Arlene Foster continuará haciendo uso del mecanismo de veto porque los gays se meten con ella en internet.

[divider]Actualidad | La puta actualidad[/divider]

¡El Reino Unido se rompe! ¡No hay igualdad para todos sus ciudadanos en todos sus territorios! Y lo más irónico, queridas amigas, es que se debe a la homofobia recalcitrante del partido unionista (DUP) que gobierna en Irlanda del Norte. Estos simpáticos señores, que tienen como principio irrenunciable que el territorio es muy y mucha parte del Reino Unido, tienen también un ideario profundamente conservador y no les gustan nada esas moderneces de que los maricones se casen entre ellos, como ya pueden hacer en el resto de territorios de las Islas Británicas.

Vale, es un lío, pero no tan grande como el que tiene Arlene Foster en su cabecita.
Irlanda del Norte, sólo faltas tú…

El territorio norilandés es el único donde no existe matrimonio igualitario y todo parece indicar que seguirá siendo así al menos durante cinco años más, después de que Arlene Foster, su primera ministra, haya afirmado que tiene unas convicciones tan fuertes acerca de lo que debe ser el matrimonio que seguirá promoviendo el veto a la ley del matrimonio para homosexuales mientras le sea posible hacerlo.

El apoyo en el territorio es mayoritario (el 70% según muestran las últimas encuestas) y también son mayoría los partidos a favor de aprobar la ley en el parlamento, pero las distintas propuestas que ha habido hasta ahora han fracasado porque el partido de Arlene Foster se empeña en vetarla recurriendo al Petition of Concern, un mecanismo que fue inicialmente diseñado para aprobar ciertas leyes con un amplísimo consenso después de los acuerdos de paz del Ulster. Es bastante irónico que un mecanismo que fue diseñado para proteger los derechos de ciertas minorías sociales se haya utilizado ya cinco veces para negar derechos a algunos ciudadanos.

Te in-Teresa
El estado de Kentucky quiere legalizar la homofobia

Todo esto a la primera ministra le da bastante igual, y como decíamos antes continuará usando la petition of concern porque la ve una herramienta maravillosa para hacer lo que le dé la gana política. Además, ha declarado que ella no es homófoba pero que recibe muchos mensajes críticos con su política LGTB en las redes sociales, que son mensajes en los que le dicen cosas muy feas y que todo eso sólo sirve para que se mantenga firme en sus posiciones. Así que ya sabéis, amiguitas, no os metáis con Arlene porque es muy sensible, le sientan muy mal las cosas que escribís sobre ella en el Facebook y como una política su forma de decir “ahora me enfado y no respiro” es usar sus poderes para vetar una ley que no le gusta.

Sus palabras exactas fueron “No, no lograrán influir en mi enviándome insultos. De hecho, eso hace que yo vaya completamente en la dirección contraria, y la gente tiene que pensar un poco sobre esto”. Nosotros creemos que lo que sobre lo que tienen que pensar muy seriamente los norirlandeses es a quién tienen como primera ministra y a quién van a votar en las próximas elecciones.

RECREACIÓN: Arlene Foster leyendo el Facebook
RECREACIÓN: Arlene Foster leyendo el Facebook

Como buena reina del mal cristiana,  nuestra amiga Arlene dice que no entiende tanto revuelo. En unas recientes declaraciones a la BBC ha afirmado que tiene muchos amigos gais los homosexuales son bienvenidos en su partido y que tiene muchos votantes que lo son, pero que no consentirá en redefinir el matrimonio y que de todas formas muchos gais no quieren casarse y están contentos con una ley de uniones civiles. Por supuesto, ella no se ha enterado ni de la encuesta de la que hablamos antes ni de manifestaciones como la del Orgullo de Belfast de este año, en la que miles de personas pidieron acabar con el veto al matrimonio.

Te in-Teresa
La homofobia cuesta a los países 100.000 millones de dólares al año
Ya sabéis, no hagáis llorar a Arlene. Sus rabietas las pagan todos en Irlanda del Norte.
Ya sabéis, no hagáis llorar a Arlene. Sus rabietas las pagan todos en Irlanda del Norte.

[divider]Fuente: Pink News[/divider]