• Una ONG británica instala una máquina expendedora de kits para realizarse la prueba del VIH en casa.
  • En seis semanas han vendido más kits que pruebas han hecho sus voluntarios en los últimos seis meses.

Una de las claves para acabar con el VIH (o más bien, LA clave) es que todo el mundo conozca su estado serológico. Hoy por hoy la mayoría de nuevos diagnósticos de VIH surgen de personas que no saben que viven con el VIH, lo que hace que no estén en tratamiento y por lo tanto puedan seguir transmitiendo el virus. Porque, como no me voy a cansar nunca de repetir, una persona VIH+ indetectable no puede transmitirlo.

En la ONG Martin Fisher Foundation de Reino Unido (las ONG son las que suelen tener los datos y a las que hay que hacer caso cuando hablan, por cierto) saben que un 14% de las más de 100.000 personas que viven con el VIH en Reino Unido no saben que son portadoras y se han propuesto conseguir que ese porcentaje baje a cero. ¿Por qué hay tanta gente que no se hace la prueba? La mayoría de usuarios de la ONG suelen decir que por un lado les tira para atrás la falta de anonimato y por otro lado los horarios de los centros en los que pueden realizarse la prueba.

Así que ¿qué mejor que ofrecer a los hombres gais y bisexuales la posibilidad de realizarse el test en su propia casa?

Para conseguir eso la Martin Fisher Foundation ha instalado una máquina expendedora de auto tests de VIH en una sauna de la ciudad de Brighton a la que habitualmente envían voluntarios para realizar esos tests allí mismo. El resultado ha sido brutal: en las seis semanas que la máquina lleva instalada se han vendido más kits de los que los voluntarios han utilizado en usuarios de la sauna en los últimos seis meses. “El objetivo es animar a la gente que aún no se ha hecho la prueba a que se la realice“, explica el Dr. Gillian Dean, de la Martin Fisher Foundation, “si conseguimos llegar a ese 14% y conseguimos que se hana la prueba y estén en tratamiento entonces básicamente se volverían intransmisibles y la epidemia al completo podría llegar a su fin.

Como los tests se pueden comprar durante todas las horas en las que la sauna está abierta desde la Martin Fisher han formado a los empleados para que puedan ayudar a los usuarios que tengan alguna duda. Además en los kits se incluye toda la información necesaria en caso de que el resultado sea positivo.

El éxito de esta iniciativa no hace sino confirmar un estudio realizado por la ONG en la misma sauna que en 2016 demostró que aunque un tercio de los hombres entrevistados (281) nunca se habían hecho la prueba, el 93% estaba preparado para hacerse el test en casa. Ahora la misma ONG tiene ya planes para instalar otras 10 máquinas expendedoras en varios locales gais de la ciudad de Brighton, la segunda ciudad de Reino Unido con más prevalencia del VIH después de Londres.

Fuente | NBC News

Deja tu comentario