El 18 de noviembre de 1980 Grace Jones estaba publicitando el que iba a ser su nuevo álbum, el archifamoso Nightclubbing (que estaba grabando y se editaría al año siguiente) en el programa de la BBC2 Russell Harty Live, un espacio de entrevistas que el entonces conocido periodista Russell Harty tenía y que se emitía en directo en horario de máxima audiencia. En un momento del programa, Russell Harty, que estaba haciendo una entrevista a Grace con muy poco interés de parte de aquel, se da la vuelta dándole la espalda. La cantante, enfurecida, le recrimina su mal gesto, Harty no le hace caso poniendo una expresión de desprecio ¡y Grace empieza a golpearle delante de su querido público!

Este gesto da una buena idea del temperamento y la forma de ser de Grace Jones, una artista multidisciplinar que fue icono, junto con Amanda Lear y pocas más, de la androginia, la ambigüedad sexual y el morbo de finales de los setenta y principio de los ochenta.

Grace Beverly Jones nació en Jamaica el 19 de mayo de 1948 (por supuesto otras fuentes fijan su nacimiento algunos años más tarde) en el seno de una familia apostólica con padre pastor pentecostal. La obsesión religiosa del progenitor fue algo que marcó negativamente a Grace y sus hermanos. Cuando tenía 13 años, se mudó con su familia a Syracusa, Nueva York. Allí respiró un nuevo aire de libertad: empezó a maquillarse y a salir con su hermano Chris por los clubes gays de N.Y. Según dice Grace en sus memorias de 2015, más que gay su hermano Chris era un chico afeminado, que le gustaban tanto las mujeres como los hombres, y que apenas mantuvo relaciones sexuales, dado que era una persona extremadamente sensible. De todas maneras, la “falta de masculinidad” (sic) de Chris era compensada con el exceso de testosterona de Grace. Aunque no eran gemelos, ambos se vestían de manera idéntica cuando salían por la noche y era muy difícil distinguirlos.

Grace y Chris, Chris y Grace. Cuidado a quién eliges que te puedes llevar una sorpresa…

Grace pronto empezó a despuntar en el mundo del modelaje, dado su curioso físico largo, musculado y masculino y a salir en revistas de moda. Como también le gustaba cantar y era una show-woman de primera en clubes nocturnos de N.Y., Londres y París, el sello discográfico Island se fijó en ella y, en 1977, la promocionó como disco queen, llegando a editar varios álbumes de marcado sonido discotequero que le granjeó algún hit aislado como Do or Die o su versión de siete minutos de La vie en rose.

Con el cambio de década y el advenimiento de la new wave, el punk, el reggae y el techno pop (que ahora las modernas llaman synth pop), Grace, que ya pasaba de los treinta años de edad,  se acoge a estos nuevos sonidos y se alía con el dúo jamaicano afincado en Bahamas, Sly & Robbie que, desde los famosos estudios Compass Point, que en 1981 produjeron y tocaron en su más célebre álbum, Nightclubbing, un disco a medio camino entre la electrónica, el dub, el reggae, el disco y el techno pop. De ese álbum salió su mayor éxito: Pull up to the bumper.

Cualquiera que hubiera estado vivo y tenido uso de razón en 1981 habrá oído esta canción, pues se escuchaba hasta en las alcantarillas, y si esto llegó hasta la isla de La Gomera y lo bailaba la única travesti de allí en esa época, nena, te aseguro que llegó a todas partes.

Pull up to the bumper es una canción co-escrita por Grace con los artistas jamaicanos Kookoo Baya y Dana Mano. Incluye un marcado ritmo disco llevado de manera excepcional por los citados Sly Dunbar a la batería y Robbie Shakespeare al bajo, que conducen el tema a un ritmo reggae jamaicano bailable y muy pegajoso donde se dan cita percusiones varias, tanto sintetizadas como acústicas; voces negroides; guitarras jazzys y teclados muy de la época. Todo ello, mezclado con la voz entre punzante y aterciopelada de Grace, le daba un hálito de misterio muy propio para los clubs de esos años, tanto para los más exclusivos como los más abiertos escuchándose en los sitios más inesperados.

La muy mítica portada de Nightclubbing, 1981.

Si la música era acariciante e invitaba al fornicio, la letra no le iba a la zaga, dado que contaba historias sobre la vida nocturna, ponerse como Las Grecas, andar por ahí buscando guayaba y Grace hablando, provocativamente, acerca de conducir un coche y del acto sexual. “Pull up the bumper” tiene difícil  traducción y significa algo así como “tira de mi parachoque”; pero vamos, que lo que dice Grace que te la tires a ella, si no, ¿a qué viene eso de  Ahora, en el garaje, encontrarás tu sitio apropiado; simplemente, sigue las indicaciones, encajarás en el hueco. (Now in the parking lot garaje/You’ll find the proper place/Just follow all the written rules/You’ll fit into the space).

Tras este exitazo llegaron los años felices para Grace. Tuvo otro gran hit con su versión del famoso Libertango (I’ve seen that face before) del célebre músico argentino Ástor Piazzolla; se codeó con lo más granado del pop de la época, desde Bryan Ferry (Roxy Music) hasta David Bowie; fue voz invitada en el único disco de Arcadia, grupo paralelo de varios miembros de Duran Duran; Sting escribió una canción para ella (Demolition Man); participó en dos de los grandes filmes de la época; Conan El Destructor, al lado de Arnold Swarzenegger y 007 Panorama para matar, junto a Roger Moore; sigue grabando discos de éxito; actúa por todo el mundo; sale con el actor Dolph Lundgren y se fotografía en pelotas con él.

Y otra vez en bolas. Qué manía, nena.

Hasta que llegan los noventa y es cuando nuestra heroína negra dosifica bastante su aparición en público, dedicándose a nuevos amores, a criar a su hijo y participando en contados proyectos, especialmente bandas sonoras.

Los principios del siglo XXI tampoco registraron mucha actividad para Grace a no ser un dúo en 2002 con… ¡Pavarotti! Sin embargo, su estela y su influencia se dejó ver en grupos de electrónica, dance y trip-hop de la época como LCD Soundsystem, Massive Attack o Gorillaz… hasta que, oh prodigio, en 2008 saca un nuevo trabajo, Hurricane, tras diecinueve años sin grabar un disco completo. Hurricane, (álbum que tiene sus más y sus menos al que se le une una especie de querer ser una diva discotequera de treinta años), que le lleva a una gira por medio mundo que pasa por España dos veces en 2009, llegando a actuar primero en el Sónar de Barcelona y en la mítica discoteca Space de Ibiza.

Y en 2015 publica su autobiografía, sigue colaborando discretamente en discos de fans, como los citados Gorillaz, y se mantiene en una estela de diva que-ya-no-tiene-que-demostrar-nada-al-mundo; y es cierto, querida Grace, te lo mereces.

Y como poner el videoclip de la canción hubiera sido un poco tópico, hemos optado por esta actuación de Grace en el programa de TVE Esta noche, presentada ni más ni menos que por Carmen Maura y Doña Croqueta. Ay TVE, cómo has cambiado.

BONUS:

Sí, hemos hecho el gif de Grace con Russell.

Deja tu comentario