• La cadena de televisión china Mango TV pierde los derechos de emisión del Festival de Eurovisión tras censurar la actuación de Irlanda y difuminar las banderas LGTB+ entre el público.

  • Durante la segunda semifinal la organización prohibió que los más cercanos al escenario llevaran banderas LGTB+ para evitar las protestas de Rusia.


Una de cal y otra de arena.

La cadena de televisión china Mango TV (el canal favorito de Cristina Cifuentes) ha perdido los derechos de emisión del Festival de Eurovisión después de emitir la primera semifinal (la del pasado martes 8 de mayo) censurada. Según parece la televisión china censuró partes de la actuación de Albania, pero sin duda la actuación más afectada fue la de el irlandés Ryan O’Shaughnessy, que cuenta con dos bailarines masculinos interpretando la relación que se describe en la canción Together. Mango TV censuró la actuación al completo porque, según sus leyes de retransmisión en TV están prohibido mostrar “relaciones sexuales anormales y comportamientos como el incesto, las relaciones homosexuales, la perversión sexual, el asalto sexual, el abuso sexual o la violencia sexual“.

Porque todo eso es lo mismo, claro.

O’Shaughnessy habló con la BBC y celebró la decisión de la UER: “Quiero dar las gracias a la UER por esa decisión porque desde el principio hemos dicho que el amor es el amor… No importa si es entre dos chicos, dos chicas o un chico y una chica. Creo que es una decisión muy importante de la UER, que no se lo ha tomado a la ligera y es un paso en la dirección correcta así que estoy muy contento.

Te in-Teresa
FANTASMAGÓRICA estrena su primer episodio

Además de eliminar a los bailarines, durante toda la semifinal se utilizó un filtro de difuminado para ocultar las banderas LGTB+ que había entre el público. Que, obviamente, eran MOGOLLÓN.

Curiosamente esa actuación había hecho que Rusia amenazara con no retransmitir ese momento de la semifinal por los dos bailarines, pero finalmente no tocaron nada del festival (si lo hubieran hecho muy probablemente habrían sido descalificados y quién sabe si hubieran podido volver al Festival).

Pero, en cierta manera, Rusia sí impuso cierta censura a la UER que la aceptó tan tranquilamente. Como muchos eurofans reportaron ayer durante la segunda semifinal (en la que actuaba la rusa Yulia Samoylova), la organización prohibió que los eurofans accedieran con banderas LGTB+ a la parte más cercana al escenario. La intención de la UER era evitar que durante la actuación de Samoylova se colaran banderas en la transmisión y el movimiento ha sido duramente criticado por la tremenda hipocresía que supone: no puedes censurar a China por eliminar el contenido LGTB+ y luego prohibir banderas LGTB+ (que no son banderas políticas, son banderas en pro de los derechos humanos) para no molestar a los rusos.

Por suerte para todos los Eurofans son más listos que nadie y los que estaban mas cerca del escenario hicieron esto durante la actuación rusa:

Y sí, se colaron varios arcoiris durante la actuación.

El problema de las banderas no ocurrirá en la gran final de mañana sábado, básicamente porque Rusia no se ha clasificado.

Te in-Teresa
ANGRY BIRDS, la película "espídica" de la temporada

Así que:

Deja tu comentario