• Fuentes cercanas a la UER aseguran que el organismo europeo está “muy preocupado” por la utilización política del certamen musical que el gobierno de Israel pretende hacer con el mismo.

  • La UER avisa de que podrían negarse a celebrar el festival en Jerusalén si hay muchos países que se nieguen a participar en 2019.

  • Desde la UER harán “caso omiso” a las declaraciones del ministro israelí de comunicación que aseguró que iban a invitar a Arabia Saudí a participar en el festival.


Cuando hace unas semanas Netta se alzaba con la victoria en el Festival de Eurovisión, se lió parda. En cuanto recogió el trofeo la cantante israelí pareció olvidarse del mensaje antibullying de su canción y soltó un “¡nos vemos el año que viene en Jerusalén! que no sentó nada bien ni siquiera a los organizadores del festival, la UER.

La situación política ahora mismo en Jerusalén es muy complicada (no voy a meterme mucho en ese jardín -por desconocimiento, básicamente-) y en la UER no ven nada claro que el festival se celebre en esa ciudad. Además es tremendamente pronto (y más lo era con el Festival aún sin desplegar los créditos de la final) para hablar de en qué ciudad se celebrará, algo que normalmente se conoce en verano.

Así que tras una primera reunión de la UER con la KAN (la televisión pública israelí) llevada casi en el máximo secreto, la prensa israelí ha publicado que la posición de la UER es no celebrar el festival en Jerusalén si otros países se niegan a participar en Eurovisión 2019. Y es algo que ya está ocurriendo. Como explican desde Eurovision-Spain.com, ya hay cuatro países en los que ha comenzado un movimiento para presionar a las televisiones públicas y que no participen en el Festival del próximo año si se elige Jerusalén como sede. El alcalde de Dublín pidió a la RTE que, de ser así, Irlanda no participe como muestra de solidaridad y respeto por Palestina. Lo mismo ocurre en Suecia y Reino Unido, donde varios partidos políticos ya han planteado la misma opción. En Islandia hay una petición online firmada por 25.000 personas (el 10% de la población total del país) que exige lo mismo, lo que ha llevado a la RUV a asegurar que se plantearán la opción en una reunión el mes que viene después de hablar con otras delegaciones nórdicas para ver qué van a hacer.

Te in-Teresa
Teaser de la 2a Temporada de THE NEWSROOM
Islandia, Irlanda, Suecia y Reino Unido debatiendo si ir a Jerusalén o no.

Por el momento desde la UER trabajan con la KAN para determinar si Jerusalén cumple los requisitos de seguridad y capacidad para organizar el Festival, pero mientras tanto el resto de países han de ir confirmando si participan o no. Cuanto más se incline la balanza por Jerusalén más países pueden negarse a participar, así que la elección no está cerrada y no será fácil llegar a un acuerdo. Por todo eso se sabe que la UER está manteniendo contactos con las delegaciones de Chipre (Eleni Foureira quedó segunda) y Austria (Cesár Sampson quedó tercero) por si hay que cambiar de país anfitrión.

RECREACIÓN: La UER cambiando de país anfitrión en el último momento.

Pero el lugar en el que se celebrará el Festival no es la única polémica que desde el gobierno de Israel han decidido lanzar al aire. Porque si la estás liando parda y nadie te dice nada… la lías aún más. El ministro de comunicación israelí, Ayoub Kara, aseguró en una entrevista en la cadena Knesset TV que su país iba a invitar a Arabia Saudí a participar en el Festival y que les encantaría que Túnez regresara al certamen.

Desde la UER aclararon que ningún país puede participar en Eurovisión sin formar parte de la propia UER (salvo Australia, que está asociada al ente) y que, obviamente, ningún país tiene potestad para invitar a nadie a participar porque eso lo decide la UER. Hay que tener en cuenta que la KAN es una cadena de televisión creada hace más o menos un año para sustituir el antiguo ente público del país y ahora mismo está bajo un fuerte control del gobierno.

Todas estas bravuconadas israelís han llevado a la UER a estar muy preocupada por la politización del Festival del año que viene. Fuentes cercanas al organismo europeo han afirmado que la UER hará “caso omiso” a las ideas del ministro israelí, Ayoub Kara. Pero además mantienen abierta la puerta que llevaría a que el Festival de 2019 se celebre en otro país. En un movimiento bastante inusual desde las redes sociales de la UER se ha pedido a todos los eurofans que esperen para empezar a reservar los vuelos y alojamientos hasta que se informe “sobre dónde y cuándo tendrá lugar“.

Te in-Teresa
Rubén Cortada: empotrando desde Cuba

Fuente | Eurovision-Spain, Fórmula TV

Deja tu comentario