• Unos señores “cristianos” se escudan en una bandera LGTB para discriminar a una trabajadora lesbiana.
  • ¡Sorpresa! Cristianos homófobos a la vista.

El pasado 5 de agosto Samantha Heaton estaba haciendo su turno habitual en Buffalo Wild Wings, el restaurante donde trabaja como camarera en Illinois, cuando llegó una familia compuesta por cinco miembros entre los que se encontraban dos niños que no tendrían más de diez años.

Samantha tomó nota de su comida, sirvió y atendió la mesa sin ningún tipo de problema hasta que llegó la hora de pagar. Cuando se acercó para recoger su propina (en Estados Unidos es prácticamente obligatoria) se encontró con que la familia se había marchado y con una desagradable sorpresa. No solo no habían dejado un solo dólar en una cuenta de más de 60, sino que además le habían escrito un mensaje en el recibo de la tarjeta de crédito: “No le podemos dejar propina a alguien que no ama a Jesús. Mal tatuaje”.

La familia se refería así al tatuaje que la trabajadora lucía en su brazo: una terrible y diabólica… bandera LGTB.

Y no. A pesar de lucir el tatuaje y ser lesbiana, Heaton no había hecho ningún comentario sobre religión ni homosexualidad. Simplemente, esa familia “cristiana” decidió que llevar un mensaje de apoyo a la comunidad LGTB era suficiente para discriminar a una trabajadora que había hecho correctamente su trabajo.

Joelle Nichole Maish, una compañera de trabajo, ha sido quien ha denunciado los hechos en su facebook haciendo una foto al dichoso mensaje junto al tatuaje. De momento, la dirección del local no se han pronunciado sobre lo sucedido.

I would just like to say that being gay does NOT MEAN you don't believe in God or Jesus. And people who are "religious"…

Posted by Joelle Nicole Maish on Saturday, August 5, 2017

Fuente | Rock River Times

Deja tu comentario