El estudio ARBRE quiere descubrir los beneficios de las últimas terapias antirretrovirales en la función cerebral y contará, por primera vez, con personas seronegativas. 

[divider]Comando G | Salud[/divider]

El centro comunitario para la detección del VIH BCN Checkpoint y el Instituto de Diagnóstico por la Imagen han anunciado que se suman al estudio ARBRE de la para ayudar a entender mejor cómo afectan el VIH y las terapias antirretrovirales al funcionamiento cerebral.

Se sabe que el VIH llega al cerebro pocos días después de la transmisión del virus y se han realizado muchos estudios sobre los trastornos cognitivos asociados al VIH y la eficacia de los tratamientos en ese problema. Pero hasta ahora han estado centrados en aspectos muy específicos y se han realizado con limitaciones muy importantes; por ejemplo, muchos de esos estudios se realizaron basándose en tratamientos antiguos que hoy en día ya no se prescriben y no hay información sobre cómo los nuevos tratamientos (los inhibidores de integrasa) afectan al cerebro. Además no hay información sobre cómo estas terapias afectan a cosas tan importantes como la memoria o el aprendizaje; y tampoco se han realizado estudios que tengan en cuenta cuándo se inicia el tratamiento, si ha sido en un momento más cercano o alejado a la infección.

Ahí entra en juego el estudio ARBRE, que se realiza en el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona y que pretende explorar de forma exhaustiva el estado del cerebro tanto de personas seropositivas como de (y aquí viene la novedad) personas seronegativas: “En la investigación alrededor del VIH, las conclusiones que se extraigan a partir del análisis del funcionamiento cerebral de estos tres grupos de participantes pueden ser reveladores y tener un gran impacto” explica el investigador principal del estudio, el Dr. Jose A. Muñoz-Moreno, que añade que “en el caso de las personas seronegativas, la información obtenida será prioritaria, ya que no es habitual explorar el estado del cerebro de manera tan exhaustiva en la población general sin ninguna patología específica.” Para Muñoz-Moreno el hecho de que el estudio cuente con voluntarios seronegativos es de un gran interés; ya que también se abre la puerta a investigar cómo influyen ciertas variables (el nivel de escolaridad, el consumo de drogas, el estado emocional…) en la capacidad cerebral.

Te in-Teresa
Casi dos de cada tres seropositivos en Europa son rusos

En el estudio ARBRE participan la Fundació Lluita Contra La Sida, BCN Checkpoint, el Institut de Diagnóstic per la Imatge y el Hospital Germans Trais i Pujol.

El estudio se basará en tres visitas en un año en la que cada participante se someterá a una extracción de sangre y a varias exploraciones para evaluar su funcionamiento cerebral de forma global. Se evaluará la memoria, la concentración o el aprendizaje; y se hará a través de métodos objetivos y marcadores de neuroimagen que incluyen parámetros de volumen de regiones cerebrales, densidad neuronal, marcadores inflamatorios, indicadores de posible daño de la sustancia blanca y marcadores de conectividad y funcionalidad cerebral.

Gracias a la colaboración de BCN Checkpoint el estudio contará con personas que inicien el tratamiento antirretroviral de una forma precoz (menos de 3 meses desde el momento de la transmisión y el inicio de la terapia), personas que lo inicien de forma tardía (más de 6 meses) y personas seranegativas; lo que ayudará de forma sustancial a que los investigadores descubran qué efectos tienen las terapias actuales en las funciones cerebrales.

Las evaluaciones se realizarán justo antes del inicio de la terapia, un mes después del inicio y 12 meses después. Cuando acabe el estudio todos los participantes recibirán los resultados de todas las pruebas que se les realicen sobre su estado neurológico.

[divider]Fuente: Fundació Lluita Contra La Sida[/divider]