• La SB 239 elimina varios delitos que criminalizaban a las personas que viven con el VIH, actualiza el texto para adaptarlo a la medicina moderna y rebaja las penas por transmitir el virus, dejando de ser un delito para ser una falta equiparable a la transmisión de otras enfermedades contagiosas.

El pasado viernes el gobernador de California, Jerry Brown, firmó la Senate Bill 239. Esa ley, con un nombre tan poco emocionante, es una ley importantísima: deja de criminalizar a las personas que viven con VIH y el hecho de transmitir el VIH dejará de ser considerado un delito de asalto grave o una agresión.

Para que te hagas una idea, a día de hoy la transmisión del VIH en la mayoría de los Estados Unidos (y en gran parte del mundo) sigue considerándose un delito comparable a una agresión con un arma, un disparo, una amenaza de muerte -con una pistola en la mano- o apalizar a un policía. Esas leyes se establecieron en la peor época de la crisis del SIDA, cuando lo poco que se sabía del VIH era que suponía una condena a muerte, y han llevado a prisión a cientos de personas que, en su mayoría, no tenían la intención de transmitir el virus. De hecho sólo hace falta escuchar a los expertos y a las personas que viven con VIH para saber que esos casos, los de la transmisión a propósito, son tremendamente excepcionales. (Y no hay que olvidar que dos no follan sin condón si uno no quiere, ¿eh?)

La SB 239 tiene en cuenta algo importantísimo: el cambio en la realidad de las personas que viven con VIH. Como explican desde la Human Rights Campaign, la ley “está diseñada para reformar varias leyes severamente anticuadas que criminalizan el VIH que fueron aprobadas basándose únicamente en hechos científicos antiguos y en el estigma contra las personas que viven con el VIH.” Y es que, por ejemplo, muchas de esas leyes ignoran (porque en su momento no era así) que una persona en tratamiento antirretroviral en estado indetectable no puede transmitir el virus. Y se pueden dar casos estrambóticos como el de Michael Johnson, el chico que cumplirá 10 años de cárcel por transmitir el VIH a una pareja sexual que ni siquiera estaba seguro de que se lo hubiera transmitido Michael. Según un estudio del Williams Institute, desde 1988 a 2014 hubo 385 casos en los que se presentaron uno o más cargos penales relacionados con el VIH en Californa, y todos los casos acabaron con una condena.

Los encargados de escribir la SB 239, los senadores Scott Wiener y Todd Gloria, han puesto énfasis en el hecho de que esta ley hará que el estado de California trate el VIH como cualquier otra enfermedad infecciosa grave, eliminando además varios cargos específicos contra las personas VIH+ y actualizando el texto para reflejar los avances médicos respecto al virus. Estos cambios protegerán mucho más, por ejemplo, a las personas que ejercen el trabajo sexual. Hasta ahora si alguien era detenido por ejercer la prostitución (lo que se considera una falta, no un delito) se le realizaba un test de VIH. Si esa persona era detenida por la misma falta una segunda vez, al tener un test que probaba que era VIH+ dejaba de ser acusado de una falta y pasaba a ser acusado de un delito de agresión, incluso aunque no hubiera habido riesgo de transmisión ni intercambio sexual de por medio.

Entre las muchas modificaciones y actualizaciones que incluye la SB 239 lo más importante es que, a partir de ahora, para poder acusar a alguien de transmitir el VIH la fiscalía tendrá que demostrar que la personas VIH+ practicó sexo sin preservativo y ocultó su estado serológico (si lo conocía) con la intención de transmitir el virus.

mari-carmen-qqccmh-claro

Además rebaja la tipificación del delito y pasa a considerarse una falta que puede acarrear seis meses de prisión en caso de que se cumplan ciertas circunstancias. Como explican desde la HRC: “La SB 239 mantiene algunas leyes que criminalizan el VIH pero rebaja las penas para que estén igualadas a las de otras enfermedades infecciosas.” Además al dejar de penalizar el VIH y a las personas que son conocedoras de su estado VIH+, se espera que esta ley ayude a fomentar que más gente se haga la prueba y así colaborar en las campañas de prevención del virus.

Fuente | Instinct MagazineA&U Magazine

Deja tu comentario