• Un ex-político republicano quiere que los cristianos boicoteen La Bella y la Bestia porque es una película hecha por espíritus demoníacos que quieren convertir a los niños en gays.
  • Reservando plaza en la López Ibor.

Si pensabas que no había persona en el mundo más boba y más pesada que Ignacio Arsuaga, espérate a conocer a Gordon Klingenschmitt.

 

Klingenschmitt (al que a partir de ahora vamos a llamar “el homófobo energúmeno de mierda” porque tiene un apellido muy largo) es un ex-capellán militar, defensor de la derecha religiosa estadounidense que en su momento fue miembro de la Cámara de Representantes del estado de Colorado. Sí: a este hombre alguien le votó para algo. El homófobo energúmeno de mierda tiene un programa de televisión llamado “Pray in Jesus Name” porque “¡Qué tiempo tan feliz!” ya estaba cogido.

En su último programa el homófobo energúmeno de mierda cargó contra la nueva versión de La Bella y la Bestia (si nos llegan a hacer hace un año que la película iba a liarla tanto no nos lo hubiéramos creído) porque, según él, los directivos de Disney y todos los que han participado en película están siendo controlados por “espíritus demoníacos” con intención de “reclutar a los niños en el pecado. Te juro que ha dicho eso.

Dice el homófobo energúmeno de mierda que le han dicho que en la película hay un “momento gay” del que él no quiere saber nada y por eso recomienda a todos los buenos padres cristianos que boicoteen esta película “infantil homosexual” para evitar que sus hijos sean “reclutados por la agenda homosexual.

Te in-Teresa
#LOQUEKAYGA - Dramas eurovisivos, Alaska y Coronas y medios rabos

Lo mejor es cuando el homófobo energúmeno de mierda dice que Dios está ahí para proteger a los niños de caer en el “pecaminoso estilo de vida homosexual“; y que ya va siendo hora de que los americanos “despierten y boicoteen la corporación Disney, porque lleva décadas usando su dinero para financiar la agenda homosexual.

Teniendo en cuenta que Disney es, hoy por hoy, la dueña de medio mundo (el otro medio pertenece a Google), me da que el boicot no les va a servir de mucho y que Dios, si existiera, no está muy preocupado por el tema.

Fuente: Right Wing Watch