• La policía de Riad detiene a 35 personas vestidas de mujer en una redada y dos de ellas mueren en prisión por las torturas a las que les sometieron, según los activistas.

La policía de Riad, la capital de Arabia Saudí, llevó a cabó una redada en un albergue después de haberlo vigilado durante días para detener a todos los hombres vestidos de mujer que encontraran en el interior. Entre los 35 detenidos había dos personas, Meeno (26 años) y Amna (35), que han sido asesinadas durante su estancia en prisión.

A pesar de que muchos medios (incluidos los locales) están hablando de Meeno y Amna como personas transgénero, parece que no se puede confirmar cuál era su verdadera identidad de género. Te explico esto para que entiendas que el titular de esta noticia y lo de “hombres vestidos de mujer” no están puestos a la ligera ni mucho menos se tratan de expresiones tránsfobas. La excusa de la policía para llevar a cabo la redada era detener a todos los hombres “travestidos” y que mantenían relaciones “homosexuales” que había en el albergue, independientemente de su identidad de género. Y dado que el gobierno de Arabia Saudí se niega a ofrecer más información sobre las detenciones es imposible verificar esa información. Tanto en Arabia Saudí como en Pakistán, país de origen de las dos víctimas, el travestismo y la transexualidad (que todos sabemos que son dos cosas que no tienen nada que ver) son duramente criminalizados.

Es por este motivo por el que me parece que lo más respetuoso es referirme a Meeno y Amman utilizando el género neutro.

Meeno y Amna fueron llevades a prisión y una vez allí les introdujeron en sacos y fueron golpeades con palos, una práctica habitual en las prisiones saudíes. A causa de las heridas provocadas por la policía, murieron.

Del resto de detenidos, 11 sobrevivieron a las torturas y fueron puestos en libertad tras pagar una multa de unos 40.000 euros, pero hay 22 que siguen bajo “custodia” policial.

El activista pakistaní por los derechos humanos, Qamar Naseem, ha denunciando las torturas a las que la policía somete sistemáticamente a los detenidos como un acto “cruel e inhumano” y ha remarcado que en estos países “no hay nadie ahí para salvarles porque la vida de una persona transgénero no tiene valor para nadie, ni siquiera para nuestro propio gobierno.

Naseem reclama además al gobierno saudí que ofrezca más información sobre los detenidos, que parece ser que estaban celebrando una ceremonia típica de la comunidad trans en Pakistán llamada Guru Chela Chalan, en la que eligen a su líder “gurú“: “Queremos información porque ahora mismo la situación es muy confusa y muchas personas de la comunidad transgénero en Arabia Saudí están asustadas y se sienten en peligro.” explica Naseem, “(A los detenidos) No se les está tratando de forma justa incluso bajo las leyes criminales de Arabia Saudí, y no son sólo personas de Pakistán, hay personas de diferentes partes del mundo.

Arabia Saudí fue, por cierto, uno de los países que presionó a las Naciones Unidas para eliminar los derechos LGTB de su plan de desarrollo internacional. Desde Amnistía Internacional reconocen que han sido incapaces de confirmar las informaciones, pero urgen a las autoridades saudíes a que lleven a cabo una investigación para llevar ante la justicia a cualquiera que haya podido participar en estas ejecuciones extrajudiciales.

Las personas de género fluido son maltratadas, a veces incluso azotadas” ha declarado Qamar Naseem a The Independent, “Si alguien es arrestado por segunda vez bajo esta misma ley pueden ser ejecutados.

[divider]Fuente: The Independent[/divider]