• Justo antes de cantar su último single durante un concierto en Iowa, Kesha rompe a llorar tras agradecer a sus fans el apoyo que le han dado durante los últimos meses.
  • La cantante está a punto de sacar su nuevo disco, el primero después de la dura batalla legal contra su antiguo productor Dr. Luke, al que acusó de abusos sexuales y psicólogicos.

Cuando un artista dice aquello de “por fin he podido hacer el disco que quería, el más personal, ahora me vais a conocer de verdad” suele querer decir que te vas a comer un coñazo de disco y en el siguiente ese artista volverá a buscarse un productor que le arregle el desaguisado. Salvo que sea Lady Gaga y siga desaguisándose ella sola.

¡Hasta luego, Mari Carmen!

En el caso de Kesha, aunque no lo haya dicho tal que así, todos sabemos que Rainbow (su nuevo disco, que saldrá a la venta este verano) será ese disco porque es el primero después de la complicadísima batalla legal (que aún dura) contra su productor/ex-productor Dr. Luke. Después de intentar romper su contrato con él tras acusarle de abusos sexuales y psicológicos, Kesha tiene que seguir grabando para su discográfica aunque no tenga contacto con su presunto violador.

A nadie se le escapó que Praying era un puyazo dirigido expresamente a Dr. Luke y que Woman, el segundo tema que hemos escuchado de ese nuevo disco, era toda una declaración de intenciones. Precisamente justo antes de cantar esa canción durante un pequeño concierto en Bluffs, Iowa, Kesha quiso agradecer a sus fans el apoyo que le han ofrecido durante todo este tiempo y acabó rompiéndose a llorar.

Te in-Teresa
5 piezas de Froot al día con Marina & The Diamonds

Pero como ella misma dijo: “Esto podría ser una mierda… pero vamos a hacerlo igualmente.” Y lo hizo.

Deja tu comentario