• Disney Channel hace historia al introducir una trama gay en Andi Mack, una de sus últimas series adolescentes.
  • Las One Million Moms han lanzado un boicot bastante poco efectivo y los evangélicos piden que Disney cree una serie sobre un chico gay que se cura de su homosexualidad.
  • Kenya ha prohibido la emisión de la serie en el país alegando que ofrece información falsa sobre la familia.

Puede que pensaras que nunca llegarías a ver este día, pero ha ocurrido: Disney Channel ha introducido una trama gay en una de sus series. Andi Mack es una tragicomedia que se estrenó en abril de este año y cuenta la historia de Andi, una chica de 13 años que descubre que su hermana Bex es en realidad su madre y su madre, Celia, es su abuela. A eso le sumas su enamoramiento adolescente y las cosas típicas de la pubertad y ya tienes un drama asegurado que Andi afrontará con la ayuda de sus amigos Cyrus y Buffy.

Cyrus oculta un secreto.

Lo que nadie esperaba (ni Andi, ni su madre/hermana, ni su abuela/madre, ni el chico que le gusta, ni los espectadores) es que en el primer capítulo de la segunda temporada Cyrus le confiese a su amiga Iris que es gay. Iris se da cuenta de que Cyrus está raro porque Andi ha empezado a salir con Jonah y no se alegra, está celoso. Pero no porque le guste Andi, como ella cree, sino porque le gusta Jonah.

Jo, tía.

Desde Disney han explicado que esperan que esta trama ayude tanto a los chavales como a los adultos que ven la serie a crear una imagen positiva y que muchos se vean reflejados en la historia de Cyrus: “Todos los que participan en la serie tienen mucho cuidado en asegurarse de que sea apropiado para todos los públicos y enviar un poderoso mensaje sobre la inclusión y el respeto a la humanidad.Desde la GLAAD han aplaudido la decisión de Disney porque llega en un momento en el que cada vez más gente joven se atreve a salir del armario como persona LGTB+ y “merecen ver sus vidas reflejadas en sus series favoritas. Disney ha sido un líder en la inclusión LGTB+ y hay mucha gente joven que estará emocionada de ver cómo se desarrolla la historia de Cyrus.

Pero como puedes imaginar no todos los adultos están contentos con esta trama. Porque ya sabes: si una chica de 13 años se enamora de un chico es muy bonito y muy normal pero si un chico de 13 años sale del armario entonces se está sexualizando a los menores y forzando la agenda gay en los niños.

Las primeras en quejarse: nuestras amigas de las One Million Moms. Como ya viene siendo habitual cada vez que aparece algo gay en televisión, este grupo de mojigatas madres preocupadas han lanzado una campaña de boicot y recogida de firmas asegurando que una serie como Andi Mack es un intento de Disney de promover el contenido adulto entre menores, no por la necesidad de aumentar su audiencia sino para corromper a los niños: “La decisión de Disney Channel de ‘avanzar’ y promover contenido adulto para menores es deliberada. Al elegir moverse en la dirección de crear historias y contenido más ‘adulto’, Disney Channel -y todo el imperio mediático de Disney- pueden estar eligiendo sacrificar algo muchísimo más valioso: la inocencia de los niños.

La petición online, por cierto, lleva recogidas unas 8.000 firmas. Teniendo en cuenta que la audiencia de la serie es de unos dos millones por capítulo… Podemos celebrar otro fracaso de las One Million Moms.

Por desgracia hay países en las que gente tan intolerante como estas madres tienen mucho más poder de decisión. Y es que en Kenya han decidido prohibir la serie.

Ezekiel Mutua Madrileña

Ezekiel Mutua, CEO de la Film Classification Board (la censura keniana), publicó un tweet explicando que la serie quedaba prohibida en el país porque “los niños han de recibir la información correcta de que la familia es la unión entre personas de géneros opuestos.” En su Facebook el homófobo bueno de Ezekiel fue un poquito más allá y aseguró que “En Kenya no se emitirá contenido gay. ¡Y PUNTO!

Cuando se trata de proteger a los niños de la exposición al contenido perjudicial somos resolutivos y no pediremos perdón. La institución de la familia es sacrosanta. Se trata de la unión básica de la sociedad y deriva de la unión entre un hombre y una mujer. ¡Cualquier otra doctrina, enseñanza o información es una herejía y una parodia!“, ha dicho Mutua.

Así que ya tenemos dos grupos cabreados: las One Million Moms y la censura keniana. ¿Quién falta aquí? Ah sí, un grupo religioso. ¿Y quién mejor para quejarse que los evangélicos americanos?

Linda Harvey no es tu amiga, por mucho animal print que se ponga

Linda Harvey, una señora muy señora y muy evangélica que escribe en la web de noticias WorldNet Daily se ha sumado al boicot de las One Million Moms y ha ido un paso más allá, exigiendo a Disney que cree una serie en la que haya chicos gais que se “curen”. En una columna de lo más absurda y de lo más ofensiva, Harvey ha asegurado que los niños se vuelven gais cuando son abusados sexualmente, ha asegurado que pueden “curarse” y para demostrar su estupidez argumento (que no es una opinión, es un discurso de odio) ha citado el escándalo de Kevin Spacey. Gracias, Kevin.

A partir de ahí Linda insiste en que Disney está poniendo en peligro a los niños al normalizar “un comportamiento pecaminoso y de alto riesgo” y les desafía a “contar la verdad sobre el origen frecuente de la atracción por el mismo sexo en los jóvenes“. Y sigue: “Un enfoque descorazonador pero realista podría explorar qué ocurre cuando un niño es abusado por un hombre adulto o un adolescente, y entonces se encuentra con esos deseos hacia personas del mismo sexo, deseos que no estaban ahí antes del abuso. Dudo que Disney explore esa realidad en la que muchos adolescentes nunca experimentarían atracción homosexual salvo por la corrupción de un agresor.

 

Te decíamos el otro día que cuando Kevin Spacey aprovechó la acusación de abuso sexual por parte de Anthony Rapp para salir del armario había hecho un muy flaco favor al colectivo y muchos seguían sin entender por qué Spacey la cagó de una manera tan flagrante. Pues a ver si esto que publicó Linda Harvey te da una idea: “Los depredadores sexuales usan un revisionismo histórico sórdido para asegurar que, por ejemplo, el chico ya era gay y eligió participar en esa relación entre un niño y un adulto. Disney Channel está ayudando a estos pedófilos irredentos. Qué conveniente. Disney está blanqueando la realidad de que muchos niños con atracciones homosexuales han sido abusados sexualmente, así que este comportamiento nunca debería ser apoyado. La homosexualidad es un deseo desarrollado, no es innato.

Deja tu comentario