• Un senador propone poner banderas “antiLGTB” en los edificios públicos para ser “neutrales”.

Te presentamos a Eric Abetz, un senador australiano que está muy preocupado por un tema terrible. Algo horroroso. Un asunto apocalíptico. Algo peor que la pobreza, las guerras o el hambre. Eric está muy preocupado porque hay una bandera LGTB en el vestíbulo del Ministerio de Hacienda de Canberra.


Sí amiga. Como lo oyes lees. Este hombre asegura que la bandera puede tener un significado político e influir sobre la legislación del matrimonio (recordemos que allí no existe el matrimonio igualitario) y que si se pone la bandera arcoíris también debería ponerse la bandera de Marriage Alliance, que son como los de HazteOír pero allá abajo, y así queda todo en perfecto equilibro y armonía.

Y si todo esto te parece absurdo, espera porque, aún hay más.

Para quitar un poco de hierro al asunto, el senador recordó que la bandera representa a “Gay and Lesbian Kingdom of the Coral Sea Islands”, una serie de islotes situados al noroeste del país que en 2004 fue declarado de forma simbólica una “micronación” por un grupo de activistas en señal de protesta por la no aprobación del matrimonio igualitario “declararon la guerra” a Australia ese mismo año. Y claro, ¿cómo va a tener un Ministerio la bandera de un país que le ha declarado la guerra al suyo?

¿Y cómo responder a semejante trastorno mental disparate? Pues llenando la vida de Abetz de luz y de color que diría Marisol. Así que un grupo de activistas se ha plantado en la puerta de su oficina con un montón de arcoíris.

Te in-Teresa
La gira americana del autobús tránsfobo no está saliendo bien
Foto de PinkNews

Esta no es la primera vez que el político abre la boca sobre el tema. El año pasado ya dijo que habría que celebrar cada vez que una persona “deja el estilo de vida homosexual y se pasa a la heterosexualidad”. Suponemos que a esa celebración iría muy poca gente ¿no?

Fuente: news.com.au

Deja tu comentario