droga en la bebida
(Nota de la Redacción – Como sabemos que más de una se va a llevar las manos a la cabeza vamos a dejar esto bien claro: en Estoybailando.com no apoyamos, fomentamos ni banalizamos el consumo de sustancias. Pero tampoco nos chupamos el dedo y el uso de drogas es algo que está ahí, muy presente en la comunidad gay. La serie de artículos “Conoce tus drogas” no busca ser una justificación a su consumo sino un texto divulgativo para que, en caso de que decidas consumirlas, tengas toda la información necesaria y conozcas los riesgos que conllevan. Gracias por ser un adulto responsable.)

¡Hola amigas!

Bienvenidas a una nueva entrega de esta sección que tanto os está gustando titulada Conoce tus Drogas en la que hablamos de… Pues eso, de dieta mediterránea drogas. Ya sabéis que nosotros no os animamos en absoluto a hacer según qué cosas pero como las vais a hacer igualmente al menos queremos que estéis totalmente informados y tengáis todo el cuidadito del mundo para que nadie se lleve un susto.

Después de hablaros sobre el Popper en un primer artículo que os encantó hoy vengo a hablaros de otra sustancia que os pone perracas tan divertida como ilegal: EL GHB.

Al GHB tú lo conoces así:

Pero en realidad es así:

¡Oh! ¡El GHB!

Nuestra invitada de esta noche se llama ácido gamma-hidroxibutírico y viene de Las Palmas aunque vosotras lo llamáis cariñosamente G (o chorri). El GHB/G/Chorri es un neurotransmisor que se produce de forma natural en nuestro cuerpo por la desaminación del GABA (ácido gamma-aminobutírico), otro neurotransmisor.

La molécula tiene más miga pero vamos a lo que os in-Teresa, las pollas el uso como droga.

Farmacocinética y farmacodinámica

Las formas más comunes de tomar el G son vía oral o vía parenteral (vamos, pinchada), y si es vía oral tarda una media hora en empezar a hacer efecto. Se metaboliza rápidamente, durando los efectos alrededor de 1 hora. Algo que muchas ya controláis porque me consta que hasta os ponéis la alarma en el móvil, aunque luego decís que no tenéis ningún problema. Qué va. 

El GHB es una molécula bastante lipófila y pequeña como para atravesar la membrana hematoencefálica. Para las de letras: que actúa directamente en tu cerebro

Existen otras moléculas bajo el nombre de “G”, como el GLB (gamma-butirolactona), o el 1,4-butanediol, pero son todos precursores del GHB. Por ese motivo puede ser que si se consume un “G” que no sea GHB se tarde más en que aparezca el efecto. O… también puede ser que tu camello te haya estafado.

Ups, vaya lío, los amigos de mi chorri son ¿mis amigos?

Los efectos del GHB son opuestos entre sí dependiendo de la dosis. A dosis bajas es un excitante. Neuronal, malpensada. No te la pone tiesa pero te pone como una moto. A dosis altas tiene función inhibitoria (al contrario que tu líbido, que no conoce esa palabra), por lo que es sedante. ¿Sabes ese “bajón” que os da cuando se os va la mano y os quedáis fritas? Pues estáis sedadas.

¿Y a qué se debe ésto, te preguntarás? Pues a que el GHB tiene unos receptores propios en las neuronas, llamados “receptores de GHB” (no se han matado con el nombre), que tienen dicha función excitante, pero también se pueden unir a los receptores de GABAB, los cuales tienen función inhibitoria sobre el Sistema Nervioso Central.

Para que lo entiendas, cuando hay poco GHB se unen a su propio receptor y te excita, pero cuando hay mucho, se gastan los receptores de GHB y se unen a lo que queda, provocando la sedación. Más claro aún: lo mismo que tú cuando ya son las 5 de la mañana en el DLRIO y te vas a casa con lo que queda en la discoteca.

 

Te in-Teresa
Condenado a siete años de cárcel por infectar con el VIH a dos compañeros sexuales

 

Pero por desgracia para nosotros (los farmacéuticos) la cosa no es tan sencilla. Se sabe que cuando se activa el receptor de GHB se libera glutamato (sí, la cosa esa que le echan los chinos a la comida, también es un neurotransmisor excitatorio), por lo que los efectos son más complejos. Por si fuera poco, también actúan sobre la liberación de dopamina, de forma bifásica (en dos fases), ya que el receptor de GHB estimula la liberación y el receptor GABAB la inhibe. La dopamina es otro neurotransmisor excitante, que además causa placer (es uno de los motivos del uso como sustancia de abuso del G).

RESUMIENDO: Cuando te metes G normalmente lo haces en mucha cantidad, por lo que inicialmente notas una disminución de la ansiedad, somnolencia, pérdida de las inhibiciones y pérdida de psicomotricidad (efectos GABAB). Al cabo del rato el G se metaboliza, por lo que disminuye la concentración, y comienzan las sensaciones de euforia, e incluso excitación sexual (de ahí que se use en el chemsex que tanto te gusta).

Toxicidad

Aquí viene la juerga, amigüitos. Empezamos por los daños cerebrales.

El uso a largo plazo del G es neurotóxico. Vamos, que te jode las neuronas. Existen estudios que dicen lo contrario, que a dosis bajas el GHB es neuroprotector… Pero es que tú, amiga, no te metes dosis bajas.

Además el GHB genera síndrome de abstinencia (el llamado mono Amedio) y tolerancia, lo que significa que cada vez hace menos efecto (y eso no es bueno).

Por si solo el GHB no suele causar muertes por sobredosis (aunque hay unos cuantos casos registrados), pero combinado con otros depresores como el alcohol, ketamina y otras amigas (que también son comunes en las fiestas chemsex) el riesgo de muerte por depresión respiratoria es alto (significa que dejas de respirar). También puedes morir ahogada en tu propio vómito (no, no es broma, ocurre).

Así que recuerda:

Te in-Teresa
Diez farmacias de Asturias harán la prueba rápida del VIH

NO MEZCLES GHB CON ALCOHOL NI KETAMINA NI OTROS DEPRESORES

No es una exageración. Es que, literalmente, te puedes morir. Muerte por chorri. Y de la cárcel se sale, pero del cementerio no.

Otro de los usos horribles de esta droga es el uso como droga de violación. Al ser incolora, inodora, y de sabor muy suave, se puede mezclar en una copa sin que se note. Mucho cuidado con qué bebéis en según qué sitios y lo que notáis. Si con una copa ya os empezáis a notar más borrachas de la cuenta y no sabéis por qué, es el momento de buscar compañía y recoger la paradita.

Por último hay un problema asociado a esta droga que, aunque no es intrínseco a ella, sí que está relacionado: el aumento de las ITS. Dado que provoca desinhibición e incluso búsqueda de “calor humano” es fácil que estando puestos de GHB aumenten las relaciones sexuales de riesgo. No hace falta que lo diga pero en las chemsex rara vez alguien se pone condón.

Ojito con lo que hacéis.


Referencias

  1. Luna G, García F, Pedraza C, Dávila G, Martín M, Navarro J. Effects of gammahydroxybutyric acid (GHB) on memory tested in the hole-board in male mice. European Neuropsychopharmacology. 2002;12:389.
  2. SADASIVAN S, MAHER T, QUANG L. γ -Hydroxybutyrate (GHB),  γ -Butyrolactone (GBL), and 1,4-Butanediol (1,4-BD) Reduce the Volume of Cerebral Infarction in Rodent Transient Middle Cerebral Artery Occlusion. Annals of the New York Academy of Sciences. 2006;1074(1):537-544.
  3. Maitre, Michel & Hechler, V & Vayer, P & Gobaille, S & D Cash, C & Schmitt, Martine & J Bourguignon, J. (1990). A specific gamma-hydroxybutyrate receptor ligand possesses both antagonistic and anticonvulsant properties. The Journal of pharmacology and experimental therapeutics. 255. 657-63.
  4. Maitre M. The γ-hydroxybutyrate signalling system in brain: organization and functional implications. Progress in Neurobiology. 1997;51(3):337-361.
  5. Ottani A, Saltini S, Bartiromo M, Zaffe D, Renzo Botticelli A, Ferrari A et al. Effect of γ-hydroxybutyrate in two rat models of focal cerebral damage. Brain Research. 2003;986(1-2):181-190.
  6. Hechler V, Gobaille S, Bourguignon J, Maitre M. Extracellular Events Induced by γ-Hydroxybutyrate in Striatum: A Microdialysis Study. Journal of Neurochemistry. 1991;56(3):938-944.
  7. Castelli M, Ferraro L, Mocci I, Carta F, Carai M, Antonelli T et al. Selective γ-hydroxybutyric acid receptor ligands increase extracellular glutamate in the hippocampus, but fail to activate G protein and to produce the sedative/hypnotic effect of γ-hydroxybutyric acid. Journal of Neurochemistry. 2003;87(3):722-732.
  8. Smolders I, De Klippel N, Sarre S, Ebinger G, Michotte Y. Tonic GABA-ergic modulation of striatal dopamine release studied by in vivo microdialysis in the freely moving rat. European Journal of Pharmacology. 1995;284(1-2):83-91.
  9. Richard D. Dictionnaire des drogues et des dépendances. Paris: Larousse; 2006.

Deja tu comentario