Hola, Cristina Cifuentes.

Escribo este artículo pensando especialmente en ti. En ti y en todos aquellos que se quejaron hace unos días por un supuesto veto de los organizadores del MADO al PP para que no estuvierais en la manifestación. También pienso un poquito en Begoña Villacís, de Ciudadanos, que dijo que el Orgullo es ya una fiesta de todos los madrileños y no debe politizarse (demostrando que en su partido sólo saben lo que significa el Orgullo LGTB cuando toca colgarse una medallita.)

Os voy a presentar (si no le conocéis ya) a Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá. Canadá es el país del que llegan la mayoría de realities de Divinity, por si así os situáis un poco mejor.

Canadian Liberal Party leader Justin Trudeau walks from the parliament to give a press conference in Ottawa on October 20, 2015 after winning the general elections.    AFP PHOTO/NICHOLAS KAMM        (Photo credit should read NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)
AFP PHOTO/NICHOLAS KAMM

Trudeau se convirtió el pasado sábado en el primer líder de un país (al menos que se tenga constancia) que marchó en la cabecera de la manifestación del Orgullo LGTB. Lo hizo en Toronto. Y a nadie le sorprendió porque en realidad Trudeau lleva años acudiendo a la manifestación por los derechos del colectivo LGTB, solo que ésta vez lo ha hecho como Primer Ministro.

justin-trudeau-orgullo-toronto

Y te preguntarás, Cifuentes, por qué Trudeau sí y tú no. O Villacís, estará pensando por qué es tan importante que un político de ese nivel acuda a una marcha del Orgullo si no es una manifestación política. ¡Qué lío, tía!

Trudeau en la manifestación del Orgullo de Toronto (Foto de Mark Blinch/AP)
Trudeau en la manifestación del Orgullo de Toronto (Foto de Mark Blinch/AP)

Pues es que resulta que Trudeau, además de estar considerado uno de los políticos más sexys del mundo, es un aliado -de verdad, no como vosotras- del colectivo LGTB. Justo antes de la manifestación se sentó a hablar con un periodista del Daily Xtra y durante 17 minutos estuvo charlando sin tapujos sobre las medidas que su gobierno pretende tomar con respecto al colectivo LGTB. Desde equiparar la edad de consentimiento del sexo vaginal y el sexo anal hasta la prohibición a los hombres gays de donar sangre, pasando por los derechos de las personas trans, los refugiados de Siria e incluso cómo la defensa de los derechos LGTB afecta a sus relaciones internacionales.

Te in-Teresa
La derecha transfóbica acusa a National Geographic de "abuso de menores"

Una de las promesas que Trudeau hizo durante la campaña fue la de eliminar la prohibición de donación de sangre por parte de hombres gays; a pesar de eso lo que por ahora ha hecho el gobierno ha sido reducir la ventana de “seguridad” de cinco a un año: “Estoy muy decepcionado con esa decisión. Reducir de cinco años a uno la prohibición es un pequeño paso en la dirección correcta, pero no supone ninguna diferencia para la gente que quiere donar sangre. Por eso vamos a invertir tres millones de dólares en investigación para ser capaces de cumplir esa promesa. Es muy frustrante para mí, pero a veces esto es lo más rápido que puede ir un Primer Ministro.

Trudeau en el Orgullo de Toronto de 2015
Trudeau en el Orgullo de Toronto de 2015

Otra de las cosas que Trudeau ha declarado como una prioridad para su gobierno es mejorar la situación del colectivo Trans, “Canadá tiene mucho en lo que ponerse al día“; y entre las muchas cosas que quiere llevar a cabo ya están estudiando cómo simplificar los trámites para cambiar el sexo en un documento de identidad e incluso añadir el género neutro a los mismos.

Canadá es, además, uno de los países que más refugiados de Siria está acogiendo; y aunque por motivos de seguridad no aceptan a hombres que viajan solos, sí aceptan a hombres gays que son perseguidos en su país tanto por el gobierno como el los terroristas del Estado Islámico. Además Trudeau fue un firme defensor de los derechos del colectivo LGTB en la última reunión que tuvieron los países miembros de la Commonwealth y asegura que todos los países que requieran ayuda económica por parte del gobierno canadiense o quieran establecer una relación comercial tendrán que asegurar que hacen cambios para mejorar la situación del colectivo. De hecho ha hablado con todos los embajadores de Canadá en el mundo para dejarlos claros la postura de su país con respecto al tema y lo importante que es que ellos transmitan los valores del país.

Sobre su presencia en el Orgullo de Toronto, Trudeau explica en la entrevista que mucha gente aún le pregunta si el Orgullo sigue siendo necesario y tiene claro que sí. La tragedia del club Pulse de Orlando o el hecho de que en muchos países no se puedan organizar manifestaciones del Orgullo son algunas de las razones por las que sigue siendo algo relevante en Canadá: “Aún tenemos mucho camino por andar. Que el Primer Ministro, el jefe del Gobierno, acuda a la celebración del Orgullo, es un hito importante y me siento increíblemente privilegiado de ser ese Primer Ministro.

Te in-Teresa
Arcópoli lanza un programa de voluntariado para universitarios en el Orgullo

¿Lo ves, Cifuentes? Ya te lo dijo Carla Antonelli: la pancarta del Orgullo no es gratis. Si tanto te importa estar ahí, demuéstralo con tus políticas. Trudeau lo hace.

Fuente | GayStarNews