• El gobernador que aprobó la ley tránsfoba en Carolina del Norte se queja ahora de que no consigue trabajo porque el mundo le ve como un intolerante. ¡Qué pena!

Recordarás a Pat McCrory porque en esta web te hemos hablado mucho de él. McCrory fue el desgraciado que aprobó la HB2, la ley que prohibía a la personas trans de Carolina del Norte utilizar los baños públicos acordes a su identidad de género.

En su estado se lió tan parda que la ley de McCrory no sólo supuso pérdidas millonarias (por la cantidad de eventos y empresas que se largaron a estados más respetuosos), sino que el gobierno se gastó medio millón de dólares de un fondo reservado a desastres naturales para defender la ley en los tribunales. Y además perdió las elecciones en favor de un gobernador demócrata que se las está viendo crudas para derogar dicha ley.

Pues en una entrevista al podcast evangélico WORLD, McCrory ha reconocido que tras abandonar la oficina del gobernador le está costando mucho encontrar trabajo porque todo el mundo le tiene por un tránsfobo intolerante. Hablando sobre la ley, McCrory dijo que: “A día de hoy sigue teniendo un impacto en mí, incluso tras haber abandonado la oficina. La gente es reticente a contratarme porque ‘¡Madre mía! ¡Es un intolerante!’; lo cual es la última cosa que soy.

McCrory ha explicado en otras entrevistas que se está ganando la vida haciendo algunos trabajos de consultaría, pero que no le dieron un puesto de profesor en una universidad porque la facultad temía que eso provocara protestas de varios estudiantes. “No es así como debería funcionar el sistema Americano, purgando a otros por sus opiniones políticas.

Te In-TERELU:  El We Found Love de Trihanna es lo más grande de 2016 (por ahora)

Nota para McCrory: lo tuyo no era una opinión política. La transfobia no es una opinión. Así que sí, así es justo como debería funcionar el sistema americano.

Los demócratas, por cierto, han publicado un comunicado riéndose del drama de McCrory recordando que la HB2 le costó al estado cientos de miles de millones de dólares y miles de puestos de trabajo: “Suponemos que a esa lista de pérdidas podemos añadir también la carrera del Gobernador McCrory.

Fuente: Queerty