• Investigadores de la Universidad de Queensland descubren que las apps y webs de contactos están haciendo que la gente sea menos exquisita a la hora de elegir posibles parejas. Y tú ahí, soltera y entera.

Que gracias a Grindr, Scruff, Hornet, Wapo y su puta madre demás apps y webs cada vez es más fácil ligar echar un polvo es una realidad palpable. Empírica. No es debatible. Ni siquiera por ti, querida amiga hater que dices que no ligas nunca. Un estudio científiquísimo de esos que tanto nos gustan demuestra que no tienes razón: cada vez somos menos picky, picky, picky.

Un grupo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Queensland, en Australia, ha llegado a la conclusión de que no le estamos haciendo caso al amigo que me dijo una vez aquello de “tú nunca bajes el listón“: lo estamos bajando todos. A lo loco.

El razonamiento de mi amigo era que (ojo aquí porque sé que os vais a ofender) si bajas el listón y sólo vas a por los “feos“, sólo ligarás con feos. Pero si lo mantienes bien alto, seguramente sólo ligues con los “feos” igualmente pero de vez en cuando puede que caiga algún “guapo. Evidentemente lo de la “fealdad” y la “guapura” son conceptos subjetivos y todo el mundo tiene su público y lo que te pasa a ti es que te vendes peor que un chicle sabor cebolla.

“Todo el mundo tiene su público.” CLARO.

Pero aunque queda muy bien decir que uno no baja el listón ni aunque le salgan telarañas en el coño, dice el investigador Stephen Whyte que es mentira. Que lo hemos bajado.

RECREACIÓN: Tu listón

El estudio se ha basado en analizar los perfiles y las interacciones de 40.000 personas de entre 18 y 80 años que estaban apuntadas a la web de contactos más grande del país, RSVP. Todas esas personas tenían claro qué cosas buscaban en su pareja (sexual, sentimental, del mus, whatever) ideal. Lo que descubrieron al analizar más de 220.000 conversaciones fue que en las apps de ligoteo solemos pasarnos por el forro la “check list” de cosas que nos atraen en una potencial pareja y llega un punto en el que le escribimos a gente que, en principio, no nos debería interesar: “Observamos si la gente realmente contactaba con las personas que, según su perfil, son su pareja ideal, y descubrimos que no lo hacen. Dejar clara una preferencia sobre lo que estás buscando parece no tener ningún peso sobre las características de las personas a las que escribes.

Te In-TERELU:  ¡AL FRESCO! 5 ventajas de dormir desnudo

Esto, ya te lo digo yo, es una verdad como un templo. Anda que no le he escrito yo a hombres que no eran mi tipo, y viceversa. De hecho, dada mi simpatía natural, suele ser más el viceversa: me escriben tíos que, según lo que pone que buscan, no me tocarían ni por Wifi porque no soy su tipo. Y te preguntarás “¿cómo puede Hidroboy no ser el tipo de alguien?

Vale, seguramente no te lo preguntes. No lo soy y punto.

Según Whyte, el investigador no el Colgate, el motivo por el que no hacemos caso a nuestra lista de requisitos es, básicamente, que acabamos hasta el coño gorro de estar constantemente buscando la pareja ideal que cumpla toda la gama de opciones y características que nos hemos acabado inventando. Es decir: que cuantas más cosas “exiges” a tu potencial pareja (que sea alto, moreno, cachas, peludo, activo empotrador y tenga un doctorado en física cuántica) más difícil es encontrar al hombre que las cumpla todas y te acabas conformando con lo siguiente mejor (un chico más alto que tú, castaño, sin un solo músculo en su cuerpo, con cuatro pelos, versátil y graduado en un curso CCC de guitarra española).

Este estudio ha descubierto resultados muy curiosos en tanto que la gente puede mostrar una preferencia respecto a su compañero ideal, pero están más que contentos de iniciar contacto con potenciales intereses amorosos que no se parezcan en absoluto al ‘Sr. o la Sra. Perfectos’ que en principio creen que prefieren sobre los demás.

Para Whyte al final resulta que por mucho que en las webs y apps de ligoteo dejes claras cuáles son tus preferencias respecto a tu pareja, no tienen demasiado claro que eso sea realmente sea útil o efectivo. Que es algo que han explicado mejor en el Independent: “Cuando bajas el listón, crecen las posibilidades de que el resto también lo haga, lo que aumenta las posibilidades de que conozcas a la persona adecuada“. Porque ¿quién te dice a ti que no conoces a tu hombre ideal porque no estás a la altura de su listón? ¿Eh? ¿EH?

Te In-TERELU:  Acusan al servicio de salud inglés de homofobia al generar mala prensa sobre la PrEP

Conociendo este estudio, que sepas que tus posibilidades de ligar en Grindr van a seguir siendo las mismas y no vas a evitar que de vez en cuando algún imbécil responda a tu “Hola 🙂” con un “Dónde vas, fea“.

A mí me ha pasado. Claro que también me han abierto conversación diciéndome que soy la marica más fea de Barcelona y mira, vale que eso es algo subjetivo, pero tengo pruebas empíricas de que eso no es así.

Fuente: The Independent

  • Parodi Paradise

    Hombre, muchos se sobreestiman, especialmente los que se autodenominan “guapos” o “de gym”. Al margen de esa fauna, es lógico que lo que pongas en tu perfil no sea relevante porque la gente PONE LA MISMA PUTA MIERDA siempre. Todos son amigos de sus amigos y gente con inquietudes. Y MASCULINOS, que no se olvide. Vamos, que tienes para elegir.

    Masc x masc. Menosc x menosc