• Un australiano de 25 años se enfrenta a una posible sentencia de prisión por pasarse seis meses simulando ser un médico en dos hospitales infantiles para impresionar al personal e intentar encontrar novio.

Lo de visitar a la familia estas Navidades tiene muchas contraindicaciones. Y una de ellas puede ser plantarte en casa de tu tía, ver que todas tus primas se han casado y deprimirte porque estás más sola que Estela Reynolds. Si eso te ha ocurrido y tu propósito de año nuevo es echarte novio y sentar la cabeza… lo único que podemos decirte es que, por favor, no hagas lo que hizo este chico.

Nicholas Brett Delaney
Nicholas, reflexionando sobre lo que ha hecho

Nicholas Brett Delaney es un hombre australiano de 25 años que un día decidió que quería sentar la cabeza. ¿Y se instaló el Grindr? No. ¿Se desinstaló el Grindr? Tampoco. ¿Se abrió una cuenta en una web para solteros exigentes? Nop. Entonces ¿qué hizo Nick para encontrar marido? Pues algo muy sencillo: hacerse pasar por médico en dos hospitales infantiles a ver si así se ligaba a alguno de los otros doctores y/o enfermeros.

Sí, Nick debería dejar de ver Anatomía de Grey.

Nicholas se plantó un día en el Hospital Infantil Lady Cilento, se coló en un área de personal y robó una bata azul que usó durante seis meses (de mayo a diciembre) para pasearse por ese hospital y por la Casa Ronald McDonald en South Brisbane. Su intención era hacerse amigo del personal y ver si de ahí surgía el amor.

Durante esos seis meses Nicholas, que pidió a todo el mundo que le llamaran Doctor Nick Delaney, se paseó por ambos hospitales y tuvo acceso a zonas restringidas al personal sanitario (aunque las autoridades sanitarias han afirmado que nunca tuvo contacto con los pacientes). Entre gasas, radiografías y ansiolíticos Nick se hizo colega de varios hombres esperando que alguno fuera su príncipe azul. ¿Y qué pensaba hacer cuando se enamorara y tuviera que explicarle a su novio médico que él no era médico, que simplemente estaba loco?

Pues nos quedaremos sin saberlo. Porque con el tiempo el personal de ambos hospitales empezaron a sospechar que Nick no era médico porque se equivocaba al nombrar algunos tratamientos y términos médicos y se pusieron a vigilarlo más de cerca. Finalmente el personal de seguridad del hospital Lady Cilento llamó a la policía al ver que Nick actuaba de forma extraña. Pero cuando llegaron los agentes Nick aseguró que era un médico trasladado del Brisbane Mater Hospital, les enseñó la tarjeta de identificación que había robado y un montón de tarjetas de identificación hospitalaria que había falsificado.

Una vez en comisaría el pobre Nick no pudo aguantar la presión y confesó ante los detectives que le estaban interrogando que lo único que quería era impresionar a los médicos para ver si así encontraba novio y que llegó un momento en que la mentira se le fue de las manos y le daba vergüenza confesar a sus nuevos amigos que no era médico.

Sí, es carne de telefilm. De telefilm de esos que nos encantan.

Hace unos días Nick acudió a su juicio en Brisbane sin un abogado y se declaró culpable de un cargo de allanamiento y otro de intento de fraude. El juez Stuart Shearer avisó a Nick de que los delitos que ha cometido son tremendamente serios y aunque ha aplazado la sentencia hasta el 29 de enero para que Nick pueda hablar con un abogado es bastante probable que el chaval acabe pasando un tiempo en la cárcel.

MORALEJA: Por muy sola que te sientas en la vida, haznos un favor a todos y no te vuelvas loca.

Fuente | Courier Mail

Deja tu comentario