• Una pizzería de Tasmania se encuentra con un enorme cartel homófobo en su pared… y decide arreglarlo. Un poquito.
  • El día que a nosotros no pase eso, arde el cartel, arde la pared, arde la pizza, Tasmania y hasta el móvil desde el que estás leyendo esto.

Ya te hemos contado que ahora mismo en Australia hay un poco de tensión en el ambiente a costa del voto postal con el que el primer ministro, Malcolm Turnbull, ha decidido torturar al colectivo LGTB haciendo que todo el país vote para ver si el parlamento tiene que hacer lo que debería haber hecho hace años: legislar el matrimonio igualitario.

El movimiento de Turnbull al sacarse de la manga este voto postal (después de que el Senado le tumbara un referéndum carísimo) sólo ha servido para retrasar lo inevitable y para que los homófobos de todo el país hagan campaña a lo loco soltando todo tipo de mierdas y mentiras y ataques hacia el colectivo. Y es legal. Porque Australia no tiene una ley que proteja al colectivo LGTBI del ataque del odio y porque la campaña en el voto postal no está sujeta a la misma regulación que las campañas políticas.

Eso ha hecho que, entre los cientos de carteles y pósters homófobos aparecidos por el país, los de la Coalition For Marriage colgaran esta enorme lona en mitad de la ciudad de Launceston, en Tasmania.

“ESTÁ BIEN DECIR QUE NO”

Con lo que no contaban era con que a la pizzería que está justo al lado, la Wiseguise PIzza, no le sentara nada bien tener semejante mamotreto homófobo al lado. Así que varios empleados solicitaron permiso al dueño para arreglar la situación, el dueño dijo que sí, cogieron unos cubos de pintura y…

Te in-Teresa
Una señora se ha casado con una estación de tren y dice que es "lo mismo que ser gay"

“ESTÁ BIEN DECIR QUE NO A LA PIÑA EN LA PIZZA!”

Uno de los empleados de la pizzería ha dicho a la prensa que “es un debate enorme ahora mismo, obviamente, todo el mundo está hablando sobre si la pizza debería llevar piña o no.

Pero el director de la pizzería, Alex Jones, ha sido un poco más serio y ha dicho que ellos están ahí para hacer pizza, no para entrar en temas políticos (mal, porque HAY que entrar en temas políticos). Jones reconoce que le preocupaba que los clientes pensaran que, al tener el cartel justo al lado, la pizzería apoyara el voto por el NO: “Intentamos, como negocio, no tener una visión política. Así que creo que nos hemos distanciado. Creo que es mejor solución que dejar ahí únicamente el cartel. Así somos los australianos, cogemos un problema gordo que tiene a mucha gente dividida y lo convertimos en algo más ligero. Obviamente defendemos la libertad de expresión, y tenemos suerte de vivir en un país que nos permite ser así.

Vale Alex, todo eso es muy bonito. Pero recuerda esto: Votar NO al matrimonio igualitario ES HOMOFOBIA. Y la homofobia NO ES UNA OPINIÓN.

(Y la pizza con piña es maravillosa y si no te gusta pues no la pidas)

Fuente | Queerty

Deja tu comentario