• Un estudio de la Universidad de Indiana demuestra no solo que gais y lesbianas llegamos al orgasmo durante el sexo más a menudo que los heteros, sino que además nos preocupamos más por nuestras parejas sexuales.

¡Alegría! Celebremos todos (los gais y las lesbianas) con bailes y confetti. Descorchad el champán. Preparad las carrozas que nos vamos de desfile. ¡Los maricones y las bolleras follamos mejor que los heteros!

Y sí, es un hecho.

Un estudio realizado en EE.UU. entre 2.000 personas LGB y 50.000 personas heterosexuales ha demostrado con hechos empíricos (bueno, de aquella manera) que nosotros tenemos mejor sexo que ellos. Algo que explicaría por qué Ignacio Arsuaga hay gente que nos tienen tanta manía. Sorry, not sorry.

Para comprobar el grado de satisfacción sexual de los participantes en el estudio los doctores David A. Frederick, Justin R. García, H. Kate St. John y Elisabeth A. Lloyd de la Universidad de Indiana midieron los orgasmos que esas 52.000 personas suelen tener.

El resultado no fue nada sorprendente: un 95% de los hombres heterosexuales suelen tener siempre un orgasmo cuando están dándole al tema. Las mujeres… Bueno, las mujeres heterosexuales se quedan en un 65%. Es decir: hay un 30% de señores heterosexuales que se corren dejando a su compañera sexual a medias.

Esa diferencia es un hecho que la comunidad académica ha aceptado y da por válido: las mujeres tienen menos orgasmos que los hombres. Peeeeero… este estudio ha demostrado que las parejas de gais y lesbianas tienen mejor sexo. En concreto casi un 25% mejor. Los hombres gais respondieron que llegan al orgasmo el 89% de las veces que echan un polvo. Las lesbianas llegan al orgasmo en un 86% de las ocasiones.

Recuerda: solo el 65% de las parejas heterosexuales llegan al orgasmo conjunto.

El estudio, además, descubrió que las mujeres que tienen orgasmos más frecuentes lo hacen gracias a que reciben sexo oral y las sesiones de sexo son más largas. Además “están más satisfechas con su relación, piden lo que les gusta en la cama, alaban a su pareja por lo que han hecho en la cama, mandan mensajes o llaman a su pareja para incitarles a hacer cosas sexuales y llevan lencería sexy“.

Otras cosas que esas mujeres disfrutan mucho más que las heterosexuales son las nuevas posturas sexuales, la estimulación anal, las fantasías, la charla guarra y las expresiones de cariño durante el sexo. Como dice el estudio, “las mujeres tienen más probabilidad de llegar al orgasmo si su último encuentro sexual incluía besos profundos, estimulación manual de los genitales y/o sexo oral; además de la penetración vaginal“.

En el caso de los hombres… a ver, nos conocemos. Y la gran diferencia entre hombres homosexuales y heterosexuales es que nosotros no dejamos a un 30% de nuestras parejas sin acabar. Con lo que nos gusta acabar. Y que nos acaben.

Eso sí, aunque los hombres bisexuales también tienen orgasmos a tutiplén (un 88% de las veces que practican sexo) las mujeres bisexuales lo tienen bastante peor: solo llegan al orgasmo en un 66% de las relaciones. Porcentaje en el que puede tener bastante que ver el hombre heterosexual, también te lo digo.

En conclusión: follamos mejor. Y si no te lo crees pues es tu problema. Y follamos mejor no solo porque no hay una diferencia tan brutal entre los que llegan al orgasmo y los que no (como ocurre entre hombres y mujeres heterosexuales) sino porque además nuestros polvos son más intensos, más largos, más imaginativos y muchísimo más solidarios.

Si es que somos un sol.

Fuente | Springer Link

Deja tu comentario