• Después de soltar lastre con Praying, Kesha deja claro que vuelve a tener ganas de pasárselo bien (y hacértelo pasar bien a ti) con Woman.

Hace unos días podíamos escuchar Praying, el primer tema del comeback de Kesha. Un comeback tremendamente necesario después de que la cantante haya pasado por el calvario al que la sometió su antiguo productor, Dr. Luke, y del también calvario que supuso el proceso legal por el que pasó al denunciarle por abusos sexuales, físicos y psicológicos.

Praying es una balada de manual, escrita junto a Ryan Lewis (Macklemore), con la que Kesha quiere marcar un punto y aparte en toda esta historia y en su carrera musical. Un tema poderoso, con un mensaje claramente dirigido a Dr. Luke con el que la cantante quiere dejar claro que a pesar de las enormes heridas ella piensa seguir luchando y, de hecho, piensa triunfar aún más que antes.

Puede que cuando escuchaste Praying pensaras, como yo, que qué hacía Kesha. Que no entendías que ella, que te ha hecho bailar como una loca tantas veces, ahora volviera con una balada. Y probablemente ella misma era consciente de que volver con una balada, por muy necesaria que sea, podía descolocar a mucha gente. Así que una semana después de Praying, llega Woman. Y Woman es el temazo que todos esperábamos.

Una Kesha guerrera, menos intensa y mucho más divertida; consciente de que gran parte de sus fans quieren volverse a divertir con su música. Y con Woman lo consigue, alejándose del dance y la electrónica para marcarse un tema extremadamente pop con toques de soul, un estribillo que se engancha sin que te des cuenta y una letra que deja claro que a estas alturas de la vida a Kesha nadie le dice lo que debe o no debe hacer.

Te in-Teresa
Nuevo single de Paloma Faith

Se lo está pasando de puta madre, y así piensa seguir.

Rainbow, el nuevo disco de Kesha, saldrá a la venta el próximo 11 de agosto.

Deja tu comentario