superintendente del distrito, Bill yester, relatando los casos de abusos y discriminaciones que ocurrían en el centro y habían sido relatados por diferentes estudiantes. Esa carta fue publicada por el periódico local The World, y en ella se hablaba de una estudiante (sin identificar) a la que obligaron a leer pasajes de la Biblia como castigo por mostrarse abierta respecto a su orientación sexual. “La estudiante 3 no tuvo más opción que obedecer a la forma de castigo establecida por el director del centro“, explicaba el texto.

Te in-Teresa
Primera agresión homófoba en Rusia durante el Mundial de Fútbol

Esa “estudiante 3” es Hailey Smith, que detalló todo lo ocurrido en una carta publicada por la ACLU. Hailey explicó que además de obligarle a leer la biblia, en una ocasión paseaba de la mano con su novia por un parque cercano al instituto cuando un coche se lanzó hacia ellas. El conductor del coche, que parecía que iba a atropellarlas, era el hijo del director del centro; que pasó con el coche muy cerca de la pareja y les gritó “faggot!” y se alejó. Cuando Hailey se quejó a Jason Griggs, éste le dijo que ser homosexual era una elección y que como ella era abiertamente homosexual iba a ir al infierno.

Por si todo eso fuera poco, durante una clase de educación cívica, el profesor se dirigió a Hailey para decirle que el matrimonio homosexual era “más o menos lo mismo” que casarse con un perro. Hailey protestó ante el director, que le respondió que “todo el mundo tiene derecho a tener su opinión“. Al día siguiente el profesor se disculpó por el comentario mientras Hailey salía del aula; pero añadió un “Ahora no vayas a casarte con tu perro“.

Hailey presentó entonces una queja oficial al Departamento de Educación de Oregón, que entonces envió la carta al superintendente del distrito. “En conclusión” finalizaba la carta, “este departamento cree que puede haber ocurrido discriminación en base al sexo y a la orientación sexual“; y urgía al distrito escolar a llegar a un acuerdo con los denunciantes en menos de 30 días. Y así ha sido: representado por la ACLU los estudiantes han conseguido que el distrito despida al Lucero y Griggs.

Te in-Teresa
Detienen a un hombre por amenazar en Grindr con "matar a 85 maricones"

Matt dos Santos, director legal de la ACLU en Oregon, ha celebrado el acuerdo tomado en nombre de Hailey su ex-novia, Liv, asegurando que los despidos mandan “un mensaje claro a todo el mundo en el distrito: si rompes la ley al discriminar a alumnos LGTBQ o haces proselitismo religiosa en la escuela, las consecuencias son serias.

Pero el acuerdo de la ACLU  con el distrito escolar no solo se limita al despido de Griggs y Lucero. Durante los próximos cinco años ese distrito recibirá atención extra por parte de la Junta Educativa y todas las escuelas que lo forman están obligadas a trabajar con la ACLU para ofrecer al personal varios cursos de sensibilización y formación contra la discriminación.

Fuente | Pink News

Deja tu comentario