• La directora de la UER manda una carta al presidente de Ucrania avisándole de que o deja entrar a la rusa o Ucrania podría ser expulsada de Eurovisión en el futuro.
  • Ucrania insiste: el veto no es a Rusia, es a la cantante.

En la UER este año no ganan para disgustos. Disgustos que se podrían haber ahorrado si, como ya avisó mucha gente hace un año, no hubieran permitido que Jamala participara en (y ganara) Eurovisión con una canción que tenía un importante mensaje político.

Por si no lo sabes, 1944 hablaba de la deportación del pueblo tártaro en Crimea que Stalin ordenó durante la Segunda Guerra Mundial. Y cuando hace unos años Rusia y Ucrania entraron en conflicto, los tártaros de Crimea denunciaron que los rusos no les estaban tratando demasiado bien. De ahí que 1944 se entendiera en el Kremlin como un ataque a su país.

Cuéntale más, le interesa

Sabiendo eso, era de esperar que este año Rusia tuviera guardado su as bajo la manga y ese as tiene la forma y la voz de Yuliya Samoilova, una chica rubia que canta una canción aburridísima a la que Ucrania ha prohibido entrar en el país porque pesa sobre ella una prohibición de entrada al territorio ucraniano después de que Samoilova participara en un concierto en Crimea en 2015.

“He mezclado ácido clorhídrico con ácido sulfúrico, y mi visado y Crimea… La he liao parda.”

Cuando Ucrania dijo que Samoilova no podía entrar al país y, por lo tanto, no podía participar en el festival; Rusia corrió a quejarse y la UER decidió que era más importante no enfadar a los rusos y pasarse las leyes ucranianas por el arco del triunfo. Los rusos se negaron a cambiar al representante (que no la canción) y la UER les ofreció participar vía satélite, a lo que también se negaron. La propuesta, por cierto, sentó muy mal a otros países y a los eurofans, en lo que se entendía como una concesión sin precedentes a los rusos.

Te in-Teresa
PELÍCULA Y MANTA: Skyfall, Lincoln y El Hobbit

Ellos quieren que Somoilova esté en el escenario, y la UER en lugar de respetar la legalidad de Ucrania ha enviado una carta al primer ministro del país, Volodymyr Groysman avisándole de que si no dejan entrar a Somoilova en su territorio para que participe en Eurovisión, Ucrania podría ser vetada en futuros festivales: “Estamos cada vez más frustrados, de hecho estamos enfadados, porque la competición de este año esté siendo utilizada como una herramienta en la continua confrontación entre la Federación Rusa y Ucrania” ha explicado Ingrid Deltenre, directora de la UER. En la carta, la UER avisa a Ucrania de que prohibir la entrada a la cantante rusa podría tener “un gran impacto en la reputación internacional de Ucrania como nación Europea, moderna y democrática.

“Aim sori, ar yu mai personal sopper?”

El comportamiento de Ucrania es completamente inaceptable” decía Deltenre hace unos días en una entrevista a un periódico alemán, “El Festival de Eurovisión se supone que ha de ser un momento agradable y reunir a millones de personas; no debe ser usado para incitar a unos contra otros.

Que me gustaría preguntarle a mí a la señora Deltenre si, en caso de que el Festival se celebrara en Rusia y el Kremlin le prohibiera la entrada a algún participante por haber infringido su ley contra la “propaganda homosexualiban a ser tan comprensivo con los rusos.

Algo me dice a mí que no.

Mientras tanto el vice primer ministro ucraniano ha dejado clara cuál es la posición de su país: Rusia no tiene prohibida la entrada a Kiev, Samoilova sí. En un vídeo publicado por él mismo, Vyacheslav Kyrylenko explica que Samoilova “violó la legislación ucraniana al actuar en la anexionada Crimea“. Kyrylenko explicó que ellos basan su decisión no sólo en el hecho de que Samoilova quebrantó la ley ucraniana sino que también quebrantó la legislación internacional puesto que ningún organismo mundial ha reconocido la anexión de Crimea a Rusia, y añadió: “Reitero que Rusia puede participar en el Festival de Eurovisión de 2017 en Kíev, pero sólo si su participante no ha violado la legislación Ucraniana.

Te in-Teresa
"El hombre que conocía el infinito". Vale ¿y qué más?

Que hay que tenerlos cuadrados para ser el gobierno de Ucrania y reclamarle a los demás que cumplan la legislación internacional.

Seguiremos atentos a este drama. Porque está claro que 2017, sí que sí, está siendo el año del #EuroDrama. Y sí, soy consciente de que esto no le hace ningún bien a nuestro argumento de que no todo en Eurovisión es política. Ya no sé si estoy hablando de un festival de canciones o un capítulo de House of Cards.

Fuente: Wiwibloggs

  • Nagore Gore

    Hola te lo digo desde el cariño y sin acritud pero esta frase…
    “Y cuando hace unos años Rusia y Ucrania entraron en conflicto, los tártaros de Crimea denunciaron que los rusos no les estaban tratando demasiado bien.”
    Me parece que se pasa de frívola y eso que me encanta ser frívola pero cuando hay muertes, guerras, asesinatos, violaciones o deportaciones de por medio al ver que usas la frase “no les estaban tratando demasiado bien” como quién dice “Quítame de allí esas pajas…” pues me han chirriado las entrepiernas honey.
    Un beso enorme.