Bender mirando su gayradar
  • El trabajo concluye que el sexto sentido homosexual solo existe en la cabeza de los maricones.

El gaydar, o gay-radar, es esa cualidad que tenemos los maricones para asegurar que el tipo que tenemos delante y que no conocemos de nada también se las come dobladas. No tienes pruebas, no sabes porqué lo sabes, pero tú estás convencido de que es gay. Y punto. Y lo comentas con terceros y te dicen “pero si tiene novia”… y tú contestas con un “¿y eso qué tiene que ver?” Ese sexto sentido, es el gaydar.

Y esa intuición la exhibimos como si fuera un poder sobrenatural ante los heterosexuales porque al final, se termina confirmando que tenías razón, que ese chico con novia era homosexual perdido y solo tú, maricatodopoderosa has sabido verlo. Y aquellos que antes te decían que no era posible revolotean a tu alrededor alabando tus habilidades y pregúntandote “Cómo lo has sabido”? Y tú respondes con un “no lo sé. Simplemente lo sé. Es algo que tenemos los gays“.

Pues amiga, tenemos una noticia que darte. Según un estudio de la Universidad de Wisconsin, el gaydar no existe.

Esa es la conclusión a la que han llegado después de hacer un experimento que consistía en averiguar la orientación sexual de un grupo de hombres mirando sus perfiles en redes sociales.

¿El resultado? Un desastre. Extrapolando los datos, y “suponiendo que el 5% de la población sea homosexual” (perdón por la carcajada que acabamos de soltar) la conclusión es que de cada 100 personas “examinadas por el radar gay”, 38 heterosexuales serían incorrectamente etiquetados como gays y solo tres homosexuales serían correctamente identificados.

Te in-Teresa
Un diputado británico pillado con chaperos y poppers

Los investigadores reconocen que han trampeado un poco los resultados ya que la mitad de los perfiles eran heterosexuales y que así no se cumple la proporción existente en la vida real. Además, los perfiles heteros mostraban intereses en moda, teatro o cosas “de homosexuales”. Vamos, que en realidad el estudio trataba de demostrar que los estereotipos son peligrosos pero nosotros creemos simplemente que no vale para absolutamente nada y que el gay-radar existe.

Y punto.

Fuente: Queerty.