• La Federación Australiana de Organizaciones contra el SIDA tiene un plan que costaría 32,5 millones de dólares al año y que estiman podría acabar con las nuevas transmisiones de VIH para 2020.
  • Además de acabar con el virus, el gobierno podría ahorrarse 82 millones de dólares en nuevos tratamientos antirretrovirales.

En Australia cada año se diagnostican unos 1.000 nuevos casos de VIH. Es una cifra relativamente alta si tenemos en cuenta que España, con una población de más o menos el doble, es el país de la Unión Europea con una tasa de nuevas infecciones más alta con unos 3.500 casos al año.

Así que la Federación Australiana de Organizaciones contra el SIDA ha diseñado un plan de ruta que espera ser financiado totalmente por el gobierno y que tiene el potencial para prevenir unos 2.000 potenciales nuevos diagnósticos al año en los próximos tres años, lo que podría significar -ojo a esto- que Australia se convierta en el primer país del mundo en detener la transmisión del VIH.

Darryl O’Donnell, director ejecutivo de la Federación, ha declarado que Australia está ahora mismo en un “punto de inflexión” con los nuevos casos de transmisión estancados en los 1.000 al año los últimos cinco años, “pero la capacidad para detener las transmisiones de VIH están a nuestro alcance. Igual que lideramos al mundo a la hora de contener el VIH en los 80, podemos liderarlo para acabar con las transmisiones.

Para conseguir este objetivo el plan de la Federación pasa por pedir al gobierno que vote a favor de financiar de forma completa una campaña que incluye una gran inversión en programas de educación, publicidad e información dirigida a los grupos de riesgo, promover la PrEP, la práctica del sexo seguro y los tests rápidos y gratuitos. Según las estimaciones de la Federación, ese plan tendría un coste de unos 32,5 millones de dólares australianos al año; lo que podría llevar a que en tres años no hubiera más infecciones por VIH en el país y para 2020 el país se habría ahorrado 82 millones de dólares en tratamientos antirretrovirales. Como explica O’Donell: “Acabar con las transmisiones de VIH es lo correcto. Varios miles de Australianos se librarán del estigma y la discriminación que continúa floreciendo a la sombra del virus. Y tiene un extraordinario sentido financiero. Si invertimos ahora en acabar con las transmisiones de VIH, disfrutaremos de un gran ahorro en el futuro.

RECREACIÓN: Australia, liderando al mundo.

En la recién celebrada conferencia IAS 2017 en París se demostró que las pruebas piloto de la PrEP en Australia estaban ayudando a reducir el ratio de nuevas infecciones, lo que demuestra tanto la fiabilidad del tratamiento como la posibilidad real de acabar con el VIH.

El plan de la Federación está ahora pendiente de la votación a favor o en contra del gobierno. Si el gobierno australiano lo dirigiera Mariano Rajoy ya podríamos ir olvidándonos del tema porque el PP tiene por costumbre no dedicar ni un euro a la lucha contra el VIH. Habrá que esperar a ver qué hacen los de Turnbull, aunque viendo la telenovela que tienen montada con el matrimonio igualitario… Mejor no nos pasamos de optimistas.

P.D.: Si resulta que estás leyendo esto y te sobran unos cien millones de dólares australianos… ya sabes dónde invertirlos.

Fuente | Pink News

Deja tu comentario