El nuevo single y videoclip de Igory Kingdom es una invitación a bailar, gozar y tocar.

[divider]Culture Club | Música[/divider]

Hay una cosa que nos encanta en esta web y es que nuestros amiguis y colaboradores hagan cosas guays. Aclaro: cosas guays. Cosas que cuando las vemos/oímos/tocamos nos hagan decir “esto mola“. Que a veces nuestros colaboradores y amiguis no hacen cosas guays. Y lo pasamos fatal cuando eso ocurre porque nos debatimos entre el descuido casual (“¡ay! ¡es que no tengo tiempo para sacarlo!“) o la carnicería gratuita. Y ya sabéis que tenemos la redacción que parece la Matanza de Texas.

Por suerte eso no nos pasó cuando Igory Kingdom, la travesti que llegó del hielo, sacó su primer single. Addiction nos gustó muchérrimo porque musicalmente sonaba a algo distinto a lo que hacen muchas de las artistas travestis de este país. En su momento lo definimos como “electrozorreo“, una canción dance y bailable, que tenía muy claro que quería ser elegante y seductora. Un poco como la propia Igory Kingdom (a la que si vives en Barcelona conoces sí o sí porque está en todos-los-saraos-habidos-y-por-haber).

13659205_1192169267492430_8176059359062216565_n

De la mano de los productores de su primer tema, Maximilian G y Raidel González, Igory Kingdom vuelve con la versión 2.0 del electrozorreo; que básicamente es más electro y más zorreo. TOUCH es una pequeña maravilla del pop (muy pop) electrónico que pocas veces suena así de bien en este país y en una artista como la señorita Kingdom. Que no es porque sea mi amiga, tía; que yo no hago peloteo gratuito (prefiero lo del “es que no he tenido tiempo para sacarlo“). Que TOUCH mola, que se nota la evolución desde Addiction, en todo lo que podía evolucionar. Que el estribillo es lo más y puedes dar palmas, y que además sigue una progresión melódica natural y sin experimentos. Que la producción es muy chula y tiene algunos detalles maravillosos (como ya pasaba en Addiction, la parte final es para aplaudir y exijo un remix de seis minutos sonando así).

A TOUCH le hacía falta un videoclip a la altura y el tándem Igory Kingdom + Salva Musté ha conseguido lo que pretendían. Porque el vídeo tiene dos cosas muy guays; la primera es que transmite perfectamente el rollo de la canción (es lo que esperas ver cuando la escuchas) y la segunda es que Zarvis Salva Musté ha conseguido un vídeo con personalidad: la suya y la del tema. Hay algunos lugares comunes al resto de sus vídeos pero no parece lo mismo que estamos acostumbrados a ver. La localización es un acierto, los cambios de escenario y estilismo son otro acierto, el montaje es otro acierto. Además el universo de Igory Kingdom, que puede gustarte más o menos, está tremendamente presente en el vídeo de TOUCH. Porque es precisamente esa mezcla de chulos, cuero, travestis, drags y exceso lo que la definen como artista. Sí, hay un montón de chulos. Media Barcelona ha pasado por las camas de ese videoclip. Y sí, hay un montón de travestis y drags.

TOUCH es exceso (y podría/debería haberlo sido más). Elegante, sí, pero exceso. Ése exceso que no todo el mundo puede permitirse porque te arruina, pero te encanta. Y TOUCH es lo más. Porque lo digo yo (y punto en boca) y por que si haces una canción que habla de las maravillas del tocar tiene que pasarte lo que te pasa cuando acabas de escuchar/ver esto: que te entren ganas de tocar/tocar.

Deja tu comentario